equinoXio
 

Colombia - Cargada el 28.05.2017 02:02:43 COT 

Estancias

Siga y siéntese cómodo.

Tiempo de cambiar

Crónicas Utópicas > Estancias
Por: Daniel Ramos

2 dAmerica/Bogota octubre dAmerica/Bogota 2009 11:17 COT

Mis disculpas a los lectores pues esta crónica utópica llega un poco tarde porque el emilio con el reportaje solo llegó hasta ahora. Esta es la hora en que no sabemos si fue la censura cubana o sencillamente los problemas de conexión en la Isla. La idea era hacer un cubrimiento del concierto de Paz sin fronteras en tiempo real, pero no lo conseguimos sino hasta ahora, en fin.

Lo primero es destacar la revolución que causó Juanes en La Habana, convocando a más de un millón de personas para el concierto financiado principalmente por él (ya lo han señalado millones de personas pero no vamos a ser la excepción acere). Las imágenes del concierto superan también a las que captamos cuando Bachelet anunció el fin del embargo a Cuba.

No soy muy aficionado a la música de Juanes, pero este acto recibe toda mi admiración y respeto. Como también admiro su valor y autoconfianza para cantar La camisa negra en La Habana, que es como irse uno de bogotano a bailar salsa en Juanchito.

Yo me preguntaba que cómo habrían hecho para seleccionar a los músicos cubanos que se presentaron, con toda la oferta musical que tiene Cuba. Pues de la misma manera en la que uno como bogotano se lanza a bailar salsa en Juanchito: por ignorancia, es decir, uno sabe que allá bailan salsa pero no tiene ni idea de cómo. Por supuesto, la elección de los Van Van y Orishas fue fabulosa, lástima que les dieron tan poco tiempo y nos dejaron a todos iniciados.

Cuando Juanes contó que después del concierto se había ido a un bar y había escuchado a unos músicos buenísimos, “creo que se llaman la Charanga Habanera”, pues comprendí que él no tenía ni idea de en dónde se había metido. Igual que me pasó a mí cuando empecé a bailar salsa en Juanchito, a diferencia de que los cubanos estaban agradecidos con él y no le preguntaron que “ajá, ¿ese bailadito insípido qué es? ¿ajá, y el ají de esa baladita?”, como hicieron conmigo o como todavía lo hacen aquí en Amsterdam (y eso que he aprendido a dar un par de vueltas).

El reportaje audiovisual de Yoani Sánchez es muy diciente al respecto. Miren ustedes el bailado de los cubanos cuando Juanes toca La camisa negra y cómo cambia cuando empiezan a tocar los Orishas:

Sobra decirlo, como ver bailando a un bogotano al lado de un caleño o costeño. Juanes grabó un video del momento mágico en que la gente empezó a tararear en masa una canción después del concierto:

Eran como los tambores de guerra, el anuncio de lo que se venía esa noche; ni más ni menos que el éxito que tiene reinando a David Calzado en toda Cuba:

El canto de los cubanos después del concierto terminó siendo entonces contrarrevolucionario, pues marcaba esa diferenciación que hacen los cubanos entre ellos y los que viven en Miami: Tú llorando en Miami y yo gozando en La Habana, que al final fue también la canción que recomendó Juanes del after party.

Pero este desconocimiento no es culpa en absoluto de Juanes, sino de ese embargo absurdo que nos tiene aislados con los cubanos, vaya a saber uno cuánto se demora en llegar tremenda canción a las emisoras en Miami. Por eso aquí difiero del análisis de Marsares. Como también difiero con Obama, quien afirmó que “la diplomacia cultural puede ser benéfica hasta cierto punto”. Por favor, ¿llamar diplomacia cultural al intercambio cultural entre latinoamericanos, al disfrute de nuestros músicos? Fueron los medios latinos los que cubrieron el análisis de todo lo sucedido con el concierto; los estadounidenses y los europeos apenas hicieron eco del mismo (y cuando lo hicieron fue para resaltar su dimensión política).

El embargo es una vergüenza para nosotros los latinos. Si Cuba fuera un actor estratégico comercial, como digamos China, ya estaría hasta Google haciendo un motor de búsqueda que satisfaciera al régimen castrista. Pero la historia es otra. Fue eso lo que más me gustó del concierto de Juanes (claro, junto a los Van Van y Orishas), esa suspensión temporal del embargo, ese acto de solidaridad con los cubanos que no han sido capaces de tener nuestros dirigentes (salvo Hugo probablemente): es tiempo de cambiar. Por ello, muchas gracias Juanes. Y qué pelotas: cuando vuelva a Juanchito, volveré a bailar con mi estilito bogotano reloaded, ya verán.
 

Problemas de percepción

Crónicas Utópicas > Estancias
Por: Daniel Ramos

3 dAmerica/Bogota septiembre dAmerica/Bogota 2009 7:00 COT

En marzo de 2006, durante la rueda de prensa por el estreno de 16 blocks, Bruce Willis resumió el espíritu del Plan Colombia para los gringos:

Los Estados Unidos y todas las personas interesadas en defender la libertad en la franja más extensa del mundo libre deben hacer todo lo necesario para acabar con el terrorismo sobre la faz del planeta. Y no solamente en Oriente Medio: creo que debemos ir a Colombia y hacer todo lo necesario para acabar con el narcotráfico. Está acabando con este país [EUA], está arruinando a todos los países a los que llega la cocaína. Fuente.

El presidente Uribe lo tildó entonces de arrogante e ignorante, de desconocer todos los sacrificios que Colombia ha hecho por acabar con el narcotráfico. Andrés Pastrana, entonces embajador en Washington, como que le mandó el borrador de la campaña Colombia es pasión para informarlo bien. Pero al fin y al cabo, Bruce Willis solamente estaba diciendo la verdad para muchos estadounidenses, incluyendo al Capitolio gringo. [sigue…]

¿El final de una utopía?

Artículo destacado > Crónicas Utópicas
Por: Daniel Ramos

10 dAmerica/Bogota agosto dAmerica/Bogota 2009 18:29 COT

Rupert Murdoch

A pesar de que uno sea multibillonario, asimilar pérdidas por 3.400 millones de dólares debe de ser un trago amargo, bastante amargo. ¿Usted qué haría en ese caso? La respuesta de Rupert Murdoch, el magnate de los medios de comunicación afectado, fue muy clara: hay que acabar con el modelo de noticias gratis en Internet.

[sigue…]

Operación Jaque: tras el eslabón perdido (II)

Crónicas Utópicas > Estancias
Por: Daniel Ramos

15 dAmerica/Bogota julio dAmerica/Bogota 2009 6:00 COT

 Actualizado: 22 de julio de 2009.

¿Cuál fue el origen de la Operación Jaque? De los interrogantes planteados en la crónica utópica anterior, se desprende que hay un eslabón perdido en la versión oficial presentada por el Ejército colombiano. En esta segunda crónica, presentaré otras dos hipótesis sobre el origen de Jaque.

La Operación Conejo

Poner conejo es una práctica campeona en Colombia. DMG, la evasión tributaria del Grupo Santodomingo con el traspaso de acciones de Bavaria, el impuesto a la producción y no a la venta de la cerveza, las promesas de los políticos, la subfacturación, etc. La segunda hipótesis dice que la Operación Jaque en realidad debería llamarse Operación Conejo.

Hace un año, el periodista Gonzalo Guillén publicó el artículo Detalles inéditos de la Operación Jaque. En este artículo, Guillén cuenta que dos abogados colombianos, Carlos Arturo Toro López y su socio, fueron contactados por intermediarios de la guerrilla para negociar la liberación de los secuestrados. Según esta versión, los cerebros detrás de la Operación Jaque fueron –sin saberlo– los mismos carceleros Gafas y César:

El contacto principal que mantuvo el puente entre los abogados y los dos carceleros de las FARC expuso que ‘‘ellos van a dar unas coordenadas a las que hay que llegar en helicópteros, los dos guerrilleros se subirán con los rehenes, se producirá la liberación y se les debe garantizar que no van a ser extraditados a Estados Unidos”, contó el abogado no identificado.

Operación Jaque (Portada)Es decir, la idea del rescate a través de los helicópteros fue de César y para nada inspirada en la operación Entebbe o alguna otra estrategia de la inteligencia israelí: 100% colombiana, como afirma el Ejército. Paradójicamente es uno de estos helicópteros pedidos por César el que ilustra la portada del libro de Torres y el que se volvió el símbolo de la Operación. No estaría demás entonces reconocerle en algo su parte en los derechos de autor de la Operación a César. El engaño electrónico vendría a ser la forma en que el Ejército estableció la comunicación con César para guiar la operación de rescate y hacerle creer a la guerrilla en caso de que los escucharan que todo marchaba según los procedimientos de las Farc.

El botín que estaba en juego por la liberación de los secuestrados era de cien millones trescientos cincuenta mil dólares (US$100.350.000): cien millones por la liberación de Ingrid, 350.000 por la de los interventores gringos. El grupo de abogados que conformó Toro estaba muy interesado en concretar esta negociación y recibir su comisión, pero cometieron una asunción grave:

Ambos [Toro y el abogado de Atlanta Jeffrey Manciagli] aceptaron encargarse de llevar el caso ante las autoridades norteamericanas, porque "si tú negocias aquí [Colombia] y no negocias con los gringos, no has negociado nada”, dijo el socio de Toro López en diálogo con este reportero.

La Inteligencia colombiana tiene más que infiltradas las comunicaciones de las FARC. Basta recordar la intercepción de las pruebas de supervivencia que las FARC les habían enviado a Chávez y Piedad Córdoba en noviembre de 2007. Es  probable que interceptaran al correo negociador de los carceleros de las FARC y se propusieran como objetivo organizar la Operación Jaque para hacerles creer a César y Gafas que la entrega de los secuestrados se estaba haciendo tal como ellos se la propusieron a Toro. En otras palabras, se trataba de ponerles un conejo histórico, al igual que al equipo negociador-negociante de Toro, que no contó con la astucia de la inteligencia colombiana: además del golpe a las FARC, se ahorraban los 100 millones de dólares de la recompensa.

Este posible origen de la Operación lo señala indirectamente el presidente Uribe, testimonio que sin duda pudo poner en peligro a la Operación Jaque:

Mientras las copias del poder viajaban hacia el sur de Colombia en manos del intermediario para que las firmaran los dos carceleros en sus guaridas amazónicas, el 13 de junio del 2008 el presidente de Colombia, Alvaro Uribe, reveló que Ingrid Betancourt aparentemente formaría parte de un grupo de secuestrados que iban a ser liberados por guerrilleros que esperaban beneficios a cambio, entre ellos el de no ser extraditados a Estados Unidos.

"A un guerrillero que está ofreciendo que va a entregar a Ingrid Betancourt y a otros secuestrados, se le mandó una carta que él pidió. La mandó la directora del DAS [policía secreta] con mi autorización, de que si cumple con eso no se le extradita. Ojalá esto sea verdad”, dijo Uribe aquel 13 de junio durante un discurso en Bogotá pronunciado en un foro llamado Inseguridad, dolor evitable, al que asistieron varios ex presidentes de América Latina.

 

Al lado de la avaricia económica hay también una historia de amor: el 1 de febrero de 2008 fue capturada Doris Adriana, la compañera de alias César. No se sabe con claridad el papel de ella en toda la Operación, quizás hizo de canal con César y Gafas y los convenció de seguir adelante con el intercambio. La recompensa por la liberación de los secuestrados era entonces un negocio redondo para la pareja de enamorados, Gafas y el grupo de abogados de Toro. De ñapa, se convertían en los gestores de la liberación de los secuestrados más famosos del mundo: mejor, imposible.

Pero el mensajero de Toro que viajaba a mediados de junio de 2008 con el poder avalado por el mismísimo presidente Uribe se perdió y no se volvió a saber de él, hasta el 2 de julio que se conoció el éxito de la Operación Jaque. Ese mismo día Toro, su equipo de abogados, Gafas, César y Doris Adriana descubrieron que su plan había sido infiltrado, les pusieron conejo y se quedaron viendo pajaritos en el aire o, como dirían Tola y Maruja, un chispero. La genialidad de la Operación Jaque estaría entonces en la capacidad de reaccionar rápidamente ante esta oportunidad que la avaricia (y, por qué no, el amor incondicional) de César les brindó para liberar a los secuestrados.

Vale también anotar el gran riesgo de Jaque según esta hipótesis: que César le pusiera conejo al Ejército y secuestrara a la misión humanitaria. O más grave aún, que el Secretariado hubiese reaccionado ante la infiltración que hizo pública Uribe, relevaran a Gafas y César del cuidado de los secuestrados y también secuestraran a la misión humanitaria. ¿Fue por esto que el Ejército diseñó el plan B? ¿la incertidumbre o duda que podría tener César?  Tanto el documental como el libro de Torres resaltan ese momento de duda en el que los helicópteros se hallan en posición pero no hay reacción de los guerrilleros. Se la juegan toda, toman la decisión de descender y se acercan a César.

¿Qué habrá pasado por la cabeza de César en esos minutos decisivos? ¿El famoso Qué hacer? ¿será que sí son o no? ¿a quién llamo a confirmar? ¿se perderá esa platica? ¿cuántos años más cuidando a Ingrid y los gringos? ¿hasta que nos tomemos el poder y nos lleven los millones de colombianos que representamos en hombros a la Plaza de Bolívar y la Casa de Nariño? Mejor –empezaría a fantasear– me voy de luna de miel a las playas blancas de Los Roques con un whiskey bien frío y con Dorita en hilo dental, como ese rojo que se puso la otra vez para mí solo en el Apaporis, uy, mamita, qué besos, cómo me despeinaba los bigotes, ya pronto estaremos juntos otra vez mi reina…  Y si aborto la operacion, ¿quién se aguanta la lora de Dorita después? "Pero usted sí es terco, ¿por qué no hizo lo que se le dijo? ¿era muy difícil subirse a un helicóptero o es que le tiene miedo a las alturas? ¿qué vamos a hacer ahora? Cuente a ver papá, esta gente no quiere volver, que usted no es un tipo serio". ¿Y qué tal que nos pongan conejo? Ahí sí que ni pa’un lado ni p’al otro. A ver, ¿qué está pasando ahí? ¿quiénes serán esos tipos que se bajaron del helicóptero? ¿Los de la televisión aquí? ¿Y ese hombre que se está acercando? Parece amigable y bien comido, está como barrigoncito, la buena vida, claro, la panza que me espera… Y quién sabe qué otras cavilaciones.  César tiene suficiente material como para publicar otro superventas en la literatura del secuestro: Operación Jaque: mi verdad.

Esta hipótesis esclarece también el eslabón perdido en la versión oficial: el origen de Jaque no fue el experimento del engaño electrónico, sino la reacción audaz e inmediata para aprovechar la puerta que, sin darse cuenta, les ofreció el enemigo. E igual que con la exhibición pública de las pruebas de supervivencia de manos del Ejército, el crédito de Jaque iba para éste, “la Operación más exitosa en toda la historia del Ejército y probablemente del mundo”, y se ahorraba el dinero de la recompensa. Una jugada sin duda magistral, inspirada en ese arte tan criollo de poner conejo y lo que la hace, como reclamaron el ministro y los generales, 100% de la inteligencia colombiana.

¿Qué tan verdadera puede ser esta hipótesis? Hasta donde se sabe, ningún medio le ha preguntado al presidente Uribe si hay conexión entre el anuncio que hizo el 13 de junio y la Operación Jaque. Además, en la versión oficial narrada por Torres este mensajero no aparece por ninguna parte. Con la reciente extradición de César, tal parece que el poder jamás llegó a sus manos, de lo contrario habría tenido alguna defensa para evitar que lo enviaran a EEUU y quizás por ello sus grandes dudas cuando llegaron los helicópteros al punto de encuentro. ¿Jaque Mate para César o podría ser aún incorporado a algún programa de testigos y recibir su recompensa? Al fin y al cabo, Doris Adriana ya fue extraditada a EEUU, ¿irán a reunirse finalmente allá? O acaso, en un giro sorprendente en esta historia, ¿resulta que el poder para no ser extraditado cubría a Gafas y no a César? Porque Gafas está en la lista Clinton, lo cual abre un signo de interrogación en la decisión de la Corte de no extraditarlo junto con César…

La Operación Conejo nos ayuda a comprender también el afán del Ejército de no dejar duda sobre su autoría (y su verdad) a través de la versión oficial elaborada por Torres y divulgada por la National Geographic. Aceptar que se valieron de las negociaciones del equipo de Toro con los carceleros sentaría el precedente para una demanda de Toro (abogado al fin y al cabo)  y minar la credibilidad del Ejército ante la posibilidad de otra negociación de secuestrados con miembros de la guerrilla. De otra manera, ¿por qué iban a revelar los secretos de inteligencia que utilizaron para la Operación? La versión tenía que ser lo suficientemente convincente como para no desmotivar a futuros colaboradores.

En Out of Captivity, los interventores gringos relatan la historia de un guerrillero en plena crisis existencial, aburrido de su vida sin sentido en las Farc, que les pregunta que si es cierto lo de la recompensa que le darían a quien ayudase a liberarlos y las fantasías que tiene al contemplar la posibilidad. Poco después este guerrillero se suicida ante la imposibilidad de resolver si se queda con la guerrilla o se va. La mano de Iván Ríos es otro símbolo de cuánto está corrompiendo la política de recompensas a la moral de las Farc. El Secretariado se está familiarizando cada vez más con el calificativo Vendidos.  Pero la fantasía de César, Gafas y Doris Adriana que pudo dar origen a la Operación Jaque es más que comprensible: ¿qué ser humano no soñaría con otra vida si tuviera que vivir tantos años en la selva persiguiendo una falsa utopía y cometiendo tantos crímenes de lesa humanidad a nombre de ella?

La Operación Farsa

La tercera hipótesis es la que sostienen las FARC y que presentó Pascual Serrano en Rebelión: qué Jaque ni qué conejo ni qué nada, Gafas y César vendieron a los prisioneros; la Operación Jaque no fue más que un espectáculo mediático, una farsa. El mediador francés Noël Saez parece sostener una versión similar: César y Gafas fueron comprados y el origen real de la Operación Jaque sería la captura de Doris Adriana, que llevaría meses después al contacto de César con el grupo de abogados de Toro:

En febrero de 2008, el presidente Uribe nos informó, a Bernard Kouchner y a mí sobre el arresto de la mujer de César, el guardián de Ingrid. Ella tenía responsabilidades importantes en la guerrilla. Es posible que César se haya volteado en ese momento. Luego, a finales de abril, principios de mayo, un abogado colombiano recibió a un emisario de César, diciendo que él se comprometía a liberar a los secuestrados a condición de no ser extraditado. De hecho, el presidente colombiano declaró que había sido contactado por un comandante de las Farc que había ofrecido liberarlos a cambio de no ser extraditado y que él había aprobado esa condición. Esa operación [Jaque] se ha presentado como una película al mejor estilo de Hollywood. Cuando se conoce bien a las Farc es impensable que esa operación ocurriese tal cual. [T. del A.]

Serrano utiliza la misma fuente que empleamos en la hipótesis de la Operación Conejo, el artículo de El Nuevo Herald, pero omite hablar sobre las diferencias fundamentales en el libreto que tenían planeado Toro y César con el que finalmente se llevó a cabo la Operación Jaque:

"Bueno, otra cosa que resultó distinta fue lo de Aguilar y Farfán. No estaba previsto que quedaran presos ni que fueran a ser extraditados a Estados Unidos”, contó el abogado no identificado.

Como tampoco estaba en el libreto la participación de la Cruz Roja Internacional, Telesur y demás actores que aparecieron en la Operación, elementos que terminaron por confundir o convencer a César de seguir adelante con el traslado de los prisioneros.

La posición final de esta hipótesis es que la Operación Jaque sencillamente sirve como golpe mediático para el Ejército y para encubrir la traición de los guerrilleros carceleros que se vendieron al enemigo (y que para rematar pasaron de traidores a traicionados).

El otro eslabón perdido

Pero hay otro eslabón perdido en la versión oficial de la Operación Jaque: ¿cuál es la conexión entre la Operación Fénix y la Operación Jaque? Prueba de su existencia nos la da una nueva filtración del presidente Uribe:

 El presidente de la República, Álvaro Uribe Vélez, dijo este jueves [2 de julio de 2009] que si no se hubiera realizado la Operación Fénix en la que fue abatido el vocero de las Farc, "Raúl Reyes", no se habría logrado la liberación de 15 secuestrados.

"Si no se hubiera hecho el bombardeo sobre el campamento del terrorista ‘Raúl Reyes’, la ‘Operación Jaque’ no habría sido posible".

En un encuentro con alcades en Bogotá, el jefe de Estado reiteró que la presencia de "Reyes" era impedimento para la Operación Jaque.

 "Porque ese terrorista desde allá controlaba que mantuvieran a los secuestrados en cautiverio. Para poder nosotros adelantar la ‘Operación Jaque’, fue necesario aislar a ese secuestrador de la cadena que mantenía en el cautiverio, que mantenía en la esclavitud, que mantenía en las peores condiciones a nuestros compatriotas. Está relacionado un tema con el otro".

 

¿Acaso el gran escollo para agrupar a los secuestrados en un mismo punto para intercambiarlos, como lo estaban negociando César y Gafas, era Raúl Reyes y su control sobre los secuestrados?

Sabemos que Doris Adriana fue capturada a principios de febrero de 2008. Es probable que la negociación haya empezado en los días o semanas siguientes. ¿Qué tan avanzadas estaban las negociaciones entre Saez y Raúl Reyes en marzo de 2008? Según Saez, a Reyes lo mataron 3 días antes de lograr la liberación inminente de los secuestrados. ¿Es entonces probable que el Gobierno tomara la decisión de eliminar a Reyes para que la liberación no se diera a través del canal Saez-Córdoba-Chávez sino del de Doris Adriana-César-Toro (y el conejo final)? Podemos imaginarnos lo que esto significaría: abrir la posibilidad de nuevo de que las Farc recibieran el anhelado estatuto de beligerancia, por iniciativa de Venezuela o Francia. Eliminar a Reyes era imperativo entonces.

¿O es acaso una simple frase retórica de Uribe para justificar la violación de la soberanía del territorio ecuatoriano con la Operación Fénix?

Más intrigante aún es que en el libro de Torres la Operación Jaque empieza en abril, no antes (Segunda parte, capítulo II): ¿por qué habla entonces Uribe de este nexo?

¿O cuál fue la información que se encontró en los computadores de Raúl Reyes que facilitó la Operación Jaque? En el libro de Torres, la única mención a la Operación Fénix se hace en calidad de factor motivador para la moral del Ejército, no como un elemento de inteligencia relevante para la Operación Jaque. ¿Cuál es entonces la relación entre ambas Operaciones? Tendremos que esperar quizás a una nueva filtración del presidente Uribe para esclarecer este eslabón en la versión oficial. De momento, la balanza se inclina más hacia las hipótesis de las Operaciones Conejo y Farsa.

¿Y entonces?

Conocer el verdadero origen de la Operación Jaque es relevante para saber qué dirección seguir para lograr la liberación de los demás secuestrados. Por ejemplo, si se comprueba la hipótesis de la Operación Conejo, el Gobierno habría lastimado seriamente la estrategia de la política de recompensas: además de correr el riesgo de fugarse con los secuestrados, los guerrilleros sabrían que es probable que el Gobierno no cumpla con lo prometido. Esta política ya no sería viable. O que el Gobierno crea la versión a medias del Ejército y les dé esperanzas a los secuestrados diciéndoles que vendrán operaciones Jaque 2, Jaque 3 y Jaque 4 sin necesidad de actores o mediadores internos o externos.

Entra también en juego la evaluación que estará haciendo el Secretariado sobre el grado de corrupción generado por la política de recompensas: de pronto es mejor salir de todos los secuestrados, negociarlos cuanto antes, evitar que se sigan fugando guerrilleros vendidos con secuestrados y los dejen sin cartas de negociación. Podría ser el camino que quieren transitar ahora con la liberación a cuentagotas de los secuestrados a través de Piedad Córdoba.  Como una nota al margen, asusta preguntarse cómo estarán manejando el narcotráfico entre sus filas en medio de tanta incomunicación, un negocio que deja dinero en efectivo y que ya ha provocado varias fugas millonarias.

El valor de los mediadores como Saëz se hace más evidente y relevante: no se puede dejar a la corrupción de los guerrilleros la liberación de los demás secuestrados. Lo ideal es encontrar la forma de negociar su liberación. Claro, la utopía sería llegar a un acuerdo en el que se lograse la desmovilización de las Farc, pero todavía falta bastante, desafortunadamente, para escribir esta crónica.

Operación Jaque: tras el eslabón perdido (I)

Crónicas Utópicas > Estancias
Por: Daniel Ramos

11 dAmerica/Bogota julio dAmerica/Bogota 2009 12:15 COT

Ese 2 de julio estaba cenando con amigos y me llegó un sms de una amiga: “Liberaron a Ingrid y los gringos secuestrados”. Como buen utópico, me imaginé que era un gesto unilateral de Alfonso Cano para relanzar el proceso de paz, una forma contundente de marcar su nuevo liderazgo como número uno de las FARC. La realidad, como ya todos sabemos, fue otra, o ¿la sabemos realmente?

Leí el libro de Juan Carlos Torres, Operación Jaque. La verdadera historia, y vi el documental de la National Geographic, que está basado ampliamente en el libro de Torres, si bien ambos se complementan muy bien: el soporte audiovisual le da más fuerza al libro. Me intrigaba sobre todo saber cómo se gestó la operación, me pareció el fruto de una inteligencia superior, una acción digna del Mossad (que en su sitio en Internet dice que una de sus tareas es ejecutar operaciones especiales allende sus fronteras).

Esta vez la intuición no me falló tanto: Torres comenta que uno de los méritos del ministro de Defensa Santos fue precisamente construir puentes con los servicios de inteligencia británicos e israelíes para mejorar la lucha antiterrorista. De hecho, en el capítulo IX de la segunda parte, Entebbe, se recuerda la operación del Mossad con este mismo nombre para liberar, el 3 de julio de 1976, a los prisioneros del vuelo de Air France secuestrado por el Frente Popular para la Liberación de Palestina (FPLP).

Y aquí es cuando viene la parte sorprendente del libro de Torres: la Operación Jaque tiene como origen una acción espontánea y sin ningún tipo de planificación alguna. Esto mismo se puede ver en el documental cuando el General Freddy Padilla dice: “Esta operación nace de abajo hacia arriba”. La misión que se le asignó a la Inteligencia el 6 de abril fue:

La misión prioritaria es seguir la instrucción de mi general Montoya y planear una operación de guerra electrónica que nos permita reubicar a los secuestrados y lanzar una operación de rescate o de cerco humanitario.

La Inteligencia se lanza a esta tarea y deciden utilizar el engaño electrónico –la infiltración de un intermediario en la comunicación entre dos frentes guerrilleros para canalizar la información a través de él, y tratar de localizar a los secuestrados. Pero una vez que se da la infiltración y localizan a los secuestrados, no se sabe qué hacer a partir de ese momento. La secuencia cronológica relatada por Torres así lo demuestra: la Inteligencia primero utilizó el engaño electrónico y luego se preguntaron: “Y ahora que los tenemos infiltrados, ¿qué vamos a hacer?”. Tanto así que se convocaron a los mandos superiores para planear alguna acción basada en el éxito del engaño electrónico. Y esta parte es sorprendente, pues significa que no se tenía claridad ni planificación alguna a la hora de ejecutar el engaño electrónico, ni idea de cómo retirarse del puente si era el caso o cuánto tiempo podrían mantener ese canal abierto sin ser descubiertos: Operación Jaque o el arte de la improvisación.

Esta parte no es creíble y de ahí la pregunta por el eslabón perdido. En el documental se afirma que hay expertos que llevan 20 años o más desencriptando las comunicaciones de las FARC. El engaño electrónico requiere de coraje, astucia y todos los demás valores que se le quieran agregar, pero cualquier persona familiarizada con los ensayos, pruebas y puestas a punto de esta técnica sabe que funciona y cuál es la mejor forma de ejecutarla. En otras palabras, la Inteligencia sabía que tenía este recurso: ¿por qué en el libro de Torres aparece como si estuvieran ensayándolo por primera vez? ¿no era además poner en peligro 20 años de trabajos de inteligencia por un experimento que podría fracasar? Y la pregunta central: ¿por qué hacerlo sin tener un objetivo claro?

De hecho, en este punto la operación no tenía nombre alguno: cuando se le presenta el resultado del experimento al general Montoya, comandante del Ejército, él los felicita y les pregunta: “¿Qué nombre tienen para la operación?”. Y aquí viene otra pregunta: ¿cuál operación? Según lo que nos informa Torres, en ese momento la operación se trataba solamente de ejecutar el engaño electrónico y localizar a los secuestrados. Se ponen a pensar con el general Montoya y llegan al nombre de la Operación: Jaque. En definitiva, aquí hay un eslabón perdido en la cadena de información.

Cuando a la cúpula del ejército se le informa del éxito del engaño electrónico y la necesidad de inventarse algo qué hacer a partir de ese momento, al General Díaz, director de Inteligencia del Ejército, se le prende el bombillo y dice: “Entebbe”. Es en este momento cuando la Operación Jaque realmente adquiere su objetivo, no antes. El lector medianamente curioso se preguntará: ¿acaso no fue al revés? Realmente es difícil aceptar que la Operación Jaque haya tenido su origen en el ensayo exitoso del engaño electrónico.

Recordé entonces ese Confidencial de Semana en el que se cuenta que había dos asesores israelíes que entrenaron a las fuerzas especiales que iban a participar en Jaque. De hecho, los iniciaron en el Krav Maga, el sistema oficial de combate y defensa personal usado por las fuerzas de defensa de Israel, la policía israelí y sus servicios de seguridad. ¿Por qué no se hace mención a estos asesores de inteligencia israelíes ni en el libro de Torres ni en el documental de National Geographic? Sí aparece en cambio el profesor de teatro que los introdujo en el método Stanislavsky. ¿Por qué no mostrar o mencionar a los expertos en Krav Maga? No habría sido ninguna sorpresa tampoco, pues no es la primera vez que se hace pública la presencia de asesores israelíes en el conflicto colombiano: las imágenes de Yair Klein dando clases son inolvidables.

Así pues, la presencia del Mossad (o de alguna otra forma de inteligencia israelí) es en todo caso innegable. La extensión de esta ayuda no la sabemos todavía, pero para darnos una idea, pensemos en lo atípica que es la Operación Jaque en los 50 años de lucha contra las FARC: no hay precedente alguno. Los únicos antecedentes de operaciones de inteligencia espectaculares que tenemos son los del M-19 con el robo del Cantón Norte, la toma de la Embajada Dominicana, el robo de la espada de Bolívar o ese capítulo de dolorosa recordación que fue la toma del Palacio de Justicia, por no mencionar su trabajo pionero en el engaño electrónico cuando sabotearon con frecuencia la señal de televisión nacional para transmitir sus mensajes a los colombianos.

Más aún: ¿por qué no se pensó algo similar anteriormente? Ya son más de 10 años que tienen los oficiales secuestrados en los campos de concentración móviles de las FARC. Es más creíble entonces pensar que ese puente que estableció el ministro Santos con la inteligencia británica e israelí finalmente dio un gran fruto. Por qué quieren mantenerlo oculto y darle todo el crédito al glorioso Ejército Nacional es un misterio.

Pero existen también otras dos hipótesis sobre el origen de la Operación Jaque diferentes o complementarias a la versión oficial que nos dan más pistas sobre el eslabón perdido. Estas las presentaremos en el siguiente capítulo de Crónicas Utópicas.

 

De la yerba y otros demonios

Crónicas Utópicas > Estancias
Por: Marsares

15 dAmerica/Bogota marzo dAmerica/Bogota 2009 15:04 COT

—¿En qué andas?

Su boca se contrajo un poco. Me miró como si lo hubiera pillado in fraganti. Fue apenas un segundo antes de que apareciera la sonrisa que lo salva desde que lo conozco, de todo mal y peligro.

—¿Crees en el diablo?

Esta vez fui el que sonreí.

—¿El diablo? Hace mucho tiempo que lo mataron los curas.

—¿Y si fuera un “falso positivo”?

Reímos porque no era descabellado pensar que hubiera podido sustraerse a la encerrona de los concilios, que reemplazaron los cuernos y la cola por condones, gays y abortos, convirtiéndole en un zombie patético que ya no asusta ni en Halloween.

—¿Quieres?

De una tabaquera de cuero negro sacó un poco de yerba y la colocó con cuidado sobre la mesa.

[sigue…]

Presidente Uribe denunció existencia de ‘bloque intelectual de los Paramilitares’

Crónicas Utópicas > Estancias
Por: Marsares

8 dAmerica/Bogota febrero dAmerica/Bogota 2009 9:45 COT

El presidente Álvaro Uribe Vélez solicitó a los colombianos no dejarse desorientar por el que denominó ‘bloque intelectual de los Paramilitares’, el cual, mientras habla de contar la verdad, desmovilizarse y acogerse a la Ley de Justicia y Paz, continúa delinquiendo.

Durante el Consejo Comunal de Gobierno en Villavicencio, el Primer Mandatario recordó cómo el departamento del Meta estuvo entre la guerra desencadenada por guerrilla y paramilitares, porque antes de implementarse la política de Seguridad Democrática, la opinión estaba confundida con el “cuentico” de desmovilización elaborado por los paramilitares.

“No vamos a permitir ahora que nos engañen. Los paramilitares tratando de desorientar produce sangre, pero hablan de querer acogerse a las instituciones. No vamos a permitir eso, compatriotas. No vamos a permitir ahora que el ‘bloque intelectual de los Paramilitares’ nos desoriente con un discurso de sometimiento a las instituciones que finalmente fortalezca el terrorismo y el narcotráfico, y nos toca dar esa batalla en todo el país”, expresó.

Dijo que los paramilitares ahora hablan de respeto por las instituciones, de reparación a las víctimas, de destapar sus nexos con los políticos, con los empresarios, con las Fuerzas Armadas de la Patria, sólo para atemorizar a los integrantes de las diferentes fuerzas que combaten el terrorismo y paralizar la política de Seguridad Democrática.

“A toda hora viven hablando de contar todo lo que saben, simplemente para atemorizar a nuestros soldados y policías. Toda violación a la ley la sancionamos, pero lo que no podemos permitir es que ahora ellos, con el cuentito de su sometimiento a la Ley de Justicia y Paz, con la acusación permanente a los políticos de la Patria, nos paralicen la política de Seguridad Democrática”, indicó.

“Ahora me dicen: ‘Presidente, no tenga lenguaje pendenciero, que mucho cuidado’. Entonces, pregunto: ¿no damos esta batalla? ¿Dejamos, entonces, que el país vuelva a la desorientación que conduce a la exaltación del terrorismo liderada por el ‘bloque intelectual de los Paramilitares? No caigamos en esa trampa”, añadió.

El Jefe de Estado dijo que este mismo bloque trata de confundir a la comunidad internacional con discursos que no tienen nada que ver con la realidad colombiana.

“El bloque intelectual de los Paramilitares lo que hace es decir en Europa, en Estados Unidos: ‘Cuidado, Uribe es guerrillero, no le aprueben a Colombia el TLC, que Uribe es guerrillero y violador de Derechos Humanos’. El bloque intelectual de los Paramilitares’ se estrella contra los hechos porque este es el Gobierno que le ha devuelto a Colombia confianza”, dijo.

El Presidente reiteró la invitación a los colombianos para que sigan apoyando la Seguridad Democrática, cuyo éxito se refleja en el número de paramilitares desmovilizados.

“No estamos en el paraíso. Esa culebra todavía sigue viva. Yo les digo a los compatriotas: insistamos en la Seguridad Democrática. Es el único camino que conduce a la paz. Por eso se han desmovilizado 50 mil paramilitares. No nos dejemos ahora distraer. Los paramilitares, mientras secuestran, trafican y asesinan, se quieren vestir con el manto de la desmovilización”, reiteró el mandatario.

¿Qué tan lobo soy yo?

Crónicas Utópicas > Estancias
Por: Daniel Ramos

9 dAmerica/Bogota diciembre dAmerica/Bogota 2008 19:27 COT

Cierro los ojos en la tina y pienso en Colombia. Aparece la nube de tags y lanzo algunas preguntas para tratar de entender la relación entre estos, si es que la tienen. Veo a Margarita Pabón tras las rejas, con esa cara de aburrida, de saberse atrapada y sin salida. ¿Qué es lo que hay en Putumayo que hace delirar tanto a la gente? David Eduardo salió de allá con la idea de la pirámide lavadora global de DMG que, según la memoria digital de Pabón, tenía proyectado llegar a los billones de dólares de flujo de caja. La gente en Putumayo protesta porque no dejan “lavar, lavar y lavar”. La verdad no tiene nada de extraño que Colombia sea el país donde más se cultiva la idea de legalizar la droga. Fidel Castro deja como constancia, por si algún ingenuo todavía tiene duda, de los planes de las FARC con la zona de distensión, “la toma definitiva del poder”: ¿se cultivó este plan también en Putumayo o fue en Caquetá?

Toda empresa necesita una dosis saludable de Utopía, pero esto de las FARC o DMG es excesivo traspasando la frontera del delirio. Aunque bueno, con las sumas de dinero que manejan los carteles de la droga, es fácil imaginarse que el cielo es el límite: 15 años después de la muerte de Pablo y el imaginario de los narcos parece ser el mismo. Ferraris y burbujas 4×4. Bastante pertinente la reflexión de Sentido Común: “un crimen comunal: el amor al dinero que nos lleva a olvidar la ley”.

Lo que me lleva al título de esta crónica: pregúntese “¿Qué tan lobo soy yo?” Para saberlo, practique el siguiente ejercicio (toma alrededor de 15 minutos): imagínese que se encontró una guaca de las FARC, o que recibió rendimientos de 150% de DMG sobre los millones que invirtió, o en el peor de los casos, que está recibiendo los jugosos rendimientos de su línea de narcotráfico. ¿Qué hará con ese dinero? Escriba en una lista las diez primeras respuestas que se le ocurran.

La segunda parte del ejercicio es la siguiente: imagínese que la cantidad de dinero que se imaginó que recibió es, en realidad, apenas el 1% de todo el dinero que acaba de recibir hace una hora. ¿Qué hará con él ahora? Puede medir su grado de lobería de más a menos yendo desde la imagen de un lamborghini naranja con Natalia París como copiloto hasta las declaraciones de que usted en realidad trabaja para los pobres o “el pueblo colombiano” (como tanto le gusta decir a las FARC).

La parte final del ejercicio es relajarse después de tanta excitación, bajarse del Ferrari y las burbujas, imaginarse en una playa soleada disfrutando de unas merecidas vacaciones. Trate que su lobo interior se vaya diluyendo en la imagen y procure no involucrarse en actividades ilícitas.
 

Holanda: “¡Nos encanta Obama!”

Crónicas Utópicas > Especial elecciones en Estados Unidos, 2008 > Estancias
Por: Daniel Ramos

3 dAmerica/Bogota noviembre dAmerica/Bogota 2008 11:14 COT

"Estamos locos por Obama", infografía tomada de www.depers.nl
Estamos locos por Obama (pero no sabemos nada sobre sus planteamientos), infografía tomada de DePers.nl.

Las últimas encuestas dicen que 85% de los neerlandeses está a favor de Obama, 9%, de McCain. Y 65% cree que de ser elegido, Obama corre gran riesgo de ser asesinado. ¿Pero qué tan bien conocen los holandeses a Obama? La semana pasada publicaron el diario De Pers y el programa de televisión EenVandaag el resultado de una encuesta (muestra: 21.000 personas) de la cual se desprende que la mayoría no conoce los planteamientos de Obama.

[sigue…]

El anuribismo

Artículo destacado > Crónicas Utópicas
Por: Marsares

20 dAmerica/Bogota septiembre dAmerica/Bogota 2008 22:49 COT

¿Un mundo sin Uribe?

En un país donde el uribismo es una religión y llevar la contraria lo convierte en prospecto de mártir, extraña que existan personas a las que no les interese Uribe. Estos especímenes son los anuribistas. Viven en un mundo propio, donde el diario vivir no está diseñado para Uribe. En otras palabras, para ellos el presidente de Colombia no existe.

Hace unos días Édison Gómez, un joven antioqueño de 24 años, escribió un artículo para el periódico Pregón de las comunas en Medellín, en el que contaba cómo era ser anuribista. En él decía que nunca se había sentido atraído por Uribe en términos políticos. “Cuando tenía 18 años, mi padre me regaló el folleto de los 100 puntos con los que Uribe pretendía transformar a Colombia. Me sentí como si estuviera leyendo acerca de otro país. No sabía que había gente interesada en lo que proponía el ex gobernador”, escribió. Contaba que alguna vez intentó leerse dicho folleto, pero lo único que logró fue aburrirse tanto “como si estuviera mirando un periódico viejo”. Llegó a imaginarse cómo sería ese país ideal en algunas ocasiones, pero dice que al hacerlo no pensaba en nada en especial ni fantaseaba, “sólo era por pasar el tiempo cuando no tenía nada más que hacer”.

El caso de Edison no es único. De hecho, el joven se casó hace nueve meses con una mujer que también se considera anuribista y entre los dos todo funciona de maravilla, sin las perturbaciones cotidianas de la telenovela reeleccionista, reformas para sacar la piedra, visitas palaciegas clandestinas o el sainete de los impedimentos que afectan los matrimonios uribistas y antiuribistas.

La existencia de los anuribistas es cada vez más conocida gracias a Facebook. El portal anuribistas.org, de la organización anuribista Vivir sin Uribe (VISU), es el más conocido sobre el tema y reúne a personas de toda Colombia que aseguran tener esta condición. También es visitada por quienes están confundidos y no saben si son o no son uribistas. Allí, se trata el anuribismo como una inclinación política más, al lado del furibismo, el antiuribismo o el oporturibismo, entre otras. “Es diferente al celibato político, ya que éste es una decisión personal. El anuribismo es una parte intrínseca de lo que somos, no hace que nuestra vida sea mejor o peor, simplemente afrontamos retos diferentes a los del resto de la gente”, se lee en la página.

Los anuribistas sostienen que no desprecian a Uribe ni les da tirria, simplemente no les interesa. Dicen tener las mismas necesidades políticas de cualquier ser humano, y aunque algunos se sienten mejor solos, también hay quienes encajan bien en grupos y hasta tienen amigos donde es posible conversar sobre cualquier tema sin incluir a Uribe. Muchos se sienten atraídos hacia personas que giran alrededor de Uribe, pero no en términos políticos sino más bien por afinidad intelectual o por la personalidad. Por eso, aunque suene contradictorio, los anuribistas se definen como políticos, así no haya intenciones burocráticas o paraburocráticas de por medio.

Como en el caso de Édison, hay quienes se buscan entre sí para hablar del país y pueden entablar amistades que por lo general son duraderas, así haya escasa o nula controversia uribista, ya que para ellos no hay un vínculo entre Uribe y la política.

¿Patología?

Desde del punto de vista estadístico, médico y siquiátrico, el asunto no ha sido muy tratado, entre otras cosas porque no llama la atención. El politólogo Alberto Rodríguez dice que de los aproximadamente 5.000 casos que ha estudiado, sólo uno está relacionado con este tema. Además, prefiere hablar de hipouribistas y no de anuribistas, ya que para él no existe alguien que no tenga alguna manifestación uribista.

Rodríguez explica que “los hipouribistas son personas que aunque tienen poco interés en Uribe son felices. Solo conversan conmigo porque le tienen miedo a la sociedad y porque se sienten fuera de lugar y piensan que son bichos raros”, dice. Otros acuden con los siquiatras porque a pesar de no tener interés en la Seguridad Democrática deciden entablar relaciones con uribistas activos. Estas relaciones pueden marchar bien por pocos meses, pero con el tiempo el uribismo se vuelve tan recalcitrante que se sientan frustrados. Estos casos por lo general terminan en rompimientos.

El analista político Francisco de la Hoz dice que en seis años de correría por el país no ha encontrado a ningún paciente anuribista. “Hay una diferencia muy clara entre ser anuribista y estar anuribista. He conocido personas que no han tenido pensamientos a favor o en contra de Uribe en los últimos dos años pero que antes sí los tenían”. Se refiere a que muchas personas bloquean sus impulsos. En ese grupo entrarían por ejemplo las personas que han sido despedidas de la burocracia estatal que pierden el interés por Uribe y no buscan una nueva palanca política, ya sea por desengaño o porque nadie quiere saber de ellos. También los que por una opinión se privan de su ser político, como los vendedores ambulantes y los pensionados que mantienen su anuribismo sin contratiempos.

Para algunos expertos, detrás del rótulo de anuribistas puede esconderse un problema. Según Alfredo Ran Helms, siquiatra y máster en uribología, “el anuribista es un ente patológico por antonomasia. No es motivo de orgullo, es una tragedia, porque estas personas están perdiendo uno de los instintos más enriquecedores del colombiano”. Para él, la política es inherente al ser humano y muchas personas que no sufren ninguna patología pueden querer pasar por anuribistas para ocultar un síndrome de Samper Pan, que se entiende como la negación a madurar y adquirir responsabilidades, o para ocultar una disfunción intelectual y no sentirse estigmatizados. La anorexia uribista es otro factor. Ran Helms la define como “abandono” político. “Son hombres y mujeres que desprecian la política después de haberla vivido por traumas o violaciones a sus derechos. Es gente que ha tenido malas experiencias”.

Otros pueden tener problemas para relacionarse, como en el caso de los apragmáticos, que son personas demasiado tímidas y ansiosas que le tienen miedo a expresar su uribismo o antiuribismo porque por su contexto familiar nunca aprendieron a relacionarse o tener contacto físico con el directorio político de su región. Por otra parte, también puede tratarse de un desequilibrio intelectual.

Pero no todos presentan esta clase de problemas. Según Ran Helms, la mayoría de la gente que ha tenido ocasión de examinar y que dice no tener impulsos políticos tiene perfiles intelectuales normales y no presenta ningún impedimento sicológico para tener relaciones amistosas con políticos. “Son personas normales y con buenas relaciones interpersonales. La mayoría son mejores trabajadores que la gente promedio, ya que se concentran más y no pierden el tiempo pensando en Uribe como el resto”, dice.

El Gobierno aún no tiene una explicación para el fenómeno, aunque hay quienes creen que posiblemente se trata de una variable intelectual determinada por la genética, o de una señalada conexión cerebral. Probablemente, como en tantos otros temas, la respuesta no está a la vuelta de la esquina. Quizás, en la próxima reelección se aclare un poco el panorama.

Todas las estancias:

Información al instante

RSS

Entradas recientes

  • Siete cajas, una ilusión | Marsares | 12.10.2015 10:17
  • Eterno resplandor de una mente sin recuerdos | Marsares | 29.01.2015 11:16
  • Paradojas cubanas | Daniel Ramos | 29.12.2014 9:00
  • Lo mejor y lo peor del deporte en 2014 | Rafa XIII | 07.12.2014 11:43
  • También la lluvia | Marsares | 30.10.2014 15:52
  • ¿Dónde está la bolita? | Marsares | 23.09.2014 19:13
  • Sobre el Brave Heart colombiano | Julián Rosero Navarrete | 19.09.2014 16:42
  • Una Vuelta para el olvido | Rafa XIII | 11.09.2014 14:07
  • Dos a uno: lágrimas de dolor y agradecimiento | Rafa XIII | 04.07.2014 22:50
  • DOS a cero: Colombia, entre los ocho mejores del mundo | Rafa XIII | 28.06.2014 23:19
  • Comentarios recientes

    Artículos destacados:

    Entrega inmediata:

    

    Entradas por mes


    mayo 2017
    L M X J V S D
    « Oct    
    1234567
    891011121314
    15161718192021
    22232425262728
    293031  

    Alianzas

    Radio Altair De la Urbe Servicio Sudamericano de Noticias
      soy decali.org Soy libre, soy blogger No al secuestro Global Voices Online - The world is talking. Are you listening? Creative Commons Licence
    Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons

    Contacto: info[arroba]equinoxio[punto]org
    equinoXio en twitter | equinoXio en Facebook