equinoXio
 

Colombia - Cargada el 25.10.2014 01:55:16 COT 


Columnas

Las voces de equinoXio

Más devotas que con votos [tributo a Havel]

Columnas > El perdedor Por: Clandeldestino

3 dAmerica/Bogota abril dAmerica/Bogota 2009 7:33 COT

El perdedor y los objetos políticos

Con la participación de Alejandro Echandía M. C., Lukas Jaramillo Escobar y Juan Diego Jaramillo M.

“Mienten los que afirman que la política es algo sucio. La política es simplemente un trabajo que requiere de hombres genuinamente puros, puesto que al desarrollarlo podemos ensuciarnos moralmente con especial facilidad” — Václav Havel

Havel (por Alejandro Echandía M. C.)

¿Quién necesita más ganadores? En épocas de campañas presidenciales habrá que tener cuidado con tanto ganador. Por eso este mes en el Perdedor, con equinoXio, quisiéramos rendir tributo a un testimonio vivo de fracasar mejor: Václav Havel.

Sin duda, y con riesgo de caer en un cliché, nunca dejará de causar una sincera admiración la imagen del hombre bajando al mismo averno y sobreponiéndose a él. Con algo de justicia poética este dramaturgo checo, presidente entre 1989 y 2003, que fue encarcelado por la dictadura no sin antes verse prohibida toda su obra, subió a la cima. Él, que fracasó, volviéndose un perdedor para sus opresores, nunca extravió aquella integridad, aquel anhelo que nos recuerda lo que es verdad desde lo muy propio a lo muy vuestro, logró llegar con sus propias reglas, ganando todo lo que se permitió perder: un corazón sin precio, un hombre sin dedal.

Havel encabezó la llamada «revolución de terciopelo», que se constituía como una gran movilización popular que en última instancia consiguió el desmantelamiento de la dictadura sin derramamiento de sangre, para instaurar en Checoslovaquia un régimen democrático. Por sí solo ya es suficientemente decoroso un hombre que desde el arte (y también la farándula) haya constituido un movimiento que ignoraba lo militar para lograr pasar de la dictadura a la democracia, pero ya se hace a nuestros más profundos afectos cuando lo vemos, tras dejar la presidencia, dejando todo, volviendo al punto desde donde partió, con una obra autobiográfica. Estamos ante el testimonio de vida de aquel que en muchas ocasiones decidió perder para no ganar aquello que lo difuminaba en los absurdos del éxito.

[sigue...]

Menudo sin corazón, ¡a ganar!

Columnas > El perdedor Por: Clandeldestino

4 dAmerica/Bogota marzo dAmerica/Bogota 2009 9:30 COT

El perdedor y los objetos políticos

Con la participación de Juan Diego Jaramillo y Alejandro Echandía M. C.

Cuando Andrés se despertó y supo que no le habían dado la Hacienda —aquella oficina tan bonita (con tantas cosas) y bien servida—, confundido entendió que tenía que tener muchas haciendas y que su oficina menos lustrosa y a veces invadida por campesinos (y otros seres que con poder disimulan lo distintos que le son), le permitía ser el dueño no de una hacienda sino de muchas. Ya en la labor, entendió que en vez de cambiar dólares por pesos, a como diera lugar, arrancaría el cultivo de pan coger y cualquier maleza con flor que se le interpusiera, para sembrar la regordeta chata palmita africana.

Cargado de sueños se levantó nuestro ilustrísimo señor de las palmas africanas, que de hecho reemplazaron a la palma de cera como símbolo patrio, sintió que su terrateniente responsabilidad debía importar a todo el país y que Uribe debía tenía un sucesor que, a pesar de que no le sirviera su ropa, tenía que cargar con la heroica responsabilidad de continuar con la labor de hacer marchar a los colombianos hacía un lugar duro, sintético sin corazón, pero con temple decencia y mucha seguridad.

[sigue...]

Ficciones: política y enamoramiento

Artículo destacado > El perdedor Por: Clandeldestino

20 dAmerica/Bogota enero dAmerica/Bogota 2009 11:26 COT

El perdedor y los objetos políticos

Con la participación de Alejandro Echandía M. C., Juan Diego Jaramillo Morales, Luis Echavarría Estrada

A partir de la fecha, el colectivo Clandeldestino se une a equinoXio en calidad de columnista habitual de nuestra revista digital. Antes del texto de su primer artículo, publicamos la descripción de su columna.

El perdedor

“Da igual. Prueba otra vez. Fracasa otra vez. Fracasa mejor”. (Samuel Beckett)

Querido lector: no espere encontrar en esta sección algún afán por cabalgar frescamente sobre la coyuntura; más bien, encontrará que nos asombra el estancamiento de tantas cosas, que el ritmillo noticioso intenta mitigar con amnesia para el asco de tragedias que no son nuevas. Ya por supuesto, no creemos que todo se vaya a joder, ya hubiera pasado hace rato; más bien observamos que las tragedias y las miserias de nuestro acontecer gubernamental (que no es diametralmente opuesto a muchos otros) van creando sus propios agentes, especímenes que se adaptan y se lucran en ese escenario, como especímenes que no liberan a su anfitrión, ni lo eliminan.

El primer fracaso

Por su puesto que hoy en día existimos un gran grupo de personajes poco serios para los que tentativamente colonizan los hilos del poder político, desadaptados, desconectados de alguna realidad que nos intentan vender, sin lenguaje, ni deseo para entablar un dialogo con los padres y salvadores de la patria, en todo caso y afortunadamente subestimados, un puñado de perdedores para un político bien “serio”, prácticamente un doctor más.

El segundo fracaso

Hay un equilibrio delicado al que se aferran agentes que recrean una elite bastante mediocre, he ahí la pulsión inconfesable para que nada cambie en el fondo. La torpeza y la ingenuidad de que todo puede seguir igual privilegiando nuestras mezquindades, habla de comunes exponentes de nuestra clase política que no se han dado cuenta de que, al no apostar por una “salvación colectiva”, se van encerrando, perdiendo las llaves del juego, para al final llegar al pareja del absurdo, donde sólo hay estatuas cagadas por palomas; allí donde la enfermedad y la vejez conectan el principio y el final de la cadena alimenticia y nos mezclan a todos en la tragedia final de ser colombianos, de nuestra ciega soberbia como humanos.

Es tan ridículo aquel político que hace todo igual que antes y se cree importante por un nombramiento que a nadie le importa. No descresta el que se cree hábil por lograr estafar varios ciudadanos con necesidades y lograr el apoyo de varios empresarios que lo ven como un idiota útil o un mal necesario. Un político que, egocéntrico, se cree el centro del mundo, sin detenerse a pensar en los públicos imaginados de hoy, de las dispersas mayorías que están en otras cosas y, de igual forma, que la admiración de hombres y los suspiros de mujeres (o en la ecuación que corresponda al sexo deseado) los ocasionan hoy artistas y empresarios, contando sólo con ciudadanos varados que encuentran una opción en seguirle la corriente. Por más que los más despreciables de su clase ganen grandes fortunas con su habilidad para mentir, engañar y tomar los atajos de la cobardía (de aquellos que no fueron capaces de construir empresa, de hacer negocios siguiendo las reglas del juego y prefirieron hacer política), afortunadamente para la justicia poética y la comedia, son personajes desagradables a los que algo siempre les faltará.

Fracasar mejor

Fracasar en este mundo de tontos por cientos y absurdas ilusiones no es tan grave, lo que hemos querido esclarecer acá es que hay dos clases de perdedores: nosotros y ellos; nosotros los que nos salvamos fracasando, intentando cosas inservibles (disfuncionales) y no jugamos el juego que otros intentan hacer creer, que no es un juego sino la vida real o asuntos de caballeros. Y ellos, aquellos que son perdedores, irremediablemente para nosotros, por querernos engañar con tan poca gracia, con su mortalidad enmarcada por el olvido de aquellos que lo aclaman con cálculos igual de mezquinos a su trayectoria.

En la política suele haber dos factores decisivos por los cuales ser evaluado por los perdedores de éste lado: la lealtad frente a sí mismo (convicciones), que supere siempre las que merecen otros (grupos o personas), y la mezquindad para seguir la corriente. Muchas veces, alguien que empieza a escalar en política es subestimado como un perdedor por no seguir la corriente y contradecir lo popular o la costumbre, así como por ser inflexible y de esa forma perder la posibilidad de alianzas que allanarían su triunfo. Ese personaje que efectivamente muchas veces “pierde” para satisfacción de los “ganadores” tradicionales, merecerá toda nuestra simpatía.

Los objetos políticos

Nos desprenderemos acá de cuanto eufemismo vayamos encontrando, evitando las ideas abstractas, que ya en este tiempo de desconexión y olvido, no hay con que comer o por lo menos, aderezar. Lo invitamos a que rescatemos con un poquito de ingenuidad, buen humor y paciencia lírica la intensidad de lo íntimo y cotidiano con miras a lo que se juega en lo público, para experimentar desde nuestro propio afán (no el de ese mundo aparte y autocontenido de los candidatos y servidores públicos) lo político.

Tres hombres

Desde aquí, invitamos a los políticos a ser contenidos, como lo que son, fichas de un juego que se les volvió real, pretendemos que entren en nuestra cotidianidad y mundo subjetivo, como piezas curiosas de colección, juguetes. No es nuestro afán irritar a un político o a uno de sus seguidores, pero ya no les queda más que volverse cosas o cositas curiosas, como un jugador de fútbol en un álbum, como un peluche que se puede abrazar o pellizcar para que diga la frase que tanto nos irrita con algo de masoquismo, como una miniatura que se puede enfrentar a otra enfrentando nuestro caprichoso gusto por querer que uno gane.

Cada vez somos más los que superamos la orfandad de estar esperando que alguien nos salve. Y en cada momento, en cada una de las cosas de un mundo subjetivo, mucho más rico que el mundo “real”, procuramos vencer la tentación de salvar a otros. Existen temas serios y temas banales. Hoy por hoy, cuando celebramos el relativismo con el cual ser eternamente adolescentes, eternamente apáticos e insolentes, no sabemos de dónde provenga la autoridad para esa clasificación.

Este es pues un clamor por que la política recobre algo de su belleza deportiva y la agenda pública camine más por donde caminan las pasiones de los descreídos.

Ficciones: política y enamoramiento

Pareciera algo difícil encontrar la estética de la política, siendo éste un espacio de funcionarios, de burócratas, de hombres de letras moribundas, de leyes que reproducen tradiciones, de costumbres y sobre todo de ficciones administrativas. Con raras excepciones, vemos retratos de personajes inspiradores cuando nos acercamos a lo que los autores escriben sobre políticos modernos. La literatura como un espejo de las mejores de las verdades no puede más que trabajar con las verosímiles pasiones de cada campo, narrando historias donde la ridiculez del  poderoso sólo nos puede producir el asco absurdo, como se ejemplifica con Vargas Llosa en las descripciones del “todo poderoso Chivo”, que como tantos golpistas y empresarios del voto, no sabían, como la gente normal, que todo no es posible (-D. Rousset; 1947-).

[sigue...]

Todas las columnas:

Información al instante

RSS

Entradas recientes

  • ¿Dónde está la bolita? | Marsares | 23.09.2014 19:13
  • Sobre el Brave Heart colombiano | Julián Rosero Navarrete | 19.09.2014 16:42
  • Una Vuelta para el olvido | Rafa XIII | 11.09.2014 14:07
  • Dos a uno: lágrimas de dolor y agradecimiento | Rafa XIII | 04.07.2014 22:50
  • DOS a cero: Colombia, entre los ocho mejores del mundo | Rafa XIII | 28.06.2014 23:19
  • CUATRO a uno: el diez y el récord | Rafa XIII | 25.06.2014 13:37
  • DOS a uno: ¡estamos clasificados! | Rafa XIII | 20.06.2014 10:41
  • TRES a cero: el debut soñado | Rafa XIII | 15.06.2014 8:39
  • Quintana y Urán, de oro y plata | Rafa XIII | 01.06.2014 12:49
  • Elecciones 2014: dos bestias y media | Daniel Ramos | 26.05.2014 6:30
  • Comentarios recientes

    Artículos destacados:

    Entrega inmediata:

    

    Entradas por mes


    octubre 2014
    L M X J V S D
    « sep    
     12345
    6789101112
    13141516171819
    20212223242526
    2728293031  

    Alianzas

    Radio Altair De la Urbe Servicio Sudamericano de Noticias
      soy decali.org BloGalaxia Soy libre, soy blogger No al secuestro Global Voices Online - The world is talking. Are you listening? Creative Commons Licence
    Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons

    Contacto: info[arroba]equinoxio[punto]org
    equinoXio en twitter | equinoXio en Facebook