equinoXio
 

Colombia - Cargada el 15.09.2014 03:10:40 COT 


Columnas

Las voces de equinoXio

Un sentido claroscuro: una solución clara

Columnas > Paso sin destino Por: Lukas Jaramillo Escobar

12 dAmerica/Bogota noviembre dAmerica/Bogota 2009 9:48 COT

El gobierno, como ejecutivo, debe ser un administrador pragmático y estar aquí en el ahora, otros espacios de asesores y los concejos de los municipios deberían de servir para impulsar hoy lo necesario para la siguiente generación. La arremetida del narcotráfico es actualmente el mayor problema de Medellín con una gran expresión violenta que ha empezado a desbordarse de su guerra inicial entre delincuentes.

[sigue...]

Crimen: falta de sentido y de rebeldía

Columnas > Paso sin destino Por: Lukas Jaramillo Escobar

26 dAmerica/Bogota octubre dAmerica/Bogota 2009 19:28 COT

Ya no creo que Colombia sea pasión, donde hubo revolucionarios sólo quedan una especie de rebeldes que es más especie de renuentes tercos y tullidos; y allí en la clase dirigente sólo quedan negocios que reemplazan los entusiasmos de otra hora. Un país huérfano ya no busca amantes sólo el refugio cálido de la autoridad que nos excuse por no ser libres.

[sigue...]

Seguridad: democracia y populismo

Columnas > Paso sin destino Por: Lukas Jaramillo Escobar

7 dAmerica/Bogota octubre dAmerica/Bogota 2009 20:21 COT

¿Hoy vengo a ofrecer mi corazón o un granito de arena? Los diminutivos me dejaron de parecer tiernos cuando empecé a notar en ellos una constante de mezquindad y hoy en los radicales encuentro más calidez (corazón), necesarios porque sin ellos no habría el repudio y la valentía para dejar condiciones previas atrás y avanzar.

Cuando la política se convierte en una actividad absolutamente mediática, ser es menos importante que parecer y agradar es lo único importante, muy por encima de servir. Las pruebas de un esfuerzo son más importantes que el certificado de buenas intenciones; sin embargo, encomendarse a la virgen, decirse preocupado y poner cara de consternación, para una ciudadanía reducida a audiencia televisiva puede ser más que suficiente.

Lejano de la mayoría de los planteamientos del presidente, siempre he creído que el mejor papel que cumple es el de la seguridad, que de eso él sabe, que tiene un diagnóstico acertado y que en esa materia tiene resultados que no se le pueden eclipsar. Sin embargo, ya con espacios paradisiacos en Sucre, en el bajo Cauca, Bolívar y Valle donde las bandas emergentes del narcotráfico tienden a convertirlos en infiernos, me pregunto si el principal problema de Colombia era la guerrilla o siempre ha sido, desde Pablo Escobar, uno u otro narco (los narcotraficantes).

Medellín como municipalidad puede aumentar sus esfuerzos en esta crisis de seguridad, pero no entiendo cómo con los recursos y la autoridad el gobierno nacional no ha sido capaz de presentar un resultado contundente en la ciudad. Esto podría ser un punto de fractura de la seguridad democrática, que iría anunciando que esta política se desarrolla en términos de amigos y de enemigos antes que por el bienestar de la sociedad, cuando se siguen empeñando recursos en zonas deshabitadas contra una guerrilla disminuida (ensañada contra ella mientras que los problemas de la gente están en otro lado).

El presidente puede hacer algo más por Medellín que discursos y el gobierno nacional tendría que someterse a la prueba de flexibilidad y transformación que le pone un tipo de piso de cristal con las FARC que sobrevive a partir de retaguardias transfronterizas. La seguridad que sigue en Colombia no será de un pulso numérico como lo empezó a ser contra la guerrilla, está será de fortalecimiento de la Policía Judicial para judicializar viejos y nuevos capos del narcotráfico y de una gran movilización ciudadana para acabar con los espacias grises de ilegalidad con los que se apertrechan en nuestro territorio las redes del narcotráfico.

El Alcalde de Medellín, informalmente, le daba la idea al Ministro de Defensa de ir creando mecanismos para pasar soldados profesionales a la Policía, mediante una inducción y una preparación en cultura ciudadana. De no ir pensando en rutas como esta, pronto estaremos abocados a la tarea de resocializar soldados de nuestro Estado.  

Para llegar en nuestros pueblos a una seguridad digna, más allá de noticiosa, tenemos que reemplazar fuerzas de ocupación por reales policías comunitarias y llevar a cabo una lucha contra la corrupción, de verdad y sin sectarismos (como nuestra vergüenza con la parapolítica respondida por una farcpolítica), que comience con nuestra clase política, continúe con nuestra fuerza pública y servidores públicos de la seguridad, pero abarque a toda nuestra sociedad con el empresariado y los sectores comunitarios. 

Cuando grande Medellín quiere ser como Colacho

Columnas > Paso sin destino Por: Lukas Jaramillo Escobar

3 dAmerica/Bogota septiembre dAmerica/Bogota 2009 21:17 COT

La semana pasada, en Medellín, tuvo lugar el magnicidio de un líder juvenil, un cantante y un ejemplo. Al entierro asistieron el Alcalde, el Secretario de Gobierno, el Personero Delegado de Derechos Humanos y otras autoridades que exhibieron las heridas de esta ciudad por la infamia y el absurdo, por una minoría que logra arrodillar a una mayoría que se pierde en el desespero de lo irremediable. Ese día el escenario fue para sus compañeros y amigos, una red de artistas y pelados alegres que hicieron un llamado a la vida y como respuesta a la cobardía, dijeron que la ruta era seguir creando, seguir expresándose y nunca ser violentos.

[sigue...]

Combatientes sin entusiasmo y jefes de un mito

Columnas > Paso sin destino Por: Lukas Jaramillo Escobar

19 dAmerica/Bogota agosto dAmerica/Bogota 2009 18:24 COT

El idilio es al deseo lo que el mito es al entusiasmo.

Mal habido el diario de un paramilitar en el libro Paracos, que intenta decorar sin éxito una vida ridícula para una guerra inmadura con caricaturas de enemigos, que recrean una vida de despropósitos, de contradicciones, carente de cualquier entusiasmo, sin ninguna dificultad real que pudiera por lo menos simular un poco de heroísmo. Las barrigas pronto reemplazan los cuerpos campesinos y el whisky, mareado a hielos, la cantimplora de la estética militar. No se esconden muchas realidades en el presunto diario de aquel delincuente y menos que no tenía muy claro su lugar en el mundo, ni en esa historia de gestas de días y parrandas de meses. Se tiene que reconstruir sin elementos un cuento que no tuvo buen momento: según él empezaron robándose unas vacas y de pronto ya tenían una empresa, luego la extorsión con el homicidio de civiles y de ahí el narcotráfico.

[sigue...]

¿Malos narcos y buenos narcos?

Columnas > Paso sin destino Por: Lukas Jaramillo Escobar

31 dAmerica/Bogota julio dAmerica/Bogota 2009 17:05 COT

La noticia, siempre trágica, del asesinato de una persona me pone a pensar en esa especie de narco que no sale en los más buscados y que además no se corresponde con la caricatura de ramplonería y falta de gusto. ¿Murió un narco en Medellín o murió un ex narco? Nadie sabe con exactitud, pero sí podemos saber que contó con la tolerancia amplia de la sociedad y que refleja el imaginario del “narco que la sabe hacer”: se mete al negocio y se sale a tiempo.

Me refiero a un hombre que vio muchas de sus propiedades incautadas por Estupefacientes y que era querido por muchos en ambos mundos, también un auténtico sobreviviente que conoció a Pablo y a la Oficina de Envigado. Claro que la columna no es sobre él, porque hay que respetar los muertos por sus familias, la columna es sobre esta ciudad que con una sociedad paralizada en el tiempo para algunas cosas, todavía le caben las diatribas de sus poetas nadaístas, fallecidos en el 76, sobre la doble moral de esta sociedad y unos raseros que muchas veces no son éticos, sino elitistas.

[sigue...]

Nos ganan de asco

Columnas > Paso sin destino Por: Lukas Jaramillo Escobar

15 dAmerica/Bogota julio dAmerica/Bogota 2009 19:54 COT

Todavía hay gobernadores que restringen la entrada a una piscina olímpica, con cálculo político, para impedir la buena publicidad de un Alcalde; hay aún alcaldes que prefieren que la seguridad se deteriore en un barrio, antes que prestar su territorio a un Ministro y concejales que le arman debate a una empresa pública porque está interfiriendo con sus negocios.

De un lado una ralea sin escrúpulos; de otro, unos avergonzados con lo ajeno y en el medio un montón de gente que resultan útiles sólo para los primeros: televidentes, miserables, “flanes”, áulicos de una desgracia que no entienden como compartida. Entre el derecho a “que no me jodan”, se va olvidando el deber de fregar (importunar) y vamos llegando a nuevas campañas electorales con “pobres del mundo a cuestas” y demócratas del capricho del desinterés que hacen de nuestro pedacito de país, primitivamente posmoderno, caldo de cultivo para que un estafador y déspota nade en aguas que aparentan ser de democracia.

[sigue...]

Fascinación clandestina: malas fronteras

Columnas > Paso sin destino Por: Lukas Jaramillo Escobar

1 dAmerica/Bogota julio dAmerica/Bogota 2009 13:11 COT

Muy cerca de la ciudad o en lo más profundo hay ciertos lugares, pasadizos, a los que sólo se accede con una llave que puede ser entregada por un guía o por herencia. El mundo de la ilegalidad es fascinante por el secreto, la noche, la oscuridad, pero este logra hacer del misterio algo absurdo, cuando la adrenalina fluye ante el dolor (unas veces comprendido y otras veces no) del otro.

Negocios como “lotear”, abastecer histéricos y decadentes adictos, atracar quinceañeras y meterse a la casa de una viejita son actividades cotidianas del hampa. Los empresarios del crimen son mercaderes del caos que usufructúan la desgracia y navegan ampliando la mella sobre la miseria, donde no se encuentra gloria alguna y no quedan más que las famas efímeras que se atan al miedo existente. La idea de que se conformen gigantes redes criminales con negocios como prestarles plata a los desesperados, la mendicidad, la prostitución infantil y hasta la venta de tintos de una etnia vuelta a reducir a la esclavitud, no deja de sorprender y cambia cualquier imagen aventurera del crimen. Lo que hemos imaginado y otros han escrito, romántico y a veces deslumbrante, es producto de mentes aliviadas con deseos anárquicos y bohemios que mal estaría asociarlos con criminales.

[sigue...]

Elecciones y selecciones: amantes y mendigos

Columnas > Paso sin destino Por: Lukas Jaramillo Escobar

17 dAmerica/Bogota junio dAmerica/Bogota 2009 23:24 COT

Atención a los personajes con aspiraciones presidenciales, habrá que ponerse en la tarea de rastrear los lenguajes soterrados y los gestos demasiado obvios para ser notados. El hecho de ir clasificando candidatos por su falta de gozo podría evitar una estafa de nuevo agónica. Volver a lo básico, tras los excesos del neón que hacen sospechosos los llamados a los valores de escaparate, para evitar que las cosas aparezcan tan feas.

Una tregua de la sobredosis de realidad que nos viene obligando a imágenes de nobles montañas trastocadas con todo lo macabro, la pudorosa selva arrebatada con el espanto de negocios ensangrentados y operaciones encantadas con malos polvos. Temas tan benignos como el de la infancia, la educación o la salud corrompidos con los más pueriles negocios de hombres sin gracia o desgraciados que en el momento todos hablaron de honradez y justicia.

[sigue...]

Esmog y jardín para un urbano y montañero

Columnas > Paso sin destino Por: Lukas Jaramillo Escobar

3 dAmerica/Bogota junio dAmerica/Bogota 2009 16:54 COT

La ciudad y el campo son dos espacios que buscan lo humano para hacer su entrada triunfal en este mundo mezquino que se remasteriza con las acciones de la gente o se somete hasta el cansancio con la belleza. En el jardín botánico de Medellín, tirado en una manga, lo mejor de lo urbano es un espacio que recuerda aquel lugar escondido en medio de un bosque, un lugar rural total.

Siempre he dicho que me considero un hombre urbano, no he militado en el ecologismo y prefiero un jardín con nevera cercana que una selva llena de jején, y entonces cuando vi a unos niños montándose por la reja, me dije que esa imperfección urbana, peligrosa, desordenada, poco higiénica, era lo mío y era el tipo de malas combinaciones que me definen. Hace mucho que no dormía en el campo, así tuviera que ser una ficción tangible entre el esmog de los buses y que el costo fuera un celular, el aparato ese tan desadaptado para el idilio de mi siesta sorprendida, pero que estaba repleto de números.

[sigue...]

Todas las columnas:

Información al instante

RSS

Entradas recientes

  • Una Vuelta para el olvido | Rafa XIII | 11.09.2014 14:07
  • Dos a uno: lágrimas de dolor y agradecimiento | Rafa XIII | 04.07.2014 22:50
  • DOS a cero: Colombia, entre los ocho mejores del mundo | Rafa XIII | 28.06.2014 23:19
  • CUATRO a uno: el diez y el récord | Rafa XIII | 25.06.2014 13:37
  • DOS a uno: ¡estamos clasificados! | Rafa XIII | 20.06.2014 10:41
  • TRES a cero: el debut soñado | Rafa XIII | 15.06.2014 8:39
  • Quintana y Urán, de oro y plata | Rafa XIII | 01.06.2014 12:49
  • Elecciones 2014: dos bestias y media | Daniel Ramos | 26.05.2014 6:30
  • Una guerrilla en busca de identidad | Daniel Ramos | 21.05.2014 4:20
  • Los hombres de Pékerman | Rafa XIII | 13.05.2014 21:07
  • Comentarios recientes

    Artículos destacados:

    Entrega inmediata:

    

    Entradas por mes


    septiembre 2014
    L M X J V S D
    « jul    
    1234567
    891011121314
    15161718192021
    22232425262728
    2930  

    Alianzas

    Radio Altair De la Urbe Servicio Sudamericano de Noticias
      soy decali.org BloGalaxia Soy libre, soy blogger No al secuestro Global Voices Online - The world is talking. Are you listening? Creative Commons Licence
    Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons

    Contacto: info[arroba]equinoxio[punto]org
    equinoXio en twitter | equinoXio en Facebook