equinoXio
 

Colombia - Cargada el 27.03.2017 07:34:32 COT 


Columnas

Las voces de equinoXio

¿Quién ronda a la Corte Suprema de Justicia?

Columnas > De nuestros huéspedes Por: Huésped

6 dAmerica/Bogota diciembre dAmerica/Bogota 2010 18:01 COT

Por Fernando Uribe de los Ríos*

Recuerdo ya vagamente en 1981 cuando egresé de la facultad de derecho de una Universidad de provincia que en mi pecho y en mi alma no cabía el valor de la justicia y mucho más grande aún el concepto que tenía de la Rama Judicial y sus miembros. Hablar en ese entonces del doctor Reyes Echandía y sus compañeros del Alto Tribunal era referirse a “Dignatarios” y “Juristas” en su sentido lato. Eran lo más grande, dignos de imitar, de emular.

[sigue…]

Escenas de infancia

Columnas > De nuestros huéspedes Por: Huésped

19 dAmerica/Bogota septiembre dAmerica/Bogota 2010 11:40 COT

Por Wanderson Cardeño C.

Niño frente a una playa

Muchas mañanas me encontré con mi madre en la cocina de nuestra casa que estaba cerca del pueblo donde nací. Siempre me levantaba temprano a ver como los trabajadores de la hacienda sacaban a pastar el ganado a la llanura cerca al río. Nunca lo olvidaré, ella preparaba un delicioso chocolate y un quesito que no volví a sentir. Aquella escena, verla frente al fogón de leña, se quedó grabada en mi memoria. Siempre me llamaba, no supe cómo la oía, considerando que me encontraba muy lejos de allí, pero acertaba y en la entrada de nuestra casa me esperaba, me obligaba a lavarme las manos y a esperar hasta que se enfriara un poco el desayuno.

[sigue…]

Sobre las corridas de toros

Columnas > De nuestros huéspedes Por: Ramón

9 dAmerica/Bogota julio dAmerica/Bogota 2010 17:09 COT

Con motivo de la celebración de conocidos eventos y festividades en España en estos meses, como los ya famosos en toda Europa San Fermines, me gustaría acercarles un poco más en detalle a nuestra cultura; Conocida tierra bañada por mares y océanos, forjada entre valles y montañas que mueren dónde sus cálidas playas nacen. Tan famosa por la hospitalidad y excentricidad de sus gentes como encantadoramente multicultural. Y los toros. La conocida España de “los toros”…

Haber tenido la suerte de recorrer Europa y enriquecerse de sus diferentes culturas me han servido para descubrir cuanta curiosidad y en ocasiones admiración despierta mi país entre los nativos, haciendo a uno sabedor de la responsabilidad que conlleva ser embajador de su tierra lejos del hogar. Y por ello es, que siento la necesidad de compartir con ustedes una parte de la España más popular y tradicional, adentrándonos en la realidad de los tópicos.

Honor y valentía. Arena, sangre y gloria. Pero… ¿qué sabe el resto de Europa de nuestra denominada “fiesta nacional”, más allá de la orgullosa bravura que esconde la imagen del noble animal que la representa?

[sigue…]

Sobre la ceguera

Columnas > De nuestros huéspedes Por: Huésped

17 dAmerica/Bogota junio dAmerica/Bogota 2010 22:03 COT

Por Sergio Andrés Giraldo Galeano

(Acerca de las elecciones del 30 de mayo)

A mi amigo César Cano Muñoz, porque sé que a pesar de todo continúa creyendo en la Utopía.

Podría decirse que la distopía es una utopía desesperanzadora o una utopía siniestra. Si la Utopía nos invita a caminar –según la bellísima imagen de Eduardo Galeano-, la distopía nos obliga a paralizarnos. Si la Utopía es pulsión creadora, la distopía es atonía inmovilista. Si la Utopía es la expresión más depurada de nuestra capacidad imaginativa, la distopía es la máxima expresión del pesimismo. Si la Utopía es Igualdad, la distopía es sometimiento. Si la Utopía es Libertad, la distopía es esclavitud. 

Sin embargo, la Utopía y la distopía se ven envueltas en una situación doblemente dialéctica: primero, comparten un mismo origen pues ambas parten de una crítica al  presente para plantear una visión del futuro; y, segundo, la Utopía puede contener elementos distópicos, así como la distopía puede albergar situaciones utópicas. Esto dependerá de los sueños, proyectos o intereses que cada ser humano tenga, ya que “mis Utopías se pueden convertir en las pesadillas de los otros”.

[sigue…]

Copenhague, Dinamarca: un lugar para una blanca y nevada navidad

Columnas > De nuestros huéspedes Por: Huésped

6 dAmerica/Bogota enero dAmerica/Bogota 2010 12:48 COT

Por Diego Casaes*

Jardines de Tivoli

Fui seleccionado entre 92 participantes de una competencia de blogging para asistir a la COP15, la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el cambio climático. Además de la oportunidad de formar parte de uno de los momentos más importantes en la historia de la humanidad, me deleitó el hecho de poder visitar Copenhague una vez más, pero ahora en medio de la temporada navideña, justo antes del comienzo de las fiestas de fin de año.

Árboles de navidad

Copenhague brilla. Quiero decir, literalmente. Tan asombrado por los días tan cortos en el invierno de Copenhague, pude ver la belleza de la luz del día reemplazada por la belleza de las luces navideñas por todos lados, cuando la noche sustituía el día: en las tiendas, en las calles, en las plazas, en todas partes.

En el fin de semana anterior a mi regreso a Brasil, fui a explorar Copenhague y ver a sus habitantes disfrutar la idea de la navidad. Dos lugares de la ciudad me llamaron la atención por diferentes motivos: el primero fue la Strøget, descrita como la mayor zona de compras de la ciudad y la calle comercial peatonal más larga de Europa; el segundo fueron los jardines de Tivoli en el centro de la ciudad, un parque histórico y un lugar lleno de historias.

Strøget

La Strøget es el cielo de los consumidores; es un lugar para comprar, un sitio para divertirse. Pero de algún modo es más que eso. Mi visita a la Strøget fue realmente breve, pues no tenía el dinero para comprar algo, pero además de ser un paraíso consumista, me di cuenta de que puede ser un pequeño vistazo del espíritu navideño en Dinamarca. La Strøget era un lugar lleno de alegría, lleno de música y lleno de gente. Los papás tenían a sus hijos con bellas sonrisas en sus rostros mientras miraban fijamente las vitrinas, yendo hacia Papá Noel, los renos y los muñecos de nieve.

Strøget

Se podían ver muchos hombres y mujeres vestidos como Papá Noel, con grandes avisos en las bicicletas y en los tableros, llamando a los peatones para que entraran a las tiendas y gastaran todo su dinero en regalos para sus seres queridos. Hacía frío. Para mí, sentí la navidad como la que vemos en televisión, especialmente porque nunca había visto nieve ni sentido un clima verdaderamente frío en mi vida.

Dentro del silencio de la gente paseando por la zona y la risa de los niños, se podía escuchar fácilmente el coro de villancicos navideños y el sonido de las bandas luchando con los Ad-Santas por la atención de las personas. Música clásica, pop, rock, villancicos, música escocesa, piano. Uno podía escuchar muchos estilos musicales diferentes que llenan la temporada navideña.

Jardines de Tivoli

También fui a visitar los jardines de Tivoli, un lugar cubierto por la nieve, la misma nieve blanca que se supone cubre la temporada navideña. Tivoli es el lugar del mercado navideño, una atracción especial para turistas y daneses que quieren pasar un día o una noche en el parque de diveresiones más famoso e icónico de Dinamarca. En el mercado se puede encontrar todo lo relacionado con la navidad: adornos para el árbol, regalos, comida, etc.

Tivoli, que fue inspiración para el cuento de hadas de Hans Christian Andersen El ruiseñor, resume el espíritu de la navidad y la bella relación entre la alegría de la fecha y la manera en que los daneses viven sus vidas y celebran las fiestas. Recuerdo haber leído que Dinamarca fue elegida el lugar más feliz de la Tierra. Si escogiera una razón por la cual se les otorgó este título tras visitarla y echar un vistazo a una de las tradiciones más antiguas de la humanidad, con facilidad elegiría la navidad como una de ellas.

Mercado

Como latinoamericano que visita Europa y teniendo la oportunidad de ser testigo de su tradición desde una perspectiva tan cercana, me di cuenta, de nuevo, de que, como dije en mi relato de la navidad en Brasil hace unos días, perdemos el tiempo cuando criticamos demasiado la navidad. ¿Por qué no disfrutar una blanca y nevada navidad como los daneses? Si no tenemos nieve, por lo menos podemos aprender de ellos que celebrar la felicidad es la verdadera razón para celebrar la navidad.

*El autor es colaborador de Global Voices Online y editor de su versión en portugués. Traducido del inglés por Julián Ortega Martínez

Carta abierta al alcalde de Manizales

Columnas > De nuestros huéspedes Por: Agustín Cisneros

20 dAmerica/Bogota octubre dAmerica/Bogota 2009 10:05 COT

Bogotá, D. C., Octubre 19 de 2009

Doctor

JUAN MANUEL LLANO

Alcalde de Manizales

Ciudad

 

Apreciado Doctor,

Con sorpresa he visto la decisión que ha tomado su señoría para defender y salvaguardar el honor de los colombianos. En definitiva, un colombiano de bien como usted se autodefine, debe tener la imperiosa necesidad de proteger la honra y el buen nombre de nuestros nacionales, así sea prohibiendo el hecho que un extranjero promueva sus reprochables actos de libertad, libre expresión —entre otros asuntos que defienden a capa y espada los terroristas— en medio de un concierto de pornográficos ritmos caribeños.

[sigue…]

Yo sobreviví a la gripa porcina

Columnas > De nuestros huéspedes Por: Sentido Común

9 dAmerica/Bogota mayo dAmerica/Bogota 2009 23:18 COT

FOTO: buho.blogia.com

Nota: El siguiente relato es una colaboración especial de una apreciada lectora, y está basado en hechos reales y fidedignos, relacionados con la famosa gripa pandémica que recorre hoy el mundo. Los nombres de los protagonistas han sido cambiados por la cronista para proteger su identidad; la lectura de este episodio narrado por la dulce Cata nos impone una profunda reflexión sobre la verdadera gravedad del mal y el no menos contagioso afán de informar, que podría estar propagando una peor pandemia de pánico.

Mi Dulce Compañía voló de Bogotá a México la mañana del domingo 29 de marzo de 2009. Luego de arribar al aeropuerto Benito Juárez, tomó un autobús en la terminal de buses para dirigirse a la preciosa ciudad de Taxco, en el estado de Guerrero, donde permaneció por cinco días y cuatro noches en un pintoresco hotel, en el que compartió con más o menos sesenta personas, casi todas de origen mexicano o residentes en México, un interesante seminario sobre radicales libres. Mi Dulce Compañía tiene la particularidad personal de no socializar, mucho menos rumbear, y todavía menos en país extraño. Y no sé si podrá sonar arrogante o ingenuo, pero no rumbea sin mí, la tierna Cata.

[sigue…]

Los cambios estéticos y el camelo genético

Columnas > De nuestros huéspedes Por: Jorge Luis Montealegre Torres

16 dAmerica/Bogota enero dAmerica/Bogota 2008 4:08 COT

Mujer desnuda

En este artículo podemos encontrar una pequeña relación entre los "cambios" que suelen hacerse a los cuerpos humanos contemporáneos, y el reflejo de nuestra relación con el entorno, a manera de "ecología corporal" o reflejo de "territorio" corporal.

Recordemos que, como afirma Gustavo Wilches-Chaux:

"…[el territorio es] una unidad indisoluble entre cuerpo y espíritu, en virtud de la cual somos, al mismo tiempo, individuos o "totalidades" autónomas, y "partes" o integrantes de una colectividad y de unos ecosistemas…"

[sigue…]

La utilidad de ser banquero

Columnas > De nuestros huéspedes Por: Markota

7 dAmerica/Bogota mayo dAmerica/Bogota 2006 7:19 COT

Según la revista Semana, las utilidades netas de las mil empresas más grandes de Colombia crecieron un 37% en 2005 y a los dueños de las 50 entidades del sector financiero les quedaron libres 5 y medio billones de pesos por concepto de utilidades.

Resultados como estos son mejores que los balances pesimistas y que las noticias de recesiones y quiebras; eso es un hecho. Sin embargo, esas sumas tienen que salir de algún lado y en el juego del ganar, alguien pierde.

Según el informe, publicado en la edición 1257 de abril 24 al 30 de 2006, la tercera parte de lo intereses que se ganaron los bancos viene de costos financieros: “uso de cajeros, servicios electrónicos y otros”. ¿Quiénes pagan esos costos? Los usuarios de los servicios. Y ¿quiénes son los que usan de esta clase de servicios? Los ciudadanos de a pie.

Antes que prestarle plata a la gente común y corriente, los bancos prefirieron poner una buena parte de sus recursos en inversiones menos arriesgadas, como los Títulos de Tesorería (TES), que son del Gobierno y en pagar intereses muy bajos a los ahorradores.

Al fin y al cabo los bancos son un negocio y no obras de caridad, podrían decir los banqueros.

Yo me pregunto, sin embargo, ¿dónde está la responsabilidad social de estas empresas? ¿Dónde su compromiso con el bienestar de la comunidad? Eso de poder alcanzar desorbitadas utilidades sin mejorarles las condiciones a los usuarios, que son los que le dan esas ganancias, solo se entiende en un país donde el gobierno de turno tiene algún impedimento para exigirle al sector bancario que modere su ambición. Me atrevo a decir que tiene que ver con favores que empiezan desde las mismas campañas políticas.

Colaboración especial para equinoXio de Markota

Todas las columnas:

Información al instante

RSS

Entradas recientes

  • Siete cajas, una ilusión | Marsares | 12.10.2015 10:17
  • Eterno resplandor de una mente sin recuerdos | Marsares | 29.01.2015 11:16
  • Paradojas cubanas | Daniel Ramos | 29.12.2014 9:00
  • Lo mejor y lo peor del deporte en 2014 | Rafa XIII | 07.12.2014 11:43
  • También la lluvia | Marsares | 30.10.2014 15:52
  • ¿Dónde está la bolita? | Marsares | 23.09.2014 19:13
  • Sobre el Brave Heart colombiano | Julián Rosero Navarrete | 19.09.2014 16:42
  • Una Vuelta para el olvido | Rafa XIII | 11.09.2014 14:07
  • Dos a uno: lágrimas de dolor y agradecimiento | Rafa XIII | 04.07.2014 22:50
  • DOS a cero: Colombia, entre los ocho mejores del mundo | Rafa XIII | 28.06.2014 23:19
  • Comentarios recientes

    Artículos destacados:

    Entrega inmediata:

    

    Entradas por mes


    marzo 2017
    L M X J V S D
    « Oct    
     12345
    6789101112
    13141516171819
    20212223242526
    2728293031  

    Alianzas

    Radio Altair De la Urbe Servicio Sudamericano de Noticias
      soy decali.org Soy libre, soy blogger No al secuestro Global Voices Online - The world is talking. Are you listening? Creative Commons Licence
    Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons

    Contacto: info[arroba]equinoxio[punto]org
    equinoXio en twitter | equinoXio en Facebook