equinoXio
 

Colombia - Cargada el 28.05.2017 01:57:02 COT 

Entre las office ladies, el complejo de Lolita, las “mujeres de solaz” y las “máquinas de procrear”

Especial Día Internacional de la Mujer 2007
Por

jueves 8 de marzo de 2007 0:01 COT

Mujeres en un vagón de tren (Foto: ionushi/Flickr, licencia CC-BY)

Mujeres en un vagón de tren (Foto: ionushi/Flickr, licencia CC-BY)

En el último siglo y medio, Japón pasó de ser una nación insular aislada del mundo y con un régimen feudal a ser el segundo país más rico de la tierra, completamente integrado con el resto del planeta y líder en tecnología. Sin embargo, hay asuntos en los cuales esa nación tiene todavía un camino bastante largo por recorrer.

Si bien antes de la derrota japonesa en la Segunda Guerra Mundial la mujer era considerada inferior a los hombres (el código civil de 1898 no les permitía ser cabeza de hogar, ni tener bienes, amén de tener dificultades para divorciarse y no tener prelación en la custodia de los niños), en el siglo XII disfrutaban de algunos de esos “privilegios”. Algunas mujeres podían ser artistas o escritoras, como Murasaki Shikibu, autora del legendario Genji monogatari. Incluso hubo ocho emperatrices. Las cosas cambiaron, al menos formalmente, con la ocupación estadounidense (1946-1952), que les concedió igualdad, derecho a votar y les regresó los “privilegios” antes mencionados. No obstante, en la práctica las cosas no han cambiado tanto como debieran.

El papel de la mujer

Tapete a la entrada del acceso a los vagones "sólo para mujeres" (Foto: damien m in japan/Flickr, licencia CC-BY)
Tapete a la entrada del acceso a los vagones "sólo para mujeres". En 2005 Tokio siguió el ejemplo de Nagoya y Ciudad de México, ante las quejas por la "sobadera" y la "tocadera" por parte de los caballeros en las horas pico en los trenes (Foto: damien m in japan/Flickr, licencia CC-BY)

Susan J. Pharr, investigadora de Harvard, afirmaba que a comienzos de los años 90 había tres clases o visiones del papel de la mujer en la sociedad nipona. Las neotradicionalistas, por un lado, representadas en las llamadas office ladies, que son mujeres que salen a trabajar a fin de ganar algo de independencia, conseguir dinero para ahorrar y darse gusto y de paso ir buscando marido, a quien le servirán y apoyarán en la difícil vida laboral en una empresa a la que le dedica la vida entera. Si estudian, elegirán carreras técnicas más cortas, para no “ser más estudiadas” que sus respectivos esposos. A pesar de los cambios en la educación y en otros aspectos gracias a la occidentalización del país, este grupo conserva algunas de las tradiciones patriarcales japonesas. En el otro extremo, se hallan las igualitarias radicales, un grupo muy pequeño asociado con el feminismo, que también es muy reducido, que desafía los convencionalismos y las limitaciones impuestas a las mujeres, así como la separación de los sexos en asuntos como la forma de hablar o las actividades que realizan. En el “centro” se hallan lo que Pharr llama las “nuevas mujeres”, las que trabajan y además tienen una familia por la que velan y cuidan, si bien es común que retrasen lo más posible la hora de casarse, porque de hacerlo y en caso de tener hijos, les tocará renunciar a sus empleos. Muchas de ellas se desempeñan en profesiones de creación reciente, generalmente relacionadas con los adelantos tecnológicos (Susan J. Pharr y Jeannie P. C. Lo, “A Woman’s Place”, en Japan Encyclopedia, Tokio: Kōdansha, 1993).

Las cosas siguen más o menos así, si bien cada día más office ladies se vuelven “nuevas mujeres”. El debate sobre la baja en la tasa de la natalidad, que de seguir la tendencia actual, hará que la población del país caiga de los actuales 126 millones a 90 millones en 2055, ha demostrado por un lado la ceguera de los políticos locales (como el ministro de salud Hakuo Yanagisawa, que las llamó “máquinas de procrear” y quien dijo que las personas “saludables” debían tener por lo menos dos hijos, prácticamente acabando su no tan discreta carrera política) y por el otro la necesidad de impulsar políticas que estimulen a las mujeres a “sentar cabeza” y formar una familia, con seguridad laboral y de salud (por no hablar de la inmigración, un tema igual de difícil). Merecidamente, Yanagisawa ha sido el blanco de toda clase de críticas (hasta sacaron camisetas que tienen como lema su desafortunada frase) y el hecho de que el primer ministro Shinzō Abe se empeñe en mantenerlo en su puesto (junto con otras cosas que mencionaremos más adelante) le puede salir caro a este último.

Japonesas con celular, durante el Mundial de Fútbol de 2006 (Foto: Mark Walter/Flickr, licencia CC-BY-SA)

Japonesas con celular, durante el Mundial de Fútbol de 2006 (Foto: Mark Walter/Flickr, licencia CC-BY-SA)

Sin embargo, las mujeres que se atreven a ser “modernas” suelen enfrentar la difícil presión social, ejercida tanto por los hombres, por obvias razones, como por otras mujeres, que con gestos y actitudes poco amables tratan de mantener el sistema patriarcal. A pesar de los códigos y decretos que supuestamente les garantizan igualdad, ellas siguen ganando menos que los hombres, trabajan y además deben ocuparse de la casa, pocas ocupan cargos de alta responsabilidad y menos de la décima parte del parlamento –y un porcentaje ligeramente superior en las asambleas locales— está conformado por mujeres. Los políticos suelen ejercer discriminación contra sus colegas, incluso dentro del partido, como Mariko Hitsui, que abandonó su colectividad siendo diputada de Tokio, por el maltrato de sus colegas. Muy pocas se atreven a hacer empresa, aún teniendo suficiente capital, pues ello es “mal visto” por algunos conservadores. La fuerza laboral femenina crece con lentitud pasmosa.

Por otro lado, bien notorias son las llamadas “subculturas urbanas”, que se reflejan especialmente en la forma de vestir, buscando llamar la atención en medio de la típica búsqueda de la propia identidad que suelen tener los adolescentes. Asimismo, y como hemos señalado antes, muchas de las veinteañeras optan por no casarse, buscar su propia independencia y ser exitosas en su trabajo, dándose gusto en todo, gastando a más no poder en ropa y accesorios de marca. Muchas de ellas, así como de las más rancias office ladies, siguen los dictados de varias revistas, en las que se da cátedra de lo último para la mujer de hoy: ropa de marca, uñas pintadas, tacones altos y bolsos de diseñador. ¿Una muestra más del monoculturalismo nipón?

Las lolitas y las “mujeres de solaz”

Como en muchos países del mundo, la mujer es considerada objeto sexual. En Japón ello suele empezar incluso años antes que en el resto. Ejemplo de ello son las famosas gravure idols, modelos que posan en bikini, algunas desde los 12 años, y cuyas fotos aparecen en revistas para adolescentes y adultos jóvenes. Desde luego, también sacan DVD, catálogos de fotos, calendarios y demás productos relacionados, amén de aparecer en los programas nocturnos de variedades. A medida que se acercan a la edad de 25 años, si no quieren ver terminada su carrera, algunas optan por volverse actrices, cantantes o presentadoras. El tema del “complejo de Lolita” tiene su historia, pero digamos que en Japón es más “aceptado”. Niñas de primaria posando en bikini, impulsadas a veces por sus padres dada la rentabilidad de “este trabajo”, puede sonar perturbador acá, pero allá es normal. Los fans del manga y el anime saben bien que, a fin de aprovechar un vacío legal en el Código Penal, que prohíbe la representación o la fotografía de genitales en personas adultas, surgió el género lolicon, en el que se muestran niñas (o mujeres con aspecto bastante infantilizado) en poses sugestivas o sosteniendo relaciones sexuales con hombres. Este tema ha recobrado actualidad dado el combate contra la pornografía infantil, especialmente en internet. Al no tratarse de niños “reales”, algunos arguyen que técnicamente no vendría a ser pornografía infantil. En 1999, Japón la criminalizó, bastante tarde respecto de otras naciones industrializadas.

Una joven china a punto de ser interrogada sobre los "batallones de solaz" en Rangún, en agosto de 1945 (Gobierno del Reino Unido, dominio público)

Una joven china a punto de ser interrogada sobre los "batallones de solaz" en Rangún, en agosto de 1945 (Gobierno del Reino Unido, dominio público)

En medio de la controversia por las “máquinas de procrear”, el primer ministro ha radicalizado paulatinamente su posición acerca de las “mujeres de solaz” o “damas de confort”, aquellas mujeres forzadas a prostituirse al servicio del ejército imperial durante la Segunda Guerra Mundial, tema que a pesar de estar bien documentado Abe insiste en negar, de paso tirando por la borda las disculpas formales de su carismático antecesor, el mismo que infructuosamente intentó impulsar una reforma para que las mujeres pudieran acceder al trono. Hasta la Cámara de Representantes gringa, merced al cabildeo que hacen los coreano-americanos, debate el asunto de la esclavitud sexual durante la guerra. Claro que en Japón ser prostituta de clase alta es una oportunidad “legítima” cuando lo demás no da resultado, y el acoso sexual es algo tan corriente… Recordemos que Abe fue acusado de censurar un juicio dramatizado organizado por un grupo feminista y producido por la NHK, cadena que fue sancionada recientemente en relación con estos hechos. Su abuelo fue criminal de guerra, pero por alguna razón no fue procesado y llegó a ser primer ministro. Algunos analistas califican con justa razón de “abiertamente violenta” la negativa de Abe a reconocer que miles de mujeres fueron forzadas a servir de carne sexual a los soldados de su país, algo que le puede pesar en las elecciones locales y de la cámara alta de este año, en vista de su falta de popularidad y su mala gestión.

En conclusión, Japón podrá haber avanzado muchísimo en otros aspectos, pero tiene una cuenta pendiente con las mujeres. El machismo rampante, la indiferencia de los poderosos (casi todos hombres) ante sus problemas, la culpa que los derechistas ponen en ellas por el descenso en la población, las constantes presiones para encajar en una sociedad patriarcal y la negación de un crimen de lesa humanidad por parte del primer ministro deja entrever un panorama difícil, a pesar de algunos tímidos avances. ¿Renunciar al conformismo y a la presión de una familia política, quedarse soltera con mucho dinero y ser finalmente “feliz”? Exitosas o no, tradicionales o no, parecieran, como resume una excelente historieta de Mimei Sakamoto para Time, no tener mucha opción ante la discriminación. ¿O sí?

Otros artículos del "Especial día internacional de la mujer"

Etiquetas:



12 comentarios a la entrada “Entre las office ladies, el complejo de Lolita, las “mujeres de solaz” y las “máquinas de procrear””

  1. equinoXio » » ¿Avanzan las mujeres en Noruega?
    jueves 8 de marzo de 2007, 07:35 COT
    1

    […] describen o dibujan una curva de participación en forma de M debido a que muchas mujeres dejan de trabajar cuando se casan o tienen hijos, en Noruega la curva en forma de trapecio de las mujeres […]

  2. Alvaro Ramírez Ospina
    jueves 8 de marzo de 2007, 10:15 COT
    2

    El caleidoscopio de “tipos de mujer” de presentas me parece una buena táctica para contarnos sobre el atraso y la deuda que una sociedad tan rica y modernizada tiene con las mujeres.
    Imagino que las nuevas generaciones en la medida que empiecen a influir políticamente pueden hacer la diferencia

  3. My Career’s off to Colombia… « “My Career`s off to Norway…”
    jueves 8 de marzo de 2007, 11:52 COT
    3

    […] here […]

  4. International Women’s Day, anti-Bush riots, Afghan soldiers, some briefs [videos] « The Colombia Herald
    jueves 8 de marzo de 2007, 20:31 COT
    4

    […] to extremist “feminism” and even two articles on women’s situation in Norway and Japan. For example, pequeña padawan says: Leaving the obsession on others’ standards and finding […]

  5. lully
    sbado 10 de marzo de 2007, 21:18 COT
    5

    A pesar de ser Japòn una potencia mundial y todo el avance que lo rodea, considero que si la mujer de allà está en esas condiciones, que diremos de una latina en Japòn. Serìa el ùltimo pais que quisiera visitar.
    Un abracito para tì y excelente entrada con plena información y enlaces.

  6. Marsares
    domingo 11 de marzo de 2007, 15:15 COT
    6

    Una sociedad compleja, atada a una cultura ancestral que apenas comienza a despertar, Criosamente, veo más rápidos los cambios en sociedades como la nuestra, cuya reciente presencia ha impedido que las reglas milenarias de las sociedades antiguas, tengan cabida. Una excelente mirada a un paìs fascinante, pero poco entendible para el mundo occidental.

  7. Carlos Uribe
    lunes 12 de marzo de 2007, 12:50 COT
    7

    ¡Revalador y contundente!

  8. equinoXio » » Abren buzón para dejar bebés no deseados en Japón
    martes 1 de mayo de 2007, 16:30 COT
    8

    […] Yanagisawa, el mismo que causó controversia hace unos meses cuando dijo que las mujeres eran "máquinas de procrear", se mostró escéptico respecto de las consecuencias del buzón para […]

  9. equinoXio » » El “legado” del nieto de un criminal de guerra
    sbado 12 de mayo de 2007, 02:02 COT
    9

    […] las atrocidades cometidas por el entonces Imperio Japonés: la masacre de Nankín, las "mujeres de solaz", la unidad 731 (peor que los campos de concentración nazis y comparable a los […]

  10. equinoXio » » ¿Clientelismo disfrazado de ecologismo?
    martes 12 de junio de 2007, 00:08 COT
    10

    […] escándalos, relacionados con las pensiones, la violencia mafiosa en alza y el problema de la baja natalidad, temas más sensibles para el japonés común y corriente, que no ve los […]

  11. KIKI
    domingo 30 de mayo de 2010, 16:49 COT
    11

    el complejo de lolita: es cuando el hombre maduro se enamora de niñas de escasa edad. ATT: YO…………………..

  12. victor ortiz
    viernes 11 de febrero de 2011, 16:20 COT
    12

    DÍGANLO

    El gobierno japonés secuestró entre 50 000 y 200 000 jovencitas de países vecinos y las forzó a esclavizarse sexualmente durante la Segunda Guerra Mundial. Hoy, esas ‘mujeres de la vida fácil’ sobrevivientes tienen de 70 a 90 años de edad. Conforme van muriendo lentamente, su mayor deseo es el de una disculpa oficial del Gobierno Japonés para que reconozca lo que se les hizo. Otros países han hecho un llamado a Japón para que ofrezca públicamente una disculpa, lo cual aún no ocurre. A continuación, la palabra de estas mujeres.

    Nuestras historias sólo existen en nuestros recuerdos.
    Dentro de nuestros cuerpos rasgados.
    Dentro del tiempo y espacio de una guerra.
    Dentro del vacío.
    Sin evidencias.
    Sin nada oficial.
    Sólo la conciencia.
    Sólo esto.

    Lo que nos prometieron:
    Que salvaría a mi padre, si iba con ellos
    Que encontraría un trabajo
    Que serviría a mi país
    Que moriría si me negaba a ir
    Que estaría mejor allá.

    Lo que encontramos:
    Nada de montañas
    Nada de árboles
    Nada de agua
    Arena
    Desierto
    Lágrimas en una bodega
    Cientos de niñas preocupadas
    Mi trenza cortada a la fuerza
    Nada de tiempo para pataletas.

    Lo que nos forzaron a hacer:
    Cambiar nuestros nombres
    Usar vestidos de una pieza con un solo botón
    50 soldados japoneses por día
    A veces todo un barco lleno
    Extrañas cosas de bárbaros
    Hacerlo otra vez cuando aún sangrábamos
    Hacerlo tan jóvenes que aún no sangrábamos
    Había demasiados
    Algunos no se quitaban la ropa
    Sólo sacaban su pene
    Tantos hombres que no podía caminar
    No podía estirar mis piernas
    No podía agacharme
    No podía.

    Lo que nos hicieron una y otra vez:
    Nos gritaron
    Nos golpearon
    Nos rasgaron
    Nos esterilizaron
    Nos drogaron
    Nos violaron
    Nos humillaron

    Lo que vimos:
    Una niña bebiendo químicos en el baño
    Una niña muerta por una bomba
    Una niña golpeada con un rifle una y otra vez
    Una niña corriendo contra la pared
    Una niña desnutrida tirada al río, ahogada, desnutrida.

    Lo que no podíamos hacer:
    Lavarnos
    Movernos
    Ir al doctor
    Usar condón
    Huir
    Conservar a mi bebé
    Pedirle que se detuviera.

    Lo que obtuvimos:
    Malaria
    Sífilis
    Gonorrea
    Tuberculosis
    Dolor
    Crisis nerviosas
    Hipocondría

    Lo que nos nutría:
    Arroz
    Caldo
    Nabos
    Arroz
    Caldo
    Nabos
    Arroz Arroz Arroz

    En lo que nos convertimos:
    Arruinadas
    Herramientas
    Infértiles
    Hoyos
    Cosas
    Sangrientas
    Carne
    Exiladas
    Silenciadas
    Solas

    Lo que nos dejaron:
    Un padre en shock que nunca se recuperó y murió
    Nada de salarios
    Cicatrices
    Odio a los hombres
    Nada de niños
    Nada de hogar
    Un espacio donde una vez hubo un útero
    Alcoholes
    Cigarros
    Culpa
    Vergüenza.

    Lo que nos llamaron:
    Ianfu (mujeres de la vida fácil)
    Shugyofu (mujeres de ocupación indecente)

    Lo que sentimos:
    Mi pecho aún se estremece

    Lo que nos quitaron:
    La primavera
    Mi vida

    Lo que somos:
    74 años
    79 años
    84 años
    93 años
    Ciegas
    Lentas
    Listas
    Afuera de la Embajada Japonesa cada miércoles
    Sin miedo ya.

    Lo que queremos:
    Ahora
    Pronto
    Antes de que no estemos
    Y nuestras historias dejen este mundo
    O dejen nuestras mentes

    Gobierno Japonés
    Díganlo
    “Lo sentimos, Mujeres de la vida fácil”
    Díganmelo a mí
    “Lo sentimos”, díganmelo a mí
    A mí
    A mí
    Díganlo
    Digan “Perdón”
    Digan “Lo sentimos”
    Díganme
    Díganlo
    “Perdón”.



Síguenos en Twitter

Artículos destacados:

Entrega inmediata:

Estancias:

Columnas:

Al desnudo en mi balcón

La revista SoHo desnuda mujeres por varios lugares públicos en Colombia

24.01.2010 1:42 | Por Lully | Comentarios (17)

Bloguiverso

Porqué dejo de publicar en Kienyke

31.10.2012 18:44 | Por Johanna Pérez Vásquez | Comentarios (10)

¿Cual es la diferencia entre Facebook y Google Plus?

04.11.2011 19:18 | Por Lully | Comentarios (1)

VideoBarrio

Entradas recientes

  • Siete cajas, una ilusión | Marsares | 12.10.2015 10:17
  • Eterno resplandor de una mente sin recuerdos | Marsares | 29.01.2015 11:16
  • Paradojas cubanas | Daniel Ramos | 29.12.2014 9:00
  • Lo mejor y lo peor del deporte en 2014 | Rafa XIII | 07.12.2014 11:43
  • También la lluvia | Marsares | 30.10.2014 15:52
  • ¿Dónde está la bolita? | Marsares | 23.09.2014 19:13
  • Sobre el Brave Heart colombiano | Julián Rosero Navarrete | 19.09.2014 16:42
  • Una Vuelta para el olvido | Rafa XIII | 11.09.2014 14:07
  • Dos a uno: lágrimas de dolor y agradecimiento | Rafa XIII | 04.07.2014 22:50
  • DOS a cero: Colombia, entre los ocho mejores del mundo | Rafa XIII | 28.06.2014 23:19
  • Comentarios recientes

    Nube de tags

    América Latina Antanas Mockus Antioquia autocracia autoritarismo Bogotá cine Colombia Copa del Mundo de la FIFA de 2010 Copa del Mundo Sudáfrica 2010 Copa Mundial Sub 20 de la Fifa Colombia 2011 corrupción Crónicas Utópicas cultura popular cómic cómic estadounidense deportes Elecciones 2010 elecciones presidenciales de Colombia de 2010 Estados Unidos esta es Colombia FARC Fase de grupos Copa Mundial Sub 20 de la Fifa Colombia 2011 fútbol fútbol colombiano hampa historietas Hugo Chávez Frías humor humor gráfico Juan Manuel Santos Medellín parodia Partido de la U payasadas politiquería política política colombiana reelección Seguridad democrática terrorismo uribismo uribistas Venezuela Álvaro Uribe Vélez

    WP-Cumulus by Roy Tanck and Luke Morton requires Flash Player 9 or better.

    RSS

    Especiales

    Especial 20 de julio - Marcha por la libertad


    Especial 6 de marzo - Homenaje a las víctimas


    Especial 4 de febrero - Marcha contra las FARC

    Especial 2009Especial Navidad 2009Especial 2008Especial elecciones en Estados Unidos, 2008Especial BIFF 2008Crisis diplomática andinaEspecial Día Internacional de la Mujer 2008Especial VideoBarrioEspecial 2007Especial marcha 5 de julio de 2007Especial Día Internacional de la Mujer 2007Especial 2006

    

    Entradas por mes


    mayo 2017
    L M X J V S D
    « Oct    
    1234567
    891011121314
    15161718192021
    22232425262728
    293031  

    Alianzas

    Radio Altair De la Urbe Servicio Sudamericano de Noticias
      soy decali.org Soy libre, soy blogger No al secuestro Global Voices Online - The world is talking. Are you listening? Creative Commons Licence
    Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons

    Contacto: info[arroba]equinoxio[punto]org
    equinoXio en twitter | equinoXio en Facebook