equinoXio
 

Colombia - Cargada el 25.06.2017 04:09:52 COT 

[Especial de navidad 2009] Colombia: Ontología de la navidad criolla

Especial Navidad 2009
Por

mircoles 23 de diciembre de 2009 21:55 COT

En el polo norte, un activista de Greenpeace le dice a Papá Noel: —Tendrá que pasar sobre mi cadáver si quiere seguir explotando a estos pobres e indefensos renos...

Poco o nada nuevo se puede escribir en nuestros días sobre la navidad. Ya infinidad de escritores de todos los colores, creencias, no creencias y posiciones han expresado sus visiones frente al tema; y si el cubismo puede trasladarse al mundo de la opinión, la navidad se encuentra ya retratada desde casi todas las perspectivas de donde se puede ver.

Vale la pena, sin embargo, hacer una ligera caracterización que permita a los estudiosos de la navidad, los extranjeros y los extraterrestres —si es que toman vacaciones también por estos días— comprender cómo afecta esta época del año a los habitantes de la tan abonada tierra colombiana. Ubicaremos nuestra mirada entonces sobre la verrugosa geografía antioqueña, donde habitan colombianos particularmente susceptibles de ser descritos para nuestros fines, gracias al terrible y profundo arraigo que han desarrollado con el tiempo a sus costumbres reaccionarias e invariables, que a menudo se ven personificadas en su hijo pródigo: Álvaro Uribe (de quien, para pesar de muchos, nos abstendremos de hablar en esta ocasión).

La navidad, pues, comienza en los últimos días de octubre, cuando las estaciones de radio y la industria del licor renuevan una histórica alianza estratégica consistente en un bombardeo musical que reúne a las familias, vecinos y amigos para sentarse en torno a un sancocho a bailar y embriagarse hasta el amanecer. También se puede rastrear el inicio de esta temporada cuando las personas dicen amargamente (más por costumbre que por criterio) la frase: “vea Fulano, ya empezaron las emisoras con la música parrandera… es que este año se fue volando y no se hizo nada”.

A mediados de noviembre las señoras más excitadas con el espíritu navideño convocan a toda la familia en la sala de su casa, y a pesar de que todos saben para qué, nadie lo pregunta. Aparece una temida caja donde se guardan añejos adornos navideños heredados de generaciones pasadas y conseguidos con el tiempo por la familia: ovejas, ángeles desnudos con trompetas, flores, moños aplastados, cosas brillantes, cables llenos de pequeños bombillos que no encienden porque uno de ellos está quemado —y hay que descubrir cuál es— y, así mismo, todo tipo de artilugios con el deformado rostro de Papá Noel. Una vez revisados y desparramados por toda la casa, se debe proceder poniéndolos en cada rincón y superficie que lo permita, bajo las estrictas normas del diseño de interiores amateur.

Las ciencias exactas también se han interesado por el estudio de la navidad en Colombia. Recientemente, el Doctor Fabio Ordóñez, reconocido químico y presidente de la Asociación de Químicos Interdisciplinarios de Colombia —AQUICO— realizó un interesante descubrimiento: logró demostrar que en los barrios el vecino que primero pone la decoración navideña en su casa funciona como un ‘catalizador navideño’, pues las demás familias de la cuadra tomarán esta decoración como el punto cero para hacer una mejor y más bonita, generando así una reacción en cadena que a menudo desemboca en consecuencias temiblemente extravagantes. El ministerio de defensa está financiando estos estudios con vivo interés, pues se rumora que se puede producir una bomba a partir de este principio. Quedan avisados los países suramericanos de los penumbrosos intereses del gobierno colombiano en materia militar.

Diciembre, aunque a muchos nos cuesta admitirlo, tiene su magia. No hay otro mes del año en que uno permanezca embriagado y que el alcohol se consiga tan fácil y gratis. Sin embargo, es también el mes más perjudicado por el terrorismo en su faceta más horrible, vulgar e inhumana: los padres de familia torturan psicológicamente a sus hijos recordándoles todos sus errores a lo largo del año, así como la inevitable consecuencia de ellos: “el niño Jesús no traerá regalos este año a los niños que se portan mal”. Cuentan fuentes de confianza asistentes a las iglesias que los primeros días de este mes las filas frente a los confesionarios son abrumadoras, semejantes a las que se hacen a lo largo del año en todas las sedes de los organismos del estado.

El arrepentimiento no es suficiente purgatorio para las inocentes travesuras infantiles: el concejo de abuelas del barrio (órgano encargado de vender empanadas en la iglesia y administrar la natillera comunitaria) acostumbra organizar un tortuoso ritual conocido como “novena”, al que deben asistir todos los niños de la cuadra. Lo único que, aparte de los regalos, puede motivar la asistencia de los pequeños, es la magnífica oportunidad de cantar los villancicos haciendo una discorde orquesta, armada de instrumentos musicales improvisados con los pedazos de los juguetes del año anterior.

Y así pasa diciembre, hasta que en su último día el alcohol alimenta un melancólico cargo de conciencia en el bolsillo de las familias. Entre agüeros y lágrimas, todas juran que el año venidero será diferente: lleno de sobriedad, dedicación y crecimiento personal; entonces las parejas se abrazan y algunas prolongan el orgasmo hasta las doce de la noche. Pero el primero de enero un alka-seltzer borra de la memoria todas las promesas y nuevamente el sancocho hace su aparición como institución revitalizadora de los perjuicios de la resaca. Los que no se embriagaron demasiado intentarán en vano cumplir sus propósitos durante los tres o cuatro primeros días del año, hasta que la voluntad los hace ingeniar alguna excusa para seguir siendo los mismos de siempre.

La navidad comienza a apagarse, así como los miles de bombillos de colores; y aproximadamente el seis de enero las deudas encadenan nuevamente a los colombianos a su rutina. Todos los que han aprovechado las vacaciones para viajar a otro lugar del país aprontan su arribo a casa con el fin de evitar la congestión vehicular de los últimos días del mes, el problema en este caso es que todos se ponen de acuerdo para salir el mismo día.

A mediados de enero las señoras, con cierta nostalgia, convocan de nuevo a la familia en la sala de la casa, y a pesar de que todos saben para qué, nadie lo pregunta. Reaparece la temible caja y ahora el objetivo es devolver todos los adornos navideños a la misma, para guardarla debajo de una cama o sobre un clóset (vale apuntar aquí que en las casas colombianas no existe el sótano o el desván y, si existen, allí duerme el perro o el hijo mayor), y encerrada en esta caja permanece la navidad hasta el año próximo.

Finalmente aprovecho la oportunidad para enviarle un cordial mensaje a Alonso Salazar, alcalde de Medellín: aunque la decoración de la ciudad logró —sin intención— combatir el desaseo de los harapientos habitantes de la avenida regional, faltó iluminar algunas partes de la ciudad. Especialmente las universidades, los hospitales y los barrios populares, que siguen oscurecidos por el olvido en que se les tiene en el momento de repartir el presupuesto municipal. A nombre de todos, pues, le ruego que nos tenga en cuenta para el aguinaldo del próximo año, pues ya nos contaron quién es en realidad el niño Jesús.


*El autor es colaborador habitual de equinoXio y tiene su propio blog

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , ,



9 comentarios a la entrada “[Especial de navidad 2009] Colombia: Ontología de la navidad criolla”

  1. Lully
    mircoles 23 de diciembre de 2009, 22:50 COT
    1

    Hola apreciado Tomáz:
    Me da gusto leer la navidad desde tu óptica análita y realista. Es cierto que la navidad tiene una buena sonrisa en el rostro de muchos pero también el lado amargo de muchísimos que, sin proponerselo están en las “penumbras” decembrinas.
    Gozo con esa frase sobre Amateur pero también con la sencillez de tu palabra a buen ritmo paisa para darle a conocer al mundo nuestra Colombia desde un ángulo que vale la pena analizar.

    Tomáz: Un abrazo con especial afecto.

  2. Tomáz
    jueves 24 de diciembre de 2009, 10:34 COT
    2

    Gracias Lully, es cierto lo que usted dice y comparto su opinión en que faltó evidenciar más esa parte en el post. Afortunadamente Blueandtanit se encargó de esa parte en su escrito.
    Le envío también un abrazo y le deseo unas felices fiestas.

  3. blueandtanit
    jueves 24 de diciembre de 2009, 12:12 COT
    3

    señor Tomáz, le cuento que yo no conocía de aquella asociación de químicos ni de tal investigación, le pido que me envíe el link de la base de datos en la cual se encuentra tal publicación científica tan interesante sobre cinética y catalizadores.

    comparto totalmente el último párrafo en especial, aunque en mis fotos de flickr, que esta invitado a verlas, creo enender el motivo de ese abandono: el espíritu navideño es mayor en la periferia, y los vecinos, aún muy pobres, se unen para iluminar la cuadra ó llenarla de plásticos de colores, árboles de reciclaje… Yo opino que esos alumbrados son mejores -y más baratos- que los frívolos alumbrados de EPM.

    Yo recuerdo que en mi niñez aplastábamos tapas de metal con una piedra, con un clavo les hacíamos un agujero en la mitad y por allí pasaba un alambre, ese instrumento musical era el predilecto de las novenas.

    Feliz navidad señor tomáz, independientemente de su creencia religiosa, le deseo que la pase en comañía de las personas que lo quieren y que usted quiere (Por ejemplo, yo).

    Besos.

  4. gurzaf
    jueves 24 de diciembre de 2009, 14:11 COT
    4

    Genial, la forma en la que describes la navidad….. sabes algo, tal y como me lo describes me parece que se asemeja más… se pasa muy rápido, que bueno!!!! Saludos!

  5. gurzaf
    jueves 24 de diciembre de 2009, 14:11 COT
    5

    PD: El enlace de la imagen, esta roto….

  6. Daniel
    viernes 25 de diciembre de 2009, 09:43 COT
    6

    Hola Tomáz,

    Genial este retrato, como puede ver ni equinoXio se salvó del efecto químico estudiado por el Doctor Fabio Ordóñez (futuro premio Nobel de Química, sin duda alguna) cuyo epicentro adivine en dónde fue… Otros efectos químicos no mencionados son la abundancia de melosería, la propagación de caritas dulces de vírgenes-yo-sí-soy-buena y el exacerbado sentimiento de que todos debemos sentirnos felices en Navidad. Con razón tanta gente acude al alcohol en esta época, precisamente para olvidar. Gracias por la frescura de este retrato.

  7. Bitácora Utópica » Blog Archive » Contrastes
    domingo 27 de diciembre de 2009, 16:24 COT
    7

    […] las 1.226 riñas, 1.000 se registraron en Medellín. Al análisis escrito por Tomáz en equinoXio, habría que agregarle entonces la necesidad urgente de promover la "Navidad […]

  8. Kar-Eq
    martes 29 de diciembre de 2009, 17:39 COT
    8

    La temible caja, pensaba que era el unico que la veia asi y sumele la obligacion de preparar la natilla donde todos tienen que ayudar asi sea batiendola de a minuto.

    Eso si, no hay mes donde se beba mas que en Diciembre, asi que la alianza licoreras, cervecerias y emisoras funciona.

  9. Ontología de la navidad criolla « El blog de Tomáz
    sbado 9 de enero de 2010, 12:02 COT
    9

    […] de estiércol hemos escrito Blueandtanit y Yo, los artículos “Post navideño” y “Ontología de la navidad criolla“, […]



Síguenos en Twitter

Artículos destacados:

Entrega inmediata:

Estancias:

Columnas:

Al desnudo en mi balcón

La revista SoHo desnuda mujeres por varios lugares públicos en Colombia

24.01.2010 1:42 | Por Lully | Comentarios (17)

Bloguiverso

Porqué dejo de publicar en Kienyke

31.10.2012 18:44 | Por Johanna Pérez Vásquez | Comentarios (10)

¿Cual es la diferencia entre Facebook y Google Plus?

04.11.2011 19:18 | Por Lully | Comentarios (1)

VideoBarrio

Entradas recientes

  • Siete cajas, una ilusión | Marsares | 12.10.2015 10:17
  • Eterno resplandor de una mente sin recuerdos | Marsares | 29.01.2015 11:16
  • Paradojas cubanas | Daniel Ramos | 29.12.2014 9:00
  • Lo mejor y lo peor del deporte en 2014 | Rafa XIII | 07.12.2014 11:43
  • También la lluvia | Marsares | 30.10.2014 15:52
  • ¿Dónde está la bolita? | Marsares | 23.09.2014 19:13
  • Sobre el Brave Heart colombiano | Julián Rosero Navarrete | 19.09.2014 16:42
  • Una Vuelta para el olvido | Rafa XIII | 11.09.2014 14:07
  • Dos a uno: lágrimas de dolor y agradecimiento | Rafa XIII | 04.07.2014 22:50
  • DOS a cero: Colombia, entre los ocho mejores del mundo | Rafa XIII | 28.06.2014 23:19
  • Comentarios recientes

    Nube de tags

    América Latina Antanas Mockus Antioquia autocracia autoritarismo Bogotá cine Colombia Copa del Mundo de la FIFA de 2010 Copa del Mundo Sudáfrica 2010 Copa Mundial Sub 20 de la Fifa Colombia 2011 corrupción Crónicas Utópicas cultura popular cómic cómic estadounidense deportes Elecciones 2010 elecciones presidenciales de Colombia de 2010 Estados Unidos esta es Colombia FARC Fase de grupos Copa Mundial Sub 20 de la Fifa Colombia 2011 fútbol fútbol colombiano hampa historietas Hugo Chávez Frías humor humor gráfico Juan Manuel Santos Medellín parodia Partido de la U payasadas politiquería política política colombiana reelección Seguridad democrática terrorismo uribismo uribistas Venezuela Álvaro Uribe Vélez

    WP-Cumulus by Roy Tanck and Luke Morton requires Flash Player 9 or better.

    RSS

    Especiales

    Especial 20 de julio - Marcha por la libertad


    Especial 6 de marzo - Homenaje a las víctimas


    Especial 4 de febrero - Marcha contra las FARC

    Especial 2009Especial Navidad 2009Especial 2008Especial elecciones en Estados Unidos, 2008Especial BIFF 2008Crisis diplomática andinaEspecial Día Internacional de la Mujer 2008Especial VideoBarrioEspecial 2007Especial marcha 5 de julio de 2007Especial Día Internacional de la Mujer 2007Especial 2006

    

    Entradas por mes


    junio 2017
    L M X J V S D
    « Oct    
     1234
    567891011
    12131415161718
    19202122232425
    2627282930  

    Alianzas

    Radio Altair De la Urbe Servicio Sudamericano de Noticias
      soy decali.org Soy libre, soy blogger No al secuestro Global Voices Online - The world is talking. Are you listening? Creative Commons Licence
    Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons

    Contacto: info[arroba]equinoxio[punto]org
    equinoXio en twitter | equinoXio en Facebook