equinoXio
 

Colombia - Cargada el 27.07.2017 04:46:29 COT 


Columnas

Las voces de equinoXio

Me voy de equinoXio

Austral > Columnas Por: Julio Suárez Anturi

18 dAmerica/Bogota Noviembre dAmerica/Bogota 2006 7:22 COT

Coincidencialmente, hacía poco había desarrollado una crónica sobre inquilinatos –“cité”– cuando me invitó Sentido Común a formar parte de equinoXio. Este proyecto se concibió como una casa –metáfora que, como ya lo he dicho, ya está rebasada–, y dentro de esa casa hay “inquilinos”.

¡Resultó ser una experiencia irrepetible!

Es equinoXio un proyecto que ha tenido un desarrollo rápido, y que puede tener tantos puntos de fuga en la perspectiva hacia el porvenir, como lo quieran sus inquilinos.

Además de proyecto editorial, propuesta blogosférica y punto de encuentro, equinoXio también es un grupo de personas, por naturaleza imperfectas, con fortalezas y debilidades.

Las fortalezas del resto de los inquilinos, estoy seguro que se enfilarán hacia la estrategia del proyecto, en una dialéctica que no se puede perder de vista.

El nombre de equinoXio –que ojalá con el tiempo se convierta en una marca reconocible masivamente– hace referencia a un sentido de igualdad, aunque sabemos que esto es más fácil de decir que de poner en práctica.

Con la consciencia de todo lo anterior, al menos la mía, equinoXio irrumpió en la blogosfera de Colombia hace muy poco, 6 meses y medio: el 8 de mayo.

En estos momentos ocupa una posición destacada en el ránking de Blogalaxia, lo cual para unos es toda una hazaña, y para otros un simple factor numérico que no debe distraer esfuerzos de la esencia del proyecto.

Tanto más meritorio esa escalada ante los ojos de los demás, por cuanto, en menos tiempo que 6 meses y medio, la blogosfera colombiana ha crecido 27,7 por ciento.

Ciertamente, el 25 de julio pasado, por tomar una fecha anotada, había 821 blogs registrados en Blogalaxia Hoy, el registro asciende un poco más de 1.049.

Las condiciones de competencia no son fáciles. Hay blogs excelentes, a los que se debe llegar con admiración. También, y no es un secreto ni una blasfemia, hay en la blogosfera una enorme cantidad de blogs que no motivan, no aportan: pareciera que no tienen una razón de ser.

Sin embargo, equinoXialmente tienen derecho de estar.

Esto que anoto ocurre no solamente en Colombia, cuyo universo blogosférico es bastante pequeño. Situación de habla mal del proceso de conectividad del país.

Su alarmante pequeñez, lo es en dos sentidos: en relación con otros países, y en cuanto consideramos la proporción de blogs frente al tamaño de la población.

Lo importante, creo yo, son las proteínas de las que hace gala la blogosfera colombiana.

La misma en la que navega equinoXio, con enjundia y fortaleza. Por eso, no dejo de estar orgulloso de haber sido parte de este milagro.

Sin embargo, hasta aquí llega mi participación. Me retiro.

Y lo hago muy a contrapelo de la imposible plurarquía. En un colectivo no puede existir un propietario, y de haberlo, jamás habrá plurarquia ni horizontalidad.

Y siento que fluyo mejor cuando la información y la toma de decisiones está equinoXialmente disponible, es compartida y aceptada.

Por eso, afortunadamente, para tomar esta decisión, fui, felizmente, autárquico.

Me sustraigo del porvenir del proyecto, al cual, desde luego, deseo todo lo mejor –todo lo que Dios y las circunstancias le permitan.

Ya me despedí de todos los inquilinos equinoXiales, los originales, y de cada uno de ellos recibí lo que tienen para dar.

En la historia de equinoXio ya está escrito, para siempre, que fui uno de quienes puso las bases del proyecto, y lo hice a lo largo de los primeros 6 meses y medio.

Esto significa, también, que esta columna, Austral, que procuraba salir los días 4 y 18 de cada mes, culmina, con la presente “entrada” (o post), su ciclo feliz.

Quienes deseen compartir sobre literatura, periodismo y vida, los espero, entonces, en Astrolabio.

Hasta pronto, pues.

Dios y las circunstancias, deciden ahora.

Abrazo.

Microsoft y los mapuches

Austral > Columnas Por: Julio Suárez Anturi

4 dAmerica/Bogota Noviembre dAmerica/Bogota 2006 1:01 COT

Para algunos la tecnología no es un avance de la sociedad sino una amenaza, y su presencia en territorio de pueblos originarios un verdadero atentado. [sigue…]

Pedofilia

Austral > Columnas Por: Julio Suárez Anturi

18 dAmerica/Bogota Octubre dAmerica/Bogota 2006 10:13 COT

Casos de pedofilia como los denunciados por Julián Ortega en equinoXio: Efraín Rozo Rincón, Germán Pinilla y Roberto Ospina, que no reciben las sanciones que ameritan, enseñan que, además de la impunidad y encubrimiento institucional señalados, constituyen un fenómeno sin fronteras ni condición social.

Particularmente en el ámbito de las congregaciones religiosas se han hecho denuncias en Estados Unidos, Irlanda y Francia contra sacerdotes y obispos, sin incluir lo que debe estar ocurriendo en otras latitudes del mundo.

Si bien los casos de pedofilia se presentan particularmente deleznables en comunidades de adoración divina, estamos hablando de un fenómeno que no es exclusivo de los claustros donde ejercen estas personas que tienen un compromiso religioso ante la comunidad.

Para comenzar, digamos que la pedofilia es la condición según la cual la edad del sujeto es discordante con la edad del objeto de la atracción sexual. Estamos ante un caso de un adulto deseando sexualmente a un niño.

La pedofilia es, pues, un fenómeno que trasciende los límites de una agrupación beatífica y se instala en la condición humana misma y guarda particularidades frente a la prostitución y la pornografía infantiles.

De la misma manera que trasciende ciertas fronteras sociales para desarrollarse en cualquier ser humano, específicamente masculino, también puede ser heterosexual como bisexual y homosexual.

Chile ha estado sacudido por este tipo de fenómenos, tanto como Inglaterra y Colombia, y además de mostrar que el radio de acción es amplio como la especie humana, se debió comenzar a ver como una enfermedad.

No es fácil para un padre de familia aceptar que el sujeto que tuvo acceso carnal con su hijito de 6 años es alguien que padece un trastorno en su conducta sexual, que debe ser considerado como un caso clínico. La primera reacción de una madre, ciertamente, será la de arrancarle los genitales al perpetrador y pisotearlos y escupirlos.

Pero la ley y la ciencia van por otros rumbos. A uno mismo, como periodista y lector de noticias de pedofilia no resulta fácil incorporar en nuestro entramado ético que ese sujeto repulsivo –porque comienza a adquirir una estampa satánica y abominable– también merece compasión.

Porque ese tipo está enfermo. Porque seguramente también sufre. Porque como lo dijo uno de aquellos que fue capturado en Santiago, era incapaz de controlar el impulso sexual ante un niño o una niña, y pedía a gritos que, por favor, le aplicaran la castración química.

Este era culpable de una serie de actos pedófilos, pero hay otros que de cuando en cuando los realizan, según sea la gravedad de su enfermedad. Como quiera que sea, es bueno saber que una de cada cuatro niñas, y uno de cada ocho niños, serán sexualmente agredidos antes de cumplir 16 años.

También, que en el 90 por ciento de las veces, el abusador es un hombre, y en más de un 80 por ciento de los casos, será el padre, un familiar o un conocido. Puede ocurrir que padre, familiar o conocido, sea un pedófilo encubierto.

Caso este el del senador Jorge Lavandero, que era conocido en la zona de Temuco –Novena Región– y ejercía además una posición de poder con los chiquillos del entorno, hijos e hijas de campesinos. Lavandero fue desaforado y procesado y está preso por pedofilia.

El propósito aquí, no obstante, no es sentar cátedra legislativa ni moral, sino presentar una arista en el menú de consideraciones de un fenómeno que suele enlodar la sociedad.

Adicionalmente, ofrecer las siguientes sugerencias para el cuidado de hijos, sobrinos, ahijados, vecinitos que queramos cuidar:

–Si los niños son pequeños, para enseñarles cuáles son las partes privadas que nadie debe tocar, el especialista sugiere hacer una analogía con las zonas que cubren los trajes de baño.

–Igualmente, explícale quién puede y quién no puede mirarlo y tocarlo. (Por ejemplo, su médico pediatra es uno de los que “sí” puede. Lo mismo si tiene una nana de confianza.)

–Explícales qué le deben decir a alguien que los quiere tocar. Así si les pasa, saben qué hacer.

–Asegúrate de que siempre tengan claro que ellos no tendrán un problema si se niegan a tocar a alguien o si te lo cuentan a ti.

–Háblales con términos sencillos y con la verdad.

–Si te hacen muchas preguntas, y no sabes qué responder, consulta con un profesional (médico, psicólogo o asistente social), en la escuela o centro de salud mental de tu comunidad.

–Termina la charla aclarándole a tu hijo que siempre estarás ahí para protegerlo, que puede contar contigo si alguien intenta algo.

Por último, dejar una pauta mínima para acompañar a los chiquillos, sobre todo en estos tiempos cibernéticos y despersonalizados:

  • Diles a tus hijos que nunca den su domicilio, nombre de la escuela, número telefónico o dirección electrónica.
  • Explícales que jamás vayan a encontrarse cara-a-cara a solas con un amigo que conocieron por Internet.
  • Aunque el “nuevo” amigo les diga que tiene 16 años y que va a la escuela en la ciudad vecina, explícales que puede ser mentira.
  • Monitorea a tu hijo cuando esté chateando o navegando por Internet.
  • Pregúntale a tu hijo si tiene una página personal. Si la tiene, explícale que eso no es un diario privado sino que su información está al alcance de todo el mundo, incluso de peligrosos predadores.
  • Si ves que algo se le va de las manos, no dudes en ponerle un límite a tu hijo.

A la pregunta de mi querido vecino equinoXial Julián Ortega de si aplicar cadena perpetua o castración química habría que añadir atención siquiátrica. Lo cual no quiere decir, para nada, que no se aplique cabalmente la ley penal.

Y un poco más allá: ¿qué sentirían ustedes, qué harían ustedes, si por acaso del destino un hijo les nace pedófilo –y Dios no lo quiera–, sabiendo que aún no hay un claro tratamiento científico para su manejo?

Vistazo a Singapur

Austral > Columnas Por: Julio Suárez Anturi

4 dAmerica/Bogota Octubre dAmerica/Bogota 2006 1:08 COT

De los cuatro tigres asiáticos el emblema de uno de ellos son los leones. Pequeños territorios que sorprendieron al mundo con tasas de crecimiento económico del 10 por ciento anual, y uno de ellos es apenas una ciudad. Una ciudad–Estado, pero en nada parecida a la antigua Roma, y me refiero a Singapur.

¿Podrá un país latinoamericano emular a Singapur? La respuesta es, nítidamente, no. Se sabe de la intentona de México, y es mejor que se pare ahí. Estas anotaciones de Singapur solo se proponen compartir información y una mirada admirativa.

[sigue…]

¿A dónde va la Derecha?

Austral > Columnas Por: Julio Suárez Anturi

18 dAmerica/Bogota Septiembre dAmerica/Bogota 2006 8:08 COT

Trato de cubrir, sin aspiraciones de historiador, el vacío para comprender lo que significó –y aún queda, en el aire y las costumbres–, el golpe militar de Augusto Pinochet aquel 11 de septiembre de 1973.

[sigue…]

La agonía de los porotos

Austral > Columnas Por: Julio Suárez Anturi

4 dAmerica/Bogota Septiembre dAmerica/Bogota 2006 9:59 COT

Siempre quise tener una familia numerosa. Y mi sueño más preciado era poderme sentar en la punta de una enorme mesa, y comer junto con mi pequeño batallón de chiquillos y chiquillas nacidos de los combates amatorios con mi mujer.

Y ello no fue así.. [sigue…]

La “Sociedad flexible”

Austral > Columnas Por: Julio Suárez Anturi

10 dAmerica/Bogota Agosto dAmerica/Bogota 2006 6:00 COT

Hay asuntos de la razón que el corazón no entiende, reza el proverbio, de la misma manera que hay asuntos del corazón que la razón no entiende.
Bien se puede aplicar la sentencia al manejo político que le dan los países a sus relaciones con los demás, que en ocasiones parece salido de lógica.
Incluso, dentro de cierta lógica, llama la atención algún evento, damos por caso, el súbito interés de Venezuela por el Mercado Común del Sur –Mercosur–, tras su previsible –este, sí– abandono de la Comunidad Andina de Naciones –Can.
Y desapercibidamente Chile expresa su interés por integrarse a la Can, cuando parecía vérsele a sus anchas en el Mercosur, y sobre todo, suscribiendo múltiples tratados de libre comercio, en un aparente desinterés por estar con el vecindario.
Se llegó a considerar que Chile estaba viviendo en una burbuja y mirando por encima del hombro a sus vecinos. Muchos criticaron a Chile porque –según lo veían– se consideraba "de mejor familia" que el resto de Latinoamérica.
Sin embargo, ahora quiere regresar al viejo grupo de amigos que abandonó en 1976, cuando entonces se llamaba Pacto Andino. Eran otros tiempos, ciertamente, y otras las consideraciones para integrarse o marchar a solas.
Según se cuenta, durante la posesión del presidente Álvaro Uribe y estando presentes en aquel salón del Palacio de Nariño los mandatarios de Ecuador, Alfredo Palacio y el Vicepresidente de Bolivia, Álvaro García –además del anfitrión–, se acercó el presidente de Perú Alan García a la presidenta Michelle Bachelet y le dijo:
–Los gobernantes de la Can tomamos la iniciativa de invitar a Chile a integrarse como miembro asociado. Su presencia fortalecerá al grupo.
Michelle Bachelet respondió, a tiempo que recibía la esquela:
–Vamos a trabajar fuerte para que a la brevedad esta invitación se haga realidad.
El Comercio –de Lima– informó el martes pasado que, según el presidente Alan García, la mandataria chilena le habría precisado que, en 20 días, se concretarán las cosas.
El mismo martes, La Tercera –de Santiago– informó del buen suceso de la visita de la presidenta a Bogotá, bajo el título "Bachelet da señal de unidad con García y Uribe y refuerza eje del Pacífico".
La noticia habla de un grupo de países, más allá de la Can y Mercosur, en los que estaría interesado Chile, a saber, México, Colombia, Ecuador y Perú. Y el diario los denominó "Eje del Pacífico".
De acuerdo con fuentes de La Moneda, La Tercera habla de una "sociedad flexible" conformada por Chile y estos últimos países mencionados.
Añade que con esa sociedad flexible "se haría contrapeso" a la izquierda dura de la región, conformada a la sazón por Bolivia, Cuba y Venezuela, y, de alguna manera, Argentina.
Adicionalmente, el contrapeso sería no tanto a la Can, sino al Mercosur, al cual acaba de ingresar Venezuela. Para Chile, hay con uno de los miembros del Mercosur una cierta contrariedad: en particular con Argentina, a raíz del incumplimiento de los acuerdos de suministro de gas.
Argentina ha dicho que también es comprador de gas, más exactamente cliente de Bolivia, y que su demanda interna ha crecido más allá de las previsiones hechas al momento de suscribir los acuerdos.
Chile, en realidad, no se incomoda con Mercosur hasta el punto de querer crearle un "contrapeso", sino que maneja una situación muy puntual con relación a sus requerimientos de energéticos.
No obstante, algo hay en el movimiento reciente en la política de los países, que pareciera salido de lógica, pues junto con ingresar a la Can, Chile quiere esa "sociedad flexible".
Por lo demás, México ha sido un fiel compañero de esta parte del continente, y en este momento es observador, al lado de Panamá, en la Can.
Como quiera que sea, si Chile fue considerado el niño bien del vecindario, también parece que puede mostrar su capacidad para jugar con igual desenvoltura con el resto de niños del barrio.
Pero, ¿hacia dónde conduce a Suramérica esta sucesión de intercambios de fichas en el juego de las estrategias, y los alinderamientos de Eje de la Izquierda Dura, Mercosur, Can, Eje del Pacífico y Sociedad Flexible…?
 

Abriendo puertas

Austral > Columnas Por: Julio Suárez Anturi

2 dAmerica/Bogota Agosto dAmerica/Bogota 2006 9:00 COT

A veces se presentan coyunturas en las que los eventos confluyen casi atropelladamente, y es cosa de vivir una de ellas.

De más, la expectativa por el estado de salud del mandatario cubano Fidel Castro: sin duda alguna haberle transmitido el mando, así sea de manera provisional, a su hermano Raúl señala un hito y la posibilidad cierta de que las cosas van a comenzar a cambiar en la isla.

[sigue…]

Los quesitos de Madame Gil

Austral > Columnas Por: Julio Suárez Anturi

21 dAmerica/Bogota Julio dAmerica/Bogota 2006 8:18 COT

A Jeanette Huerta, Gerardo Barrera, Felipe Saavedra, Ingrid Pérez y Sandra Rodríguez, les pasó lo mismo. Y a otros 5.512, también.
El asunto era así: cada uno aportaba 250 mil pesos y al cabo de un tiempo habrían duplicado esa suma.
El negocio consistía en que, a cambio de los 250 mil pesos, les entregaban un hongo con apariencia harinosa, que puesto a fermentar en leche se convertía en monedas de queso.. [sigue…]

Treinta días de paciencia

Austral > Columnas Por: Julio Suárez Anturi

11 dAmerica/Bogota Julio dAmerica/Bogota 2006 9:09 COT

Qué agobio resultó para muchos el Mundial Alemania 2006. Fueron treinta días en que el planeta entero giró en torno al balón. Una auténtica dictadura.

Contra semejante situación de monótona atmósfera, protestó con airado acento mi apreciada vecina Carobotero en su Libreta de Notas. "¡Estás obligado a ver, oír, palpar, oler y gustar fútbol! Esa sensación de dictadura no la soporto", escribió.

Aplaudió al canal Sony por su valiente declaración de "un canal sin mundial", y se congratuló por algunos blogs que hicieron público su rechazo del magno evento con "Me importa un carajo el mundial", y "Blog libre de Mundialitis".

La razón de fondo es que se le perdió el cariño al deporte universal, y se convirtió en profesional, palabra que designa la intencionalidad mercantil.

Cuando leí su columna estuve tentado a solidarizarme, pues, en frío, uno llega a otorgar la razón por aquella atmósfera enrarecida de octavos de final, cuartos de final, semifinal y final.

Sin embargo, justo terminé de leer cuando comenzaba el partido Alemania–Portugal. Y lo primero que hice fue plantarme frente al televisor, con una pequeña bolsa de maní en las manos. Tres a uno, terminó el encuentro.

Qué exhaustos iban quedando los jugadores con el paso de los minutos por conquistar el tercer lugar. El narrador –ahora en la televisión hay alguien que narra lo que uno está viendo– nos iba calentando la sangre a través del oído, y no fue posible evitar un brinco o una interjección.

A pesar de todo, Carobotero tenía razón. Pero el domingo pasado concluyó esa pesadilla. Italia se coronó Tetracampeón Mundial de Fútbol. Y no bien había terminado Zinedine Zidane de desvencijarle el esternón a Marco Materazzi –con su esférica cabeza de oro–, cuando ya se anunciaba el Mundial Suráfrica 2010.

Esta bien. Habrá que tener paciencia, entonces, para cuando vuelva el histérico entusiasmo que se apoderará del planeta entero durante los treinta fugaces días de fútbol que significarán la dictadura del próximo Mundial.

Aquello ocurrirá dentro de cuatro años. Habrá que tener paciencia. Es verdad.

Todas las columnas:

Información al instante

RSS

Entradas recientes

  • Siete cajas, una ilusión | Marsares | 12.10.2015 10:17
  • Eterno resplandor de una mente sin recuerdos | Marsares | 29.01.2015 11:16
  • Paradojas cubanas | Daniel Ramos | 29.12.2014 9:00
  • Lo mejor y lo peor del deporte en 2014 | Rafa XIII | 07.12.2014 11:43
  • También la lluvia | Marsares | 30.10.2014 15:52
  • ¿Dónde está la bolita? | Marsares | 23.09.2014 19:13
  • Sobre el Brave Heart colombiano | Julián Rosero Navarrete | 19.09.2014 16:42
  • Una Vuelta para el olvido | Rafa XIII | 11.09.2014 14:07
  • Dos a uno: lágrimas de dolor y agradecimiento | Rafa XIII | 04.07.2014 22:50
  • DOS a cero: Colombia, entre los ocho mejores del mundo | Rafa XIII | 28.06.2014 23:19
  • Comentarios recientes

    Artículos destacados:

    Entrega inmediata:

    

    Entradas por mes


    Julio 2017
    L M X J V S D
    « Oct    
     12
    3456789
    10111213141516
    17181920212223
    24252627282930
    31  

    Alianzas

    Radio Altair De la Urbe Servicio Sudamericano de Noticias
      soy decali.org Soy libre, soy blogger No al secuestro Global Voices Online - The world is talking. Are you listening? Creative Commons Licence
    Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons

    Contacto: info[arroba]equinoxio[punto]org
    equinoXio en twitter | equinoXio en Facebook