equinoXio
 

Colombia - Cargada el 25.04.2017 14:17:50 COT 

Carlos Gaviria, un hombre consecuente

Artículo destacado > Columnas > Crónicas de Marsares
Por

lunes 8 de mayo de 2006 0:01 COT

“Los crímenes de lesa humanidad no son negociables, por tanto, en la conversación con cualquier grupo armado hay que tener presente que esos delitos no pueden ser objeto de amnistía o indulto, porque esos delitos no pueden quedar impunes”.

"¿Ya se envió la aclaración a El Tiempo?" El cronista sorprende al candidato del Polo hablando por teléfono con su secretaria. Se refiere a la supuesta pensión de 23 millones que recibe del Estado. La calumnia lo asombra tan sólo por su torpeza.

Pero el tema se olvida cuando acomodados entre libros y cuadros, conversamos sobre el Medellín de su infancia y la presencia del abuelo en la casona de Manrique, musitando versos a deshoras, como si toda la vida se le fuera en ello.

"Uno de los primeros recuerdos que yo tengo de mi infancia es mi abuelo al levantarse, muy temprano, a las seis o seis media de la mañana, iba a la ducha, siempre iba repitiendo un verso memorable que a él le gustara".

Artículo relacionado:
Transcripción completa
de la entrevista a Carlos Gaviria

El nieto también lo hace: "Toda esta vida es hurtar, /no es el ser ladrón afrenta, /que como este mundo es venta, /en él es proprio el robar." Quevedo invade de gozo al candidato, porque "en los ratos de soledad, uno se solaza repitiendo los versos."

Los versos ajenos, por supuesto, porque los propios los guarda celosamente. "Pecados de juventud" parece decir cuando se niega a mostrarlos. Épocas de “El Limonar”, la vereda de San Antonio de Prado donde su madre trabajó como maestra.

El suicidio del padre ausente en Roldadillo y el regreso a Medellín a estudiar en el colegio de la Bolivariana, marcan esta etapa de su vida. No demoró mucho en comprobar en las aulas que el mundo no era tan abierto y permisivo como su hogar.

Estudiaba el grado once y tenía como profesor a Jaime Betancur Cuartas, hermano de Belisario Betancur, quien para que sus alumnos entendieran la aparición de los partidos políticos en Colombia, le pidió a Gaviria que hiciera un trabajo defendiendo los postulados del partido liberal.

Páginas: 1 2 3 4 5

Etiquetas:



66 comentarios a la entrada “Carlos Gaviria, un hombre consecuente”

  1. DieGoth
    jueves 18 de mayo de 2006, 14:52 COT
    1

    Copio una respuesta al artículo “El afán de Carlos Gaviria de tapar el sol con un dedo 2” dedicado a un visitante equinoXio, Esteban Soto, y también a Juan Pablo, a quien invito a argumentar en qué se equivoca o miente País Bizarro para calificarlo de “blog fascista”:

    j.: gracias por el reconocimiento. La mejor manera de argumentar contra una persona es recurriendo a sus propias palabras o a fuentes fuertemente ligadas a ella. Ahí no quedan espacios para la tergiversación ni para las campañas de desprestigio, mucho menos para los montajes o las mentiras.

    Ya a Carlos Gaviria no pocas veces le han exigido en diversas columnas de opinión que deje muy en claro si acepta o no el respaldo de sectores reconocidamente ligados a las FARC. Su última respuesta fue que “los comunistas del PCC que lo apoyan son los que no comparten la lucha armada de las guerrillas”. Pero eso no explica realmente nada. ¿Y qué haría con el resto del PCC si ganara las elecciones? ¿Carlos Gaviria insinuaría acaso que pretende dividir al PCC para llamar a integrar su gobierno solamente a los miembros que rechazan a las FARC? ¿Exactamente qué han dicho esas personas con respecto a la manera y las razones por las que rechazan a las FARC? Eso no lo sabemos, y si Gaviria tuviera pensado dividir al PCC para no llamar al gobierno a los comunistas que aún respaldan a las FARC, seguramente el PCC no compartiría su apoyo como partido al candidato, muchísimo menos cuando en una misma proclama combinan el respaldo a Gaviria y el apoyo a las FARC.

    Gaviria, al igual que la mayor parte de la izquierda colombiana, tienen una enorme deuda con el país: marcar de una manera clara y definitiva la línea divisoria entre la izquierda democrática y la extrema izquierda armada. Héctor Abad Faciolince dio el primer paso y sólo recibió abucheos, condenas e injurias de parte de sus compañeros.

    Esteban Soto: usted está realmente equivocado.

    En primer lugar, las FARC no perdieron su visión política. ¿Qué le hace creer eso? ¿El terrorismo? No, qué va. Ellos empezaron a secuestrar gente desde el principio. Mataron inocentes desde el principio. El narcotráfico apenas es un buen sustituto financiero de la URSS desde 1989, y la intensificación de los actos criminales es evidente desde la década pasada, pero yo no veo que ahora hagan cosas que antes no hacían. Yo creo que a usted le falta consultar más fuentes dentro de la misma izquierda para constatar que las FARC tienen sus ideales políticas realmente muy activos.

    ¿Cómo puede usted distinguir entre guerrilleros “leales a la causa” y narcotraficantes, si ni siquiera ellos mismos tienen ningún interés en hacerlo? Incluso entre las AUC se ha visto más esa diferencia, como en el caso de Carlos Castaño contra el resto del grupo. Por algo desapareció, sin saberse aún si fue asesinado por sus compañeros o si fingió un ataque para cubrir su huida del país. Lo único cierto es que si Castaño estuviera muy bien con el resto de las AUC, actualmente estaría en Santafé de Ralito junto con los otros líderes, disfrutando de la benevolencia de la Ley de Justicia y Paz, lo cual deja un poco floja la versión de su huida fingida, que sin embargo yo nunca he descartado. Pero lo cierto es que no hay ninguna señal de división en las FARC, excepto por el caso del Negro Acacio quien supuestamente (si aún está vivo) había venido dejando a un lado las acciones “sociales” en los territorios bajo su mando para dedicarse exclusivamente al narcotráfico. Pero le aseguro que la cúpula de las FARC, la misma que quiere imponernos el marxismo y se presenta como movimiento político armado, está tan untada de cocaína como cualquier líder de las AUC.

    En cuanto a Marsares y quienes lo respaldan, realmente no saben de qué están hablando cuando apoyan el delito político. No se trata de negar el derecho a rechazar un gobierno, lo cual no es ilegítimo ni criminal en sí. Se trata de que el proyecto de delito político que Carlos Gaviria respaldó específicamente tenía unos apartes en los cuales se presenta al guerrillero colombiano (no al insurgente en términos conceptuales) como una persona que transgrede la ley por motivaciones políticas (y por transgredir la ley se incluye el asesinato, el secuestro y el terrorismo), y por lo tanto su trato ante la justicia debe ser distinto al de un delincuente común, y por supuesto, al de un paramilitar (ya que Gaviria a la vez que quiere presentar a las FARC y ELN como guerrillas con justificación política, rechaza la intención política de las AUC).

    ¿A usted le parece legítimo que unos tipos se armen y empiecen a matar policías y soldados porque el ejército agredió a unos campesinos? Entonces no sé qué está esperando: por ejemplo los choferes de bus a veces cuando chocan a alguien en una calle sacan un tubo o un machete y agreden al otro conductor. ¿Qué espera para armar una milicia antibusetera? ¿No sería igual de legítimo que el caso de las guerrillas? Porque el chofer del bus no podría esperar que un policía detenga al otro conductor. A lo mejor el tipo hasta se escapa y no paga nada, en caso de haber sido el culpable del choque. ¿Por qué entonces unos tipos sí pueden armarse y decretar la muerte a los policías y soldados, y consecuentemente a todo aquel que se les atraviece en el camino, y nadie más puede hacerlo? La solución moral más aceptable es ésta: RECHAZAR EL DELITO POLÍTICO. QUE NADIE PUEDA DECRETAR LA MUERTE DE NADIE CON NINGÚN ALEGATO. Punto.

    Ese altruismo que ustedes defienden termina siendo tan criminal como la Inquisición: aquella idea de depurar la población de elementos ajenos al cristianismo, era muy “altruista”, pues se quería que todas las personas vivas compartieran la religión del altruismo y la compasión, y sin embargo para tal fin se cometieron algunos de los actos más oscuros de la historia humana. En fin, ustedes son tan moralmente tradicionalistas colombianos…

    Yo no sé en su caso, pero en mi familia ya conocíamos lo que es ser víctimas del secuestro muchos años antes de que la Unión Soviética cayera. El ELN ya se había encargado de enseñarnos que el “altruismo” que usted defiende requiere de desprenderse de una gran parte del patrimonio familiar a cambio de volver a ver vivo al ser querido. Sin embargo, en aquella época pre-narcotráfico, la orden era asesinar al secuestrado y si no es porque logró escapar, no estaría vivo ahora para que de pronto se le ocurra leer su bizarro concepto de “altruismo” y su petición de que la justicia sea benévola NO CON EL QUE PROPONE DEJAR LAS ARMAS, COMO EN LA LEY DE JUSTICIA Y PAZ, SINO CON EL QUE INSISTE EN COMETER CRÍMENES “ALTRUISTAS”. ¿Es usted ingenuo entonces, o intencionalmente pasa por alto esos hechos?

    Finalmente, ¿en qué se basa para sustentar toda una teoría de la impunización del terrorismo sobre la idea de que la guerrilla podría dividirse entre los “altruistas” y los simples criminales? ¿Acaso algún miembro de la cúpula de las FARC ha dado a entender que se separaría de los más violentos si hubiera diálogos de paz?

    Usted o vive en otro planeta, o pretende esperar que los demás vivamos en otro planeta.

  2. Daniel
    jueves 18 de mayo de 2006, 15:13 COT
    2

    Diego, ¿cómo le pareció la Crónica de Marsares? El perfil que muestra Marsares de Carlos Gaviria, el recorrido que hace por su vida, demuestran que él no tiene puntos de contacto ni de encuentro con las Farc. Yo prefiero escuchar de él su opinión respecto a las declaraciones del PCC que usted citó, y no llegar a conclusiones que no son ciertas: creo que hay una gran diferencia entre Alfonso Cano y Carlos Gaviria, así coincidan en algunos o varios puntos, pero recuerde siempre que difieren en algo esencial: en el uso de la vía armada, el terrorismo, el secuestro y el narcotráfico como instrumento para acceder al poder e imponer las ideas. Más aún, el destacado de la Crónica de Marsares resalta de manera contundente esa diferencia:

    Los crímenes de lesa humanidad no son negociables, por tanto, en la conversación con cualquier grupo armado hay que tener presente que esos delitos no pueden ser objeto de amnistía o indulto, porque esos delitos no pueden quedar impunes.

    Al leer esta posición de Gaviria y el resto de la entrevista, me pregunté ¿qué negociaría Gaviria con las Farc? Imagino que para usted esta pregunta no tiene sentido por su afirmación de que él y las Farc son uno solo. Para mí es relevante porque no lo creo ni tengo de dónde suponerlo. Pero en todo caso Diego, mi intención no es contradecirlo porque sí o negarle la verdadera realidad como usted llama sus conclusiones sobre Gaviria. La diferencia entre Gaviria y las Farc es fundamental. Hasta un uribista destacado como Luis Carlos Sarmiento valora la participación de Carlos Gaviria en la democracia colombiana. En esto estoy más que de acuerdo con él. Sarmiento afirma que esta misma participación deslegitima la crítica de las Farc a la democracia colombiana, si bien no olvidamos que necesitamos al M-19 y la Constitución del 91 para que el sistema político se abriera definitivamente a las fuerzas de izquierda, socialdemócratas y alternativas (como Mockus).

    ¿Cómo derrotar a las Farc? De todas las propuestas que he escuchado, la que más me gusta es la de Sarmiento, me parece la más convincente y coherente: desarrollo, distribución de la riqueza, impuestos e igualdad de oportunidades. Además porque cuatro décadas de enfrentamiento con las Farc demuestran que no van a ser derrotadas por la vía armada. No por nada Uribe mismo no se cierra a la opción del diálogo: a propósito, ¿qué negociará Uribe con las Farc? ¿Cuatro años de cárcel y unos chips en la muñeca para saber en dónde están y que puedan pasear tranquilos por Colombia?

    El daño de la guerrilla y los paramilitares es tan grande que desborda todos los recursos del Estado, como lo dice Mockus en la entrevista que le hizo Guillermo (¿cómo le pareció la entrevista?). La mínima reparación para las víctimas sería la cárcel para los responsables. Me asusta Uribe cuando dice que sería de generosidad infinita con las Farc: ¿a qué se refiere? Ya sabemos que a él la CPI no le impresiona mucho; Gaviria dice que los crímenes de lesa humanidad no son negociables, pero no sabemos con exactitud qué sería lo negociable entre Gaviria y las Farc. En todo caso, sigo sin ver de dónde concluye usted que Gaviria es el representante de estas o que va a instaurar un sistema comunista. La situación no es tan sencilla como 2+2, creo que la ecuación es más compleja.

  3. DieGoth
    jueves 18 de mayo de 2006, 20:36 COT
    3

    Daniel, aparte de leer 2.000 caracteres donde Gaviria dice “yo no soy comunista, pero mi vida ha estado plagada de encuentros con comunistas”, no encontré ninguna parte donde dijera de una manera creíble que no tiene la intención de aprovechar a las FARC para darle la vuelta a este país hacia el socialismo.

    De todos modos usted no me entendió. Yo no dije en ningún momento que Gaviria y las FARC sean uno solo. Uno es un movimiento armado claramente identificado con el marxismo-leninismo. El otro es un personaje que quiere valerse del incendio que mantiene la guerrilla para introducir una serie de cambios en este país. Cambios que riñen con la democracia tanto en su forma como en su fondo y que comprometerían seriamente la viabilidad económica de Colombia si alguna vez se llevaran a cabo.

    Así que la pregunta acerca de qué negociaría Gaviria con las FARC sí tiene sentido. A Gaviria no le convendría un gobierno de facto fariano porque entonces él no tendría, al igual que nadie que no pertenezca a las FARC, un puesto de poder garantizado. Incluso si Gaviria tuviera alguna diferencia con una guerrilla subida al poder, podría terminar encarcelado o quién sabe qué. Ya sabemos cómo son los “revolucionarios”. Pero una paz negociada con las FARC sí podría resultar muy tentadora para Gaviria y otros más que están con él: para toda la élite izquierdista colombiana.

    Lo que se negociaría sería la manera de no dar poder absoluto a las FARC, pero sí la capacidad de influir en la redacción de leyes. Ese es un requisito indispensable de la guerrilla para negociar la paz SIEMPRE Y CUANDO NO HAYA UN EJÉRCITO ENCIMA ACORRALÁNDOLOS. ¿Es lógico eso, o no? ¿Riñe con lo que ha dicho Gaviria? No creo. El ha dicho que negociaría con las FARC la paz sin presión militar, y la guerrilla a su vez dice que el país necesita una reforma socialista para alcanzar la paz. Hasta ahora todo tiene sentido, y esa sería una situación que muchos izquierdistas, la totalidad del Partido Comunista, el MOIR y otros más, incluso un importante sector del Polo y hasta los más radicales del Partido Liberal están dispuestos a aceptar si el precio es la desmovilización de las FARC. Ante eso, realmente la incorporación de algunos miembros de la cúpula en ministerios o en el Congreso sería apenas un detalle por definir en su forma.

    Y todo eso, sin que un solo colombiano haya depositado un solo voto en una sola urna electoral para aprobarlo.

    De todas las soluciones para derrotar a las FARC, la que Sarmiento propone es la más ilógica, risible y contradictoria. El día que Colombia sea como Suiza, las FARC podrán desmovilizarse. Muy bien, cerremos todo, apaguemos, y nos vemos en un país en paz… ¡en el año 2206! Claro, podría ser en el 2106 si no hubiera guerrilla jodiendo de por medio.

    Mire, Gaviria dice que nunca ha habido una verdadera voluntad de paz en los gobiernos. Pues yo digo que no se trata de que la voluntad de paz signifique llamar al enemigo y decirle “venga a ver, qué es lo que pide usted para acabar con ésto”, de la misma manera en que ningún policía le pregunta a los delincuentes que detiene qué es lo que piden a cambio de no volver a robar. ¿Trabajo? Otros que no roban buscan lo mismo, y algunos que ya trabajan son los que roban. ¿Comprensión? Pero no roban psicoanalistas para obligarlos a entenderlos. ¿Qué pide la guerrilla para que haya paz? Casi nada, solamente implantar el comunismo o por lo menos un socialismo bastante menos que moderado y listo, todos felices, o al menos la guerrilla. ¿Entonces negarse a negociar ESO es no tener voluntad de paz? Pues finalmente Gaviria quiere socialismo y las FARC comunismo. Un punto medio sería ideal para ambos, y en un gobierno de Gaviria sería bastante posible.

    ¿O no dijo Carlos Gaviria que la economía de mercado es mala y que él recomienda más bien que el Estado controle la economía? ¿Qué es eso, si no es implantar el socialismo?

    Mire, Daniel, es posible que así como Gaviria evoca el Frente Amplio uruguayo como ejemplo de coalición izquierdista para gobernar sin necesidad de dejarse llevar por las tendencias más extremas, usted piense que lo mismo pasaría en Colombia con esta combinación de PCC, MOIR y PDA. Pero olvida un detalle: que Gaviria, el candidato presidencial e hipotético jefe de la coalición, es quien propone cambiar la economía de mercado por el Estatismo. Yo no creo que Tabaré Vásquez haya sido el que haya hecho las propuestas más socialistas de su coalición, y de hecho en la práctica como gobernante ha estado todavía lejos de desechar la economía de mercado en Uruguay. Por eso cito palabras del mismo Gaviria de la entrevista de equinoXio que merecen un análisis:

    “Y por otra parte, que la economía de mercado, impuesta desde el consenso de Washington, viene produciendo en el país desastres, que la pobreza se aumenta, que la brecha entre ricos y pobres se aumenta, que la distribución de la riqueza es cada vez más significativa, y que por eso es necesario recuperar la dirección de la economía por el Estado, sin incurrir, desde luego, en experiencias que han quedado atrás como un macro Estado deficiente.”

    Lo curioso es que la economía de mercado es un concepto bastante antiguo, fundamentado en prácticas que ya existían antes de que Washington fuera la capital de una república independiente. Pero para Gaviria por “economía de mercado”, que no es más que la definición más breve que existe sobre el capitalismo, viene siendo lo que algunos llaman “neoliberalismo”, el cual no es más que una reedición del liberalismo original con mayor énfasis en el sector privado como motor de la economía y marcada reducción de la injerencia estatal. En resumen: para Gaviria el problema es que la economía está dependiendo de la oferta y la demanda, lo cual es malo para él, porque según él eso genera pobreza, desconociendo las verdaderas causas de ésta, y la solución es alimentar y agrandar el horroroso monstruo que tradicionalmente ha albergado los más grandes y antiguos vicios de toda economía: la corrupción. Se lo digo porque la pobreza no se origina por el hecho de que una casa cueste mucho simplemente. Sino porque no hay suficientes constructoras haciendo casas o porque el terreno apto para vivienda es escaso, o incluso porque el Estado impone tantos controles a quienes permiten la construcción de casas, para que no se roben el dinero, y esos controles hacen que construir casas sea complicado, y a la vez facilita que haya sobornos y que se aumente el dinero destinado a construir casas, lo cual es toda una tentación para el ejército de burócratas que controlan que nadie se robe nada a la hora de hacer una casa. En pocas palabras: para Gaviria la corrupción se cura agrandándole la casa en la que ésta vive. ¿Quién dice que un Estado agrandado no se va a hacer más corrupto? Gaviria, que para eso propondría aumentar la nómina de “policías” que a su vez manejarían aún más dinero del que ya se maneja, y con el control estatal de la economía imponiendo restricciones al sector privado para hacer proyectos, entonces los sobornos y los contratos viciados estarían a la orden del día.

    En fin, todo eso lo digo a todos en general porque no había opinado sobre la entrevista a Gaviria. ¿Pero cómo explica Gaviria la manera en que lograría esa fórmula mágica para que el Estado se crezca y a la vez mantenga la eficiencia? Muy fácil: con otra fórmula mágica.

    “Yo pienso que es necesario compatibilizar la eficiencia con la equidad y, por tanto, que lo que el Estado Social de Derecho proclama es un Estado en el que los sectores que no han sido incluidos tengan, sean incluidos dentro de una democracia profunda, dentro de una democracia participativa y, desde luego, para eso es necesario que se creen las condiciones dentro de las cuales los derechos económicos, sociales y culturales, que son el símbolo del Estado Social de Derecho, tengan vigencia.”

    ¿Qué dijo? ¡Nada! Pura cháchara sin soporte. Algo así como decir: “yo creo que A es igual a B porque B es igual a C, y como C es igual a A, entonces C es igual a B”. Gaviria es alérgico a las cifras, pero si tuviera que trabajar en programación donde la lógica está ante todo, le iría aún peor que con las matemáticas.

    Pero ahora sí vayamos a lo que Gaviria dijo en esa entrevista con respecto a las FARC específicamente.

    Gaviria dice en síntesis que:

    – Las FARC han cometido delitos de lesa humanidad.
    – Los delitos de lesa humanidad no ameritarían indulto ni amnistía.
    – Negociaría la paz dialogando con las FARC.
    – Mantendría el monopolio de la fuerza del lado del Estado.

    ¿Qué cosa dijo que sea nueva o que esté fuera de la lógica? Absolutamente nada. Alvaro Uribe diría exactamente lo mismo que Gaviria. ¿O cómo se pretendería negociar la paz sin diálogo? ¿Con señas de mudos? ¿Con telepatía? Igual, eso sería una forma de diálogo.

    Pero el último punto es el que no ha aclarado para nada. Para que el Estado mantenga el monopolio de la fuerza, necesita que las FARC dejen de cometer actos violentos. Y para que las FARC dejen de cometer actos violentos se necesita derrotarlas militarmente, lo cual Gaviria ha dejado en claro que no intentará.

    Ah, claro, o también se les podría ofrecer algo lo suficientemente atractivo como para convencer a la cúpula de suspender sus acciones violentas.

    ¿Y qué es ese algo atractivo? Lo que dije desde el tercer párrafo de este post. ¿O no es así?

    Mi conclusión: Carlos Gaviria y las FARC no son lo mismo. Pero sí son dos fuerzas que se necesitan mutuamente. Sin Gaviria o alguien como él en la presidencia, las FARC no tendrían ninguna posibilidad de lograr su objetivo aparte de prolongar su guerra de guerrillas por otros 40 años, y a un costo alto. Sin las FARC, Gaviria no tendría una excusa para introducir una reforma prosocialista en el país. ¿Quién le aprobaría algo así de no existir una guerrilla que mata gente, secuestra y pone bombas frecuentemente?

    Es todo lo que tengo que decirle.

  4. Marsares
    jueves 18 de mayo de 2006, 22:46 COT
    4

    `Parece que no hay suficiente información sobre lo que significa el Estado Social de derecho", consagrado en el artículo 1º de la Constitución, aclaración necesaria dado que el programa del candidato del Polo se fundamenta en llevar a cabo este mandato constitucional. Para lo que pueda servir, algunas notas sobre el tema:

    1. No tiene nada que ver con marxismo

    Como precursor se suele señalar a Lorentz Von Stein quien dijo en el S. XIX que al haberse terminado la era de las revoluciones políticas era tiempo de comenzar la de las revoluciones sociales. Al observar las desigualdades de la sociedad industrial, Von Stein señalaba que  la forma política era una democracia social que buscara neutralizar las desigualdades sociales.

     A mediados de los treintas del siglo pasado, Hermann Heller, formula el concepto moderno del estado social de derecho para enfrentar la crisis de la democracia y el estado de derecho, al ser dominado por el positivismo jurìdico, quedando reducido a un simple formalismo.

    La idea, por supuesto no era acabar con el estado de derecho, sino darle un contenido económico-social para realizar un nuevo orden laboral y de distribución de bienes. En 1949, tal concepción se plasmó en la Constitución de la República Federal de Alemania, con lo cual se adaptaba el Estado tradicional a la civilización postindustrial.

    A lo largo del siglo XX los países más avanzados enfocaron esta nueva concepción a remediar las necesidades vitales de las capas más desfavorecidas de la población, a la par con el bienestar general (cultura, recreación, medio ambiente, etc.)

    2. El moderno estado social de derecho

    El capitalismo avanzado (no el retrógado de Washington, que permanece anclado en los comienzos del S. XX) abandona las premisas de neutralidad e individualismo del viejo capitalismo e interviene directamente en los procesos socio-económicos de la sociedad. Baste con señalar a Alemania y los países nórdicos, donde el Estado Social de Derecho ha alcanzado su máxima expresión.

    Una de las premisas de la moderna concepción del estado social de derecho es que no se puede tener libertad si no va acompañada de las condiciones existenciales mínimas que hagan viable su ejercicio. Para llevarlo a cabo, el Estado Social debe asumir un papel activo.

    Pero, las funciones sociales, y aquí cabe resaltar esto, se producen en forma proporcional al saneamiento de la economía. No planificando como el añoso y desueto estado socialista, sino redistribuyendo las rentas con el auxilio del sistema tributario. Es por esto que, ampliar el IVA o favoreciendo a los grandes capitales con exoneraciones (neoliberalismo), por ejemplo, causa un desequilibrio social y distorsiona la redistribuciòn, aumentando la inequidad.

    El estado liberal de nuevo cuño, llamado con acierto neoliberal es el que el presidente está imponiendo, calcando sus ideas de Alvaro Gómez, favoreciendo los grandes capitales para que éstos, al aumentar sus ingresos los reinviertan en la sociedad aumentando los empleos. Muchos meses después, vemos con desazón que la ley de flexibilizaciòn laboral no ha funcionado.

    Las cifras de desempleo merman, pero las del subempleo, el empleo informal que tanto corroe una economía, va en aumento.El papel conferido al Estado de simple árbitro, lo ha reducido a convidado de piedra, desobedeciendo de paso el mandato constitucional.

    Con esto cumple la premisa del viejo estado liberal, cuya despreocupaciòn por los derechos sociales, económicos y culturales, basado en el Laissez faire, laissez passer, es de todos conocida. El estado social de derecho, por el contrario, es intervencionista, porque debe hacer efectivas las exigencias de la poblaciòn de mayor igualdad y mayor participación.

    Por eso, en nuestro medio, en la Constituciòn del 91 se pasa de una democracia representativa a una democracia participativa, por eso se instaura la tutela, por eso se consagran los derechos fundamentales no sólo con las libertades clásicas, sino adicionándoles los económicos, sociales y culturales.

    Y ojo, hace poco, en un tono burlón que causa conmiseración por su ignorancia, el presidente se refería peyorativamente al libre desarrollo de la personalidad como un embeleco destinado a favorecer el delito. Quería descalificar a Gaviria que, desde la Corte Constitucional fue uno de los que mejor desarrolló este tema, fundamento no sólo del Estado Social de Derecho sino de las democracias europeas de mucho tiempo atrás.

    Y es que cuando se extienden las libertades y derechos fundamentales a quienes estaban excluidos, es de esta manera que los ciudadanos pueden desarrollar su personalidad. Lo que pasa es que hasta el 91 vivíamos en las cavernas y aún no nos acostumbramos al cambio que está sufriendo el mundo.

    Ahora bien, el Estado Social de Derecho rechaza un modelo estatal centralista, rígido y monolítico. Su desarrollo se hace a través de formas pluralistas que hagan posible la participación de sus habitantes en el proceso político, económico, cultural y social. De ahí la Constitución tan prolija, a veces demasiado, que nos brindaron los constituyentes del 91.

    ¿Que hay que cambiar el modelo económico que tenemos y que nos hace ocupar primerísmos lugares de inequidad en el mundo? Por supuesto que sí. No el de las farc, por Dios, que sería el desastre. Hay que crear riqueza pero no enriqueciendo a los más ricos en desmedro de los pobres, sino impulsando la productividad, el comercio exterior, con una reforma tributaria estructural que quite las exenciones a los grandes capitales, desarrollando la tecnología, mejorando la educación, dando vía libre a la importación de bienes de capital, etc.

    Este es el "control estatal" del que habla Gaviria, que nada tiene que ver con el desastroso estado marxista-leninista, el cual se puede ver ahora, pero en el museo de la historia.

    ¿Tienen cabida las farc en este proceso? Personalmente lo dudo porque su modelo de Estado es diferente. Si quieren participar en el Estado Social de derecho consagrado en nuestra constitución, deberán adoptar sus normas, y bien difícil que lo veo.

    Aparte de algunos altruístas (debe haberlos) con los que pueda haber un proceso de paz, los demás son una banda de delincuentes que deben ser reducidos por la fuerza. En eso, usted, yo, Gaviria, todos los colombianos de bien estamos de acuerdo.

    A propósito, como un comentario al margen. ¿Ahora resulta que sí se puede dialogar con las Farc, con zonas desmilitarizadas y todo? Despeje de nuevo cuño. ¿No dizque se podían derrotar militarmente? ¿Quién entiende a Uribe. ¿Serán los voticos?

    Me sorprende, por tanto, que un pacifista consumado, un demócrata integral, un hombre que ha hecho su vida con fundamento en el derecho, lo cataloguen de aliado, consueta o tìtere de las Farc. Nada más alejado de la realidad.

    Y en cuanto al PCC, da grima ver a los cuatro pelagatos que aún quedan. Fósiles ambulantes que se unieron al Polo para sobrevivir, como en todos lados. Están tan solos, que ni las Farc les paran bolas. Son simples fantasmas que deambulan como menesterosos de la política.

    Otorgarle a esos pobres olvidados de la historia, papel protagónico en los cambios por venir, es darles una importancia que hace mucho perdieron.

    Por ahí andan, con su alharaca de combinaciòn de formas de lucha, que nadie practica, ni siquiera las Farc, porque estos terroristas si tienen bien claro que lo que quieren es tomarse el poder a sangre y fuego.

    ¿Y el delito político? No hilemos tan fino. Lo primero es que el delito político es una de las grandes ganancias del Estado moderno, aplicable a los que con fines altruistas se levanten en armas contra el Estado. Pero esta es la rebelión. No olvidemos la sedición y la asonada (ejemplo de ésta el actual levantamiento de los indígenas en el Cauca)

    Y hay que defenderlo, no con la mirada puesta en los que secuestran, asesinan, trafican con droga, sino en la institución como tal. Porque es un fundamento de la democracia. Lo primero que hacen las dictaduras cuando se toman el poder es borrarlo del mapa, para poder reprimir los levantamientos populares.

    Infortunadamente, en nuestro país tenemos genocidas, como el Mono Jojoy y compañía, que con su disfraz "insurgente" descalifican el delito político. Pero esta pandilla de fascinerosos no cabe en esta concepción. Ningún juez de la República, salvo que prevarique, podría cobijarlos.Tampoco lo permitiría la jurisdicción internacional.

    Por eso,  lo peor que les puede pasar es que un presidente socialdemócrata como Gaviria o cualquier otro, llegue al poder. Ni siquiera las banderas del cambio que exhiben arteramente para convencer incautos daneses, podrán exhibir.

    Lo mejor para ellas, irónicamente, y así lo sostienen en sus documentos, es tener gobiernos autoritarios, porque con ellos tienen el pretexto de seguir luchando contra la "dictadura".

    Para terminar, el esquema del Estado Social de Derecho es: crecimiento económico, bienestar social, crecimiento democrático. La existencia simultánea de las tres es la que permite la existencia del Estado Social de Derecho. Si falta cualquiera de las tres, existe otro Estado, no el Estado Social de Derecho.

  5. DieGoth
    jueves 18 de mayo de 2006, 23:03 COT
    5

    Claro, Marsares, uno nació ayer, o en todo caso después del 2002, y jamás vio que las FARC por tradición han venido calificando hasta al gobierno más complaciente como el de Pastrana de “régimen opresor”, “gobierno autoritario” o “dictadura fascista”.

    Y uno tampoco sabe que Jaime Caycedo, secretario general del Partido ComunistaColombiano es el reemplazo de Carlos Gaviria en el Senado. ¡Gaviria dejó a cargo a un muerto ambulante!

    Con “colombianos de bien” así, uno no sabe qué somos los que criticamos a los que proponen y apoyan todo proyecto de ley que intente premiar con impunidad a los que insisten en asesinar gente por motivos políticos y apoyamos proyectos de ley que intentan hacer lo mismo, pero con los que manifiestan su deseo de dejar de asesinar gente. Esos colombianos, ¿qué somos?

    Será tan perjudicial para las FARC un gobierno “socialdemoccrata”, más aún uno de Carlos Gaviria, que la guerrilla tal vez ya cansada de existir y buscando su suicidio, publicó un comunicado en el que nos invita a votar por cualquiera menos el candidato que más les convendría según la lógica marsariana: Uribe.

  6. Marsares
    viernes 19 de mayo de 2006, 00:11 COT
    6

    De acuerdo. Pero entre más autoritario sea, entre más cerque la democracia, entre más restrinja las libertades individuales, entre más aproveche la ley en su beneficio, mayores serán los pretextos de las Farc para justificar su presencia armada.

    Por curiosidad, nada más. ¿Caycedo fue elegido en el Senado para la próxima legislatura? Porque en esta, Gaviria no le dejó probar curul, incluso con lo atareado que estaba con la campaña. ¡Por algo sería!

    Por "colombianos de bien", estimado visitante, entiendo yo a todo aquel que defiende las instituciones democráticas. Y entre estos, a mi modo de ver, considero que está Gaviria. Su vida profesional y personal así lo demuestra. Como lo señalan los comentaristas de todas las vertientes. No tiene rabo de paja. Su vida es limpia y honesta.

    Respecto a las Farc, léase sus documentos y verá su estrategia para tomarse el poder. Es lo que llaman "agudización del conflicto". Y respecto a la "seguridad democrática" están aplicando las tácticas de la "guerra popular prolongada": "Cuando el enemigo avanza, retrocedemos, cuando el enemigo retrocede, avanzamos, cuando el enemigo descansa, atacamos"

    ¿Cómo derrotarlas? Por la vía militar es imposible, como tampoco se podrá hacer con el narcotráfico. Se les puede mantener a raya, y hay que hacerlo, además, ¿pero acabarlas? No lo digo yo, lo dicen los hechos. Siguen ahí, nutriéndose del narcotráfico y la inequidad de este modelo económico, esperando el desgaste del Plan Patriota.

    Queda un camino, hacer una realidad completa el Estado Social de Derecho. La justicia social, la redistribución de la riqueza, la apertura de nuevas oportunidades, el fortalecimiento de la economía, etc. ¿Demorado el resultado? Por supuesto. Llevamos muchos años produciendo pobreza.

    Y en cuanto a lo de su llamamiento a votar, reconozco que dieron en el clavo. El ejemplo es usted. Si las farc, un grupo de genocidas y secuestradores (con los cuales ahora quiere dialogar el gobierno, con zona desmilitarizada y tal) llama a votar por cualquiera que no sea Uribe, ¿eso qué consigue? Obvio que el efecto contrario, que es lo que persiguen.

    Si esta pandilla que tanto daño le ha hecho al país está contra Uribe, votemos por Uribe. Carambola. No son tan brutos como a veces parecen. Por lo menos de vez en cuando se les prende el bombillo.

    Agradezco su presencia. Las voces divergentes son bienvenidas a equinoXio. Ni más faltaba.

  7. DieGoth
    viernes 19 de mayo de 2006, 17:57 COT
    7

    “Pero entre más autoritario sea, entre más cerque la democracia, entre más restrinja las libertades individuales, entre más aproveche la ley en su beneficio, mayores serán los pretextos de las Farc para justificar su presencia armada.” Pues con ese comentario usted mismo se contradice con lo que dijo antes acerca de que a las FARC no les convenía un gobierno como el de Gaviria, y sí uno como el de Uribe.

    En cuanto a hojas de vida limpias, mire, yo conozco alguna persona que tiene una hoja de vida impecable y admirable, de quien nadie puede decir nada malo, y sin embargo ha sido testaferro de narcos famosos. Gaviria podría no tener mancha, pero sí muchas preguntas sin contestar y no por distracción. El ya conoce las preguntas pero pasa y pasa el tiempo y no las contesta.

    En cuanto a las FARC, por favor, no insista más en la simplificación elemental de “derrota militar versus diálogo”. ¿Qué pasó con el punto medio que aplica Uribe? Me refiero al de “mano firme, corazón grande”, benevolencia con quien dialoga, dureza con quien agrede. ¿Dónde está la tesis de la derrota militar como solución exclusiva? ¿Quién la propone? Tal vez dos o tres godos rancios que cumplieron sus 70 años hace ratico, pero nadie más sale con eso.

    Y sí, suena astuto eso de usar la impopularidad propia para causar un efecto contrario en el mensaje expresado, pero entre un Uribe que destituye generales que no le presentan resultados y un Gaviria que ordenaría al ejército a estar a la defensiva en lugar de la ofensiva, a las FARC tácticamente les conviene mucho más Gaviria.

    ¿O es que usted todavía cree que las FARC no intensificarían sus actos violentos y su penetración e infiltración del Estado bajo un gobierno que no le estaría ordenando al ejército salir a bombardear sus madrigueras? Usted comete ese elemental error de creer que las FARC en agradecimiento ante un gobierno “buenazo” que construiría escuelas y hospitales al tiempo que les da un respiro acuartelando al ejército, van a bajar la guardia también. ¿No acaba usted de decir que la estrategia guerrillera es “cuando el enemigo retrocede, avanzamos, cuando el enemigo descansa, atacamos”?

    Pilas, se contradijo dos veces en dos mensajes. Usted comete el mismo error que Carlos Gaviria: dice unas cosas que suenan bonito, pero no parece estar explicándolas con claridad.

  8. LINDA
    viernes 9 de junio de 2006, 17:03 COT
    8

    ¿ES VERDAD QUE APOYABAS ROTUNDAMENTE EL ABORTO Y QUE ERES ATEO?

  9. equinoXio » » Doña Lina y el derecho a disentir
    lunes 26 de junio de 2006, 20:34 COT
    9

    […] El que esas palabras provengan de la mujer que, a pesar de todo, decidió compartir la vida con el hoy presidente de Colombia, tienen un impacto muy fuerte, tratándose de alguien que apenas si soporta que le lleven la contraria. Sin duda, doña Lina es una gran mujer, como lo reconoció esta semana el mismo Carlos Gaviria Díaz, quien hubiera deseado una fórmula vicepresidencial tan "ilustrada, inteligente, progresista" y encantadora como ella. Y desde luego, muchos de los opositores deberían aprender de la sensatez de doña Lina a la hora de disentir con Uribe. […]

  10. equinoXio » » Nuestro primer año
    martes 8 de mayo de 2007, 00:03 COT
    10

    […] una extensa entrevista al entonces candidato presidencial Carlos Gaviria Díaz en la portada y otra serie de […]

  11. equinoXio » » Doña Lina y el derecho a disentir
    viernes 9 de noviembre de 2007, 14:08 COT
    11

    […] Sin duda, doña Lina es una gran mujer, como lo reconoció esta semana el mismo Carlos Gaviria Díaz, quien hubiera deseado una fórmula vicepresidencial tan "ilustrada, inteligente, […]

  12. rodrigo restrepo yepes
    lunes 18 de agosto de 2008, 12:18 COT
    12

    Que Gaviria sea consecuente, o no, con los principios que profesa no van al caso,lo que hay que ver es si los principios que profesa están conformes con lo que quiere el pueblo colombiano ,Lo que se ha visto, hasta ahora, es que para el,el orden establecido carece de sentido púes ataca todo lo que huela a decencia,amigo de permitir que la juventud se hunda en el vicio con el pretexto de su famoso libre desarrollo de la personalidad, amigo del aborto, amigo del matrimonio gay en fin amigo de todo lo que suene a extravagancia. Gaviria podría ser catalogado como un mini Biofilo Panclasta Este personaje, Biofilo, llego a decir que de los metales, el único que apreciaba era el acero y solamente cuando estaba hecho pluma o hecho puñal. Aca solo hay que cambiar el gusto de Gaviria por el del acero solo hecho bala o proyectil pues,al ser disparado e incrustarse en el cuerpo de un hijo de la patria, sirve para que la gente,segun el, viva mejor Gaviria defiende todo lo indefensible y para llegar a los fines. por el perseguidos, lo veremos, como Panclasta, rodeado de todos lo rufianes del país pues, se repite, quiere borrar, de tajo, todas las leyes que huelan a decencia.Este persoinaje al ser interrogao pro alquien acerca de si creia en Dios manifesto no distinguirle pues con su inflado ego, con su creida autosuficiencia se cree el non plus ultra.Que el Dios, a quien el dice desconocer, nos guarde de tener semejante esperpento de presidente.

  13. rodrigo restrepo yepes
    martes 26 de agosto de 2008, 18:46 COT
    13

    El iluminado Gaviria nos queda debiendo conferencia acerca del arte de las FARC de matar para que la gente viva mejor. Igualmente nos hará una diferencia en lo relativo a los que matan los paracos pues lo que es valido para las FARC lo puede ser para ellos: En cuanto a la rebelión que según el consiste en tomar las armas contra un régimen que se considera injusto nos dirá quien califica de justo o injusto un régimen, es el pueblo o los bandidos que atentan contra el .Si nos atenemos a su definición es el acto de tomar las armas contra un régimen jamás contra un pueblo. Si es que esos bandidos consideran que el régimen es injusto cual la razón para que se ceben en la población civil, cual la razón para los cilindros bomba. O, es que ataque aleve a los civiles, los cilindros bomba que lanzan, las minas quiebra patas que siembran son también parte del arte de los narcofarcsantes, que tanto defiende, para que la familia que quedo sin techo, el joven que perdió uno de los miembros superiores o inferiores o la viuda y huérfanos que dejan esos facinerosos en fin, estas victimas puedan vivir mejor. Al iluminado le sobran palabras para disfrazar delitos más esta desprovisto de lo que se denomina sentido común que ,al decir del escritor del Quijote. es el menos común de los sentidos, Alguien dice que Gaviria es consecuente con su modo pensar, nada mas falso, que fuera consecuente, con su modo de pensar, no habría aceptado cargos públicos en los cuales aplico normas de derecho promulgadas por sus archienemigos los que dice el ser aliados de las oligarquías. Si fuese consecuente, con su modo de pensar, estaría hoy haciendo parte del secretariado de las FARC lo que pasa es que la solapa le impide ese acto de franqueza

  14. rodrigo restrepo yepes
    mircoles 24 de septiembre de 2008, 09:07 COT
    14

    Gaviria no es consecuente con sus manifestaciones,con su modo de pensar. Que fuera consecuente jamas habría desempeñado cargo público toda vez que a través de su trabajo estuvo disfrutando de las mieles del poder corrupto..Como puede, un dechado de honestidad, convivir con la corrupción gubernamental,como aplicar normas promulgadas en gobiernos corruptos como combinar su impolutez con la corriente corruptora gubernamental, dentro de la cual estuvo inmerso.Ahora,ya jubilado, prebenda dada por haber laborado en gobiernos corruptos,desde la dirigencia de un partido gaseoso y afecto a todo lo que huela a guerrilla, lanza ataques contra el Dr Uribe y todo lo que huela a el, jamas le perdonara su valiente actitud consistente en el desmantelamiento del movimiento terrorista de los narcofarcsantes,sus camaradas. Ud con, sus providencias, le ha hecho mas daño al país que los grupos guerrilleros juntos.Ud jamas aspira a una patria mejor aspira si, al poder, para llenar su ego.Su envidia jamas perdonara a Uribe quien ha hecho,de su gobierno el mejor en los últimos tiempos al menos,ha dado seguridad a sus gobernados que,en ultima instancia es lo que mas necesita el pueblo colombiano seguridad que se da con gobernantes enemigos de los terroristas jamas con amigos de ellos.

  15. rodrigo restrepo yepes
    mircoles 1 de octubre de 2008, 04:33 COT
    15

    “EN COLOMBIA SE CARECE DE CRITERIO ÉTICO, POR ESO LA POPULARIDAD DE URIBE”: CARLOS GAVIRIA
    Es el encabezado de una manifestaciones hechas por el señor Gaviria a la prensa Veamos, según el, en Colombia se carece de criterio ético y que, por esa falencia se da la popularidad de Uribe. Agrega que, entre mas cuestionamientos tiene el presidente, mas se eleva la popularidad. Esto se lo explica por cuanto, al decir de el, la ética ha sido reemplazada por la urbanidad de Carreño y por la etiqueta. Falta, agrega, criterio para distinguir lo malo de lo bueno. La política y la ética caminan completamente divorciadas. Sigue, califica al presidente como maquiavélico quien propone reglas inmorales habla de medios protervos moral y éticamente ilícitos y que la política del presidente contraria a los mandatos cristianos es que el fin justicia los medios. Por ultimo, al decir que nuestro presidente justificando medios no le importa que los congresistas sean criminales si votan los proyectos del gobierno. Leyendo esto dirían que fue escrito por un jesuita mas, nada mas falso, es un resumen de lo expuesto por el Dr. chapatin Colombiano Carlos Gaviria. Gaviria. Si habla de ética, que nos diga cual clase de ética, si la que se maneja en países democráticos o en los países socialistas. Siguiendo su exposición, no se sabe que tiene contra la urbanidad de Carreño hasta donde se sabe Carreño enseñaba buenos modales conductas que se deben manejar entre personas que se precian de ser civilizadas a veces, la falta de educación genera conflictos pero el gran gurú parece que le gusta el hombre brocha, el desadaptado social, enemigo de que se impongan reglas de conducta opta mejor por la ley de la selva. También, quien lo creyera, habla de moral, pero que clase de moral, la que manejan los socialistas o el termino moral que se maneja en el plano democrático. Da risa ver cuando se refiere al Dr. Uribe en el sentido de que para nuestro presidente el fin justifica los medios lo ataca por ello pero, mire quien lo dice, no es un jesuita Con que autoridad moral ataca a nuestro presidente si el, el gurú Gaviria, justifica los medios al afirmar que los narcofarcsantes matan para que la gente viva mejor, entra a terciar a favor del aborto esto, no es justificar un medio perverso, defensor del matrimonio gay esto va contra natura y entra en defensa de semejante monstruosidad. Defiende la dosis personal medio, según el, para llegar a un fin cual es el libre desarrollo de la personalidad que no es otro que el desbarajuste familiar, la zozobra social que produce el drogadicto, y de paso, legaliza el comercio de la droga hasta tanto que, si nos atenemos a lo dicho por el gran gurú, será licito sancionar al expendedor de droga cuando lo único que hace es distribuir dosis personales o será también licito, sancionar al que produce toneladas de ella siendo que estas toneladas se diluyen en miles de dosis personales, habla de nuestro presidente y tratándolo como el príncipe, afirma que propone reglas inmorales. Risible hablando de moralidad Si al país le falta criterio para distinguir lo bueno de lo malo, que este gurú le aclare al pueblo, que vota por Uribe, los conceptos de bondad y maldad ya que este señor quien dice, no conocer a Dios, pues no se lo han presentado , tiene ya definidos los conceptos de moralidad, inmoralidad, lo bueno, lo malo, la justicia, En fin, que este gran iluminado instruya al pueblo colombiano que por seguir las reglas de Carreño, por no distinguir lo bueno de lo malo, vota por nuestro presidente. Puede que, luego de explicar esos conceptos los restantes, lo que no votan por Uribe, no voten por el gran gurú

  16. rodrigo restrepo y
    jueves 21 de mayo de 2009, 10:22 COT
    16

    Gaviria ya habla de estado policivo a el, le duele todo lo que huela a orden. Para este moderno biofilo panclasta todo lo que se oponga al libre actuar de los enemigos de la patria, de los terroristas, las medidas que se tomen en contra de estos malos hijos de colombia, son de corte policivo. Pareciera que su ideal fuese una patria libre de ataduras, patria donde no existan leyes, donde los delincuentes se paseen como pedro por su casa, donde la juventud ejerciendo el sagrado derecho al libre desarrollo de la personalidad consuman droga, donde se pisoteen los mas elementales principios de convivencia ciudadana ello en razon a su enemistad con carreño, donde las mujeres se den al desenfreno sexual pues, en caso de necesidad esta la figura del aborto,donde los enemigos de la patria, los narcofarcsantes, ejerzan el sagrado derecho a dar muerte o herir a conciudadanos para que la gente vivia mejor, puede que, de pronto, se refiera a los abogados defensores, a los dueños de funerarias,clinicas o farmacias pues la comsion de algunoss de esos ilicitos son fuente de bienestar para los mencionados personajes toda vez les generan pretaciones patrimoniales. Entonces, que nos diga cual es el estado de su preferencia pues segun lo ha demostrado no es el policivo es el permisivo aquel en que, cada cual pueda hacer lo que le venga en gana. Claro que para los filocomunistas este seria el estado ideal, de momento,antes de las elecciones mas cuando son llevados, a las primeras magistraturas, despojados de sus mascaras entran a acallar las lilbertades ciudadanas. Las reglamentaciones o leyes que, antes fueron un estorbo para sus apetencias, entran a hacer parte de sus actuaciones para acallar a sus opositores y cabalgar sobre el pueblo, sojuzgandolo y llevandose, de frente, todo lo que huela a democracia.



Síguenos en Twitter

Artículos destacados:

Entrega inmediata:

Estancias:

Columnas:

Al desnudo en mi balcón

La revista SoHo desnuda mujeres por varios lugares públicos en Colombia

24.01.2010 1:42 | Por Lully | Comentarios (17)

Bloguiverso

Porqué dejo de publicar en Kienyke

31.10.2012 18:44 | Por Johanna Pérez Vásquez | Comentarios (10)

¿Cual es la diferencia entre Facebook y Google Plus?

04.11.2011 19:18 | Por Lully | Comentarios (1)

VideoBarrio

Entradas recientes

  • Siete cajas, una ilusión | Marsares | 12.10.2015 10:17
  • Eterno resplandor de una mente sin recuerdos | Marsares | 29.01.2015 11:16
  • Paradojas cubanas | Daniel Ramos | 29.12.2014 9:00
  • Lo mejor y lo peor del deporte en 2014 | Rafa XIII | 07.12.2014 11:43
  • También la lluvia | Marsares | 30.10.2014 15:52
  • ¿Dónde está la bolita? | Marsares | 23.09.2014 19:13
  • Sobre el Brave Heart colombiano | Julián Rosero Navarrete | 19.09.2014 16:42
  • Una Vuelta para el olvido | Rafa XIII | 11.09.2014 14:07
  • Dos a uno: lágrimas de dolor y agradecimiento | Rafa XIII | 04.07.2014 22:50
  • DOS a cero: Colombia, entre los ocho mejores del mundo | Rafa XIII | 28.06.2014 23:19
  • Comentarios recientes

    Nube de tags

    América Latina Antanas Mockus Antioquia autocracia autoritarismo Bogotá cine Colombia Copa del Mundo de la FIFA de 2010 Copa del Mundo Sudáfrica 2010 Copa Mundial Sub 20 de la Fifa Colombia 2011 corrupción Crónicas Utópicas cultura popular cómic cómic estadounidense deportes Elecciones 2010 elecciones presidenciales de Colombia de 2010 Estados Unidos esta es Colombia FARC Fase de grupos Copa Mundial Sub 20 de la Fifa Colombia 2011 fútbol fútbol colombiano hampa historietas Hugo Chávez Frías humor humor gráfico Juan Manuel Santos Medellín parodia Partido de la U payasadas politiquería política política colombiana reelección Seguridad democrática terrorismo uribismo uribistas Venezuela Álvaro Uribe Vélez

    WP-Cumulus by Roy Tanck and Luke Morton requires Flash Player 9 or better.

    RSS

    Especiales

    Especial 20 de julio - Marcha por la libertad


    Especial 6 de marzo - Homenaje a las víctimas


    Especial 4 de febrero - Marcha contra las FARC

    Especial 2009Especial Navidad 2009Especial 2008Especial elecciones en Estados Unidos, 2008Especial BIFF 2008Crisis diplomática andinaEspecial Día Internacional de la Mujer 2008Especial VideoBarrioEspecial 2007Especial marcha 5 de julio de 2007Especial Día Internacional de la Mujer 2007Especial 2006

    

    Entradas por mes


    abril 2017
    L M X J V S D
    « Oct    
     12
    3456789
    10111213141516
    17181920212223
    24252627282930

    Alianzas

    Radio Altair De la Urbe Servicio Sudamericano de Noticias
      soy decali.org Soy libre, soy blogger No al secuestro Global Voices Online - The world is talking. Are you listening? Creative Commons Licence
    Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons

    Contacto: info[arroba]equinoxio[punto]org
    equinoXio en twitter | equinoXio en Facebook