equinoXio
 

Colombia - Cargada el 27.03.2017 13:03:02 COT 

Estancias

Siga y siéntese cómodo.

¿Justos por pecadores?

Estancias > Política
Por: Julián Rosero Navarrete

11 dAmerica/Bogota junio dAmerica/Bogota 2010 2:39 COT

En algo que si se debe estar de acuerdo es en todo el sufrimiento que en carne viva debió vivir el Coronel (r) Plazas Vega. De hecho, ese sufrimiento se reflejó en muchas ocasiones, así su recia formación militar lo embadurnara de una actitud osca frente a la vida; “¡los mató el M-19!”, le gritó a un grupo de enardecidos manifestantes, después de un reprochable acto de violencia impulsado por una profunda desesperación. ¡Y pues sí! Los eventos acontecidos en noviembre de 1985 son de mucha importancia para la historia nacional. Es más, así como los norteamericanos tienen bibliotecas enteras, anaqueles y anaqueles de libros sobre su guerra civil, los colombianos las deberíamos tener pero sobre estudios y análisis de la Toma del Palacio de Justicia y la operación 'Antonio Nariño' por los Derechos del Hombre.

Existen varias posiciones sobre el asunto: desde parcializados documentales para la web en donde el gran culpable de todo es el M-19, hasta los análisis literarios de periodistas como Olga Béhar, quien describe los desaciertos del ejército en la retoma. Personalmente y al parecer, la periodista en mención puede tener parte de la historia, sobre todo cuando el ejército entró a las instalaciones disparando a diestra y siniestra. Es más, hasta el mismo hijo de Alfonso Reyes Echandía mencionó en la Comisión de la Verdad instalada en 2005 que las balas encontradas en el cuerpo de su padre pertenecían a fusiles del ejército nacional.

La Comisión de la Verdad, instaurada para el estudio de estos eventos, le muestra a Colombia parte de los sucesos acontecidos y, desafortunadamente para los fanáticos de la brutalidad coercitiva de las armas del Estado, que el ejército sí tuvo responsabilidad en la desaparición de rehenes, e incluso, en el asesinato de los mismos. Existen sentencias de sobrevivientes de la toma en donde denunciaban la brutalidad de los soldados, quienes llegaron a clasificar a los sufridos civiles en medio de la debacle, juzgándolos por estrato social. “¡Me dijo que era guerrillera por ser de estrato 2!”, comentó para las mencionadas audiencias alguna empleada que trabajaba en las instalaciones.

De otra parte, cuando el comandante de la operación, Andrés Almarales, decidió enviar al Dr. Arciniegas —delegado que se encontraba en el momento de la toma— para que hablara con los militares y persuadirlos con ello de no disparar más al 4to. piso —donde se encontraba los rehenes—, según varios sobrevivientes, el fuego se recrudeció. De la misma manera, existen sentencias de demanda en donde, de acuerdo con una evaluación de peritos técnicos, la conflagración empezó tras un corto circuito debido el estrépito de las balas. Sin embargo, lo que se ha señalado y ha estado profundamente documentado es que, una vez terminada la toma, las evidencias fueron modificadas haciendo imposible cualquier análisis riguroso. Obviamente, esto no fue realizado por los guerrilleros toda vez que a excepción de dos, ninguno sobrevivió. Sólo Clara Helena Enciso e Irma Franco salieron ilesas, contando con que ésta última fue llevada a la casa del florero, torturada y posteriormente, desaparecida.

En aras de no centrar el presente análisis en los detalles de esos días, la Toma del Palacio adquiere importancia por su incidencia y todos los factores políticos que concentró. En primer lugar, los magistrados de la Corte eran de avanzada; fueron quienes establecieron la diferencia entre delito político y delito común, al expedir la sentencia a favor de un italiano residente en Colombia al que su país pedía en extradición por pertenecer a las Brigadas Rojas. Por otro lado, era una Corte comprometida con la lucha frontal contra el narcotráfico y eso era una piedra en el zapato para muchos estamentos del Estado que habían sido infiltrados por este flagelo. Así que con lo anterior se puede inferir que, tanto para los narcotraficantes como para los agentes de extrema derecha, dicha Corte tenía que desaparecer.

De otra parte, entran a la historia los idiotas útiles: el M-19. La toma por parte de esta agrupación guerrillera estaba anunciada desde hacía varios meses. En los diarios de la época se había publicado la noticia de las intenciones del grupo y, de otra parte, la torpeza de los guerrilleros los había puesto en evidencia. No obstante, a mucha gente le interesaba la toma, razón por la cual se les permitió hacerla. Es más, existen denuncias por parte de familiares de algunos policías que custodiaban el Palacio en las que mencionaban que, días antes de la toma, la seguridad de las instalaciones se disminuyó, por lo que no sólo se permitió al grupo guerrillero tomarlo sino que, además, se buscó la manera de facilitarlo. Queda entonces reflexionar, ¿quiénes y con qué fin hicieron esto?

Después, llegan los “héroes de la patria” con todo el despliegue y se exceden a la hora de retomar el Palacio. Plazas Vega, magnánimo gracias a su fuero militar e imprudente por su afán de retomar las instalaciones, les sirvió, quién sabe si de manera inconsciente o ingenua, a los narcotraficantes, ayudándoles a destruir los archivos tras el fuerte bombardeo, y a la extrema derecha, al deshacerse de tajo de los guerrilleros y a su vez, de los magistrados “de avanzada”. Hoy Plazas Vega se encuentra padeciendo y sufriendo las consecuencias de su imprudencia.

El tal, todavía hay mucho qué estudiar y qué escribir sobre este evento tan importante de la historia nacional.

Finalmente, la Toma del Palacio de Justicia no ha terminado aún. Comenzó iniciando el año de 1985 cuando por torpeza, los guerrilleros del M-19 extraviaron los planes escritos en hojas de papel y hoy por hoy, tras el juicio y sentencia de Plazas Vega, la historia se encuentra en otra fase. ¡Quién sabe si acercándose al final! Lo que sí es cierto, es que el evento de la sentencia que falla contra el ex coronel se funde con el juicio del director de la UIAF, Mario Aranguren, mostrando la faceta implacable de la justicia colombiana y la fuerte preocupación por parte del ejecutivo que no ha podido tomarla. Es más, el día de ayer se reunió la cúpula militar con el Presidente de la República para analizar el caso Plazas Vega, obviamente, con el mal sabor de boca que les produjo también el caso de Aranguren.

¿Será que, si la Justicia sigue así de independiente e implacable, verán necesario un golpe de estado para que Juan Manuel y otros paladines de la Seguridad Democrática puedan trabajar tranquilos el próximo periodo presidencial?

De un Río místico convertido en oasis

Elecciones 2010 > Estancias > Política
Por: Marsares

6 dAmerica/Bogota junio dAmerica/Bogota 2010 13:25 COT

 

Foto de Alan Vernon – Licencia CC
 
Se acaba la primera semana después de que la maquinaria rompeolas del uribismo santista dejara en veremos al Partido Verde y la situación no parece cambiar. La victoria tiene muchos amigos, la derrota pocos, por decir, ninguno. Esta ley de la vida, en política si que es contundente.
 
Cuando se presagiaba en primera vuelta un cabeza a cabeza entre la vieja y la nueva política, los marrulleros de provincia y uno que otro peso pesado electorero, comenzaron a mirar hacia Antanas Mockus, ofreciendo sus votos para “bien de la patria”.
 
Hoy, cuando Juan Manuel Santos contabiliza una victoria arrasadora, la fila de la clientela ocupa cuadras para ofrecerle su respaldo incondicional, o casi condicional al nuevo jefe de la patria. No importa cómo, pero lo único es salir en la foto.
 
El gobierno de Unidad nacional propuesto por Santos que no es otra cosa que un Frente Nacional estilo Uribe, les sirve de pretexto a todos los políticos de viejo cuño, pero sobre todo a los antiuribistas vergonzantes, para justificar las adhesiones en masa.
 
Dejar atrás la polarización del país argumenta sin rubor Simón Gaviria para explicar su adhesión a Santos, al igual que los demás caciques liberales que ya lo habían hecho por debajo de la mesa, en las urnas. Es que 12 años sin burocracia, es demasiado.
 
Mientras los conservadores le entregan a Santos las hilachas de su partido y los de Cambio Radical se arriman con permiso de Germán Vargas Lleras que ya muestra talante presidencial, por los lados del Partido Verde la soledad es evidente y el desconcierto, total.
 
Después del infortunado discurso de Mockus el domingo de elecciones, en el que posó de pastor místico dispuesto a cruzar el desierto, en vez de trazar el nuevo rumbo con energía y decisión, no se ha hecho nada por convencer a los esquivos votantes abstencionistas.
 
Como si vivieran en otro mundo, en otra historia, en otro país, los tres tenores (la convalecencia alejó a Fajardo) desafinan sin cesar. Continúan insistiendo en el discurso moralista que los convirtió en espectáculo mediático hace varias semanas y rechazan alianzas porque no comparten todo su ideario, dejando un tufillo a grupo fundamentalista que parece pregonar un único evangelio.
 
Pero no solo no sólo cierran las puertas a sectores, partidos y grupos que podrían haberlos acompañado por simpatizar con sus tesis, sino que se dan por bien servidos invitando a una abstracta masa abstencionista con la consigna no menos abstracta de "Alianza ciudadana". Michelle Bachelet, de visita en nuestro país, tiene mucho que enseñarles.
 
No entienden que ese encanto por su moral sin tacha, que los catapultó como una real alternativa de poder, ya pasó. Al profesor Mockus y a sus compañeros se les sigue admirando pero ya la sorpresa, como toda sorpresa, se acabó rápido como debe ser. Al igual que en los noviazgos, la primera impresión deslumbra, pero no enamora. Se necesita pasar a los hechos para que surja el amor.
 
Los colombianos quieren escuchar de Mockus soluciones concretas a sus problemas, empezando por el desempleo, el mayor de América Latina (12.2%), y la aterradora informalidad laboral (58%) y empresarial (41.1%) que amenaza estallar el conflicto social en cualquier momento con consecuencias impredecibles.
 
La bomba pensional que se devora el presupuesto público y a su lado los millones de colombianos que no cotizan, huérfanos de la seguridad social, cuyos cuidados en la vejez deberá asumirlos el Estado a un costo preocupante, es un problema al que hay que buscarle prontas soluciones.
 
Un partido Verde que no habla de desarrollo sostenible. En estos momentos Uribe se vanagloria de haber triplicado las exportaciones, pero se guarda de decir que fue gracias a los minerales (petróleo, carbón y níquel) que producen poco empleo y de paso degradan la naturaleza, nuestra mayor riqueza a futuro. Ingeominas por ejemplo, ha otorgado permisos para la explotación de minería a cielo abierto en el 47 por ciento de los páramos que pone en peligro ecosistemas fundamentales para regular el agua.
 
Durante el gobierno de Alvaro Uribe descendimos del cuarto lugar al 24 en la lista de países que tienen mayor cantidad de agua dulce por habitante. El 53 por ciento de los habitantes de zonas rurales no tienen acueducto y el 82.2 por ciento carecen de alcantarillado y 21 millones de colombianos tienen algún grado de dificultad en el suministro. El partido Verde está en mora de pronunciarse sobre esta agobiante realidad.
 
Mockus no se refiere al cambio de este modelo de desarrollo, como lo hicieron otros candidatos, convirtiéndonos en una despensa del mundo, potencia agrícola que aproveche el suelo fértil y el agua que aún nos sobra, deteniendo el absurdo monocultivo que propician los biocombustibles, con sus secuelas de desplazamiento forzado y lavado de dinero.
 
Y si vamos a la corrupción, mutis en el foro por el lado de Mockus sobre la eliminación de las Contralorías departamentales, el control previo a las contrataciones en vez del nefasto control posterior, nuevas reglas de juego con las regalías que frene el despilfarro de los recursos públicos, redefinición del gasto público y de la inversión extranjera, en fin…
 
Y así muchos temas que el Partido Verde no pone sobre el tapete, no discute, no controvierte, como las cooperativas de trabajo asociado que mutaron en empleadoras que les arrebatan a los trabajadores sus conquistas sociales, la infraestructura vial, la modernización de nuestros puertos, la recuperación de las arterias fluviales, el modelo regional en vez del departamental, nuestro futuro como potencia exportadora de energía.
 
No basta con decir que los recursos son sagrados, que la vida es sagrada, principios esenciales, pero que deben llevarse a la práctica con una profunda reforma a la justicia que evite la absurda congestión de procesos, modelo de impunidad que parece no tener fin, y un revolcón educativo que prepare profesionales y técnicos acordes con el nuevo modelo económico. Ciencia y tecnología, sí, ¿pero cómo?
 
Soluciones concretas a problemas concretos que detengan el hueco fiscal más allá de enunciar una reforma tributaria, salidas audaces que fortalezcan la microempresa la mayor empleadora, que reduzca la impunidad, que nos eleve la competitividad, que termine con la política de subsidios que alimentan la informalidad, en suma, un país que corrija el rumbo.
 
Mockus nos despertó, nos mostró que si es posible pensar en un nuevo país, que son muchos los inconformes y que sólo esperan que alguien interprete sus esperanzas aplazadas por generaciones, entre la corrupción, la violencia y la inequidad, para darle su apoyo y trabajar al unísono en busca de un mejor porvenir.
 
Infortunadamente, el profesor Mockus es un líder de la moral y la transparencia, pero no tiene talla de estadista aunque si el talento de conformar excelentes equipos. Es nuestra conciencia, pero necesitamos dar el siguiente paso, convocar líderes que conviertan en realidad sus anhelos. Antanas Mockus es el sextante de esta época convulsionada y oscura y por esto recordaremos esta campaña presidencial de 2010 que nos volvió a sembrar la esperanza.
 
Fue un río místico que sacó lo mejor de nosotros, pero al final de cuentas quedó reducido a un refrescante oasis en medio del desierto. Depende de nosotros abrirle el camino al río caudaloso, a consolidar esa ola que nos puso a soñar por semanas y que multiplique los girasoles desterrando la hiedra y la maleza.
 
El 20 de junio sembremos millones de semillas en las urnas electorales.  

Los desafueros de Álvaro Uribe contra la justicia

Estancias > Política
Por: Marsares

3 dAmerica/Bogota junio dAmerica/Bogota 2010 20:32 COT

Ya no se sabe qué pensar del presidente Uribe. Su ánimo pendenciero rebasa todos los límites, pero lo maneja de tal forma que al final concita en su favor el respaldo mayoritario de los ciudadanos. El discurso siempre es el mismo. Posa de héroe, habla de la patria, recalca su incansable labor por ella, señala a los enemigos que la quieren destruir, los obstáculos que le ponen en su camino, y las victorias que consigue contra viento y marea.

Sacrificio, moralidad y trabajo incansable, son los dogmas. Como los héroes griegos, Álvaro Uribe siempre está dispuesto a sacrificarlo todo por el bien de la Patria. Pero para un gran paladín siempre tiene que haber un enemigo feroz, terrible, la unión de todos los miedos, la peor pesadilla imaginable, tan grande que sólo el más grande, el más poderoso, el mejor de todos, puede destruirlo.

[sigue…]

¿Por qué Antanas Mockus?

Elecciones 2010 > Estancias > Política
Por: Marsares

29 dAmerica/Bogota mayo dAmerica/Bogota 2010 14:40 COT

Galería de Cristinasirkia – Licencia CC

A diferencia de muchos que ven en su transparencia, en su honestidad a toda prueba, la mejor credencial para ser presidente en una época de corrupción desmedida, no es ese el principal motivo que me lleva a depositar mi voto por Antanas Mockus.

[sigue…]

El “todo vale” de José Obdulio Gaviria

Elecciones 2010 > Estancias > Política
Por: Marsares

27 dAmerica/Bogota mayo dAmerica/Bogota 2010 17:07 COT

El “todo vale”, pilar ideológico de la “Seguridad democrática”, que cubrió —y aún cubre— de horror la democracia colombiana, encuentra por estos días uno de sus más nefastos ejemplos en boca de quien funge como el más ferviente seguidor del presidente Uribe, su intérprete mayor y su consueta más reconocido, el señor José Obdulio Gaviria.

En su más reciente columna para El Tiempo, Gaviria lanza una andanada de frases disonantes contra el candidato Mockus que manipula con habilidad los hechos y los transforma en haberes para sus tesis. Hasta ahí, no hay nada anormal por provenir de quien proviene. Pero, en el remate de su escrito, afirma:

“El rey de los listos, escribió en su programa presidencial: "Los niños y niñas tienen derecho a ser deseados o deseadas, por lo que es impostergable una política pública en materia de salud sexual y reproductiva" (capítulo 14 numeral 4). ¿Con qué nos saldrá ahora para explicar ese Manifiesto Pederasta?”

¿Antanas Mockus, pederasta? ¿La campaña verde, pederasta? ¿Hacen los verdes apología de uno de los crímenes más abyectos del ser humano? ¿La frase “Los niños y niños tienen derecho a ser deseados y deseadas” es una invitación a que violenten sus cuerpos, atropellen sus derechos, destruyan sus vidas a través de la violencia sexual?

Una mirada completa a este apartado del programa de gobierno de Antanas Mockus demuestra el infundio. Antes de la frase citada, en el preámbulo, se advierte: “Impulsaremos la educación sexual y reproductiva para promover la concepción de niños y niñas deseadas y deseados, y prevenir el abandono infantil”.

Claramente, en dicho programa se propugna porque no se traigan al mundo niños producto de una concepción irresponsable. Los niños deben ser “deseados”, es decir, sus padres deben querer concebirlos, para que desde su nacimiento, se les de la atención y el cariño que se merecen.

Por eso, el mismo programa señala que “La mejor estrategia para lograr la equidad en Colombia es mejorar la atención, el cuidado y las condiciones de vida de los niños y niñas”. Y más adelante, en el mismo capítulo que no cita José Obdulio Gaviria, se advierte:

“Impulsaremos programas gratuitos de cuidado integral formal con personal altamente calificado para las poblaciones más vulnerables, así como programas de apoyo y asistencia a los padres y las madres en buenas prácticas de crianza, salud y nutrición. Desarrollaremos políticas diferenciales para la niñez e incrementaremos significativamente los recursos para asegurar su acceso a la salud, la nutrición, la educación y el registro civil. Facilitaremos espacios físicos para el libre desarrollo físico, intelectual y emocional de los niños y niñas, particularmente en la primera infancia. La inversión en las niñas y los niños de 0 a 5 años será prioritaria. Fortaleceremos los contextos familiares, educativos y comunitarios como entornos protectores de la infancia y formadores de ciudadanía y trabajaremos por el mejoramiento de los ingresos familiares. Buscaremos que el maltrato, la violencia sexual, la explotación laboral, la vinculación a la guerra, y cualquier otro acto que afecte su dignidad, integridad y libertad sea castigado cultural, moral y legalmente. La felicidad de los niños y las niñas es la base de una sociedad exitosa”.

Este es el contexto de la cita que manipula el ex consejero del presidente Uribe, el que niega que haya desplazados, el que atribuye los falsos positivos a calumnias, el que considera que la justicia es el brazo legal de la guerrilla y todo aquel que no comulgue con las ideas de su patrón, un terrorista.

Este siniestro personaje, arropado en la sombra de la impunidad palaciega, es uno de los que aspira a continuar en el poder tras el trono del heredero, continuando en su papel del Torquemada de la parroquia uribista que a unas horas de las elecciones presidenciales no encuentra otra manera de detener las fuerzas del cambio que a través de la puñalada trapera de la calumnia.

Dice la sabiduría popular que “el que las usa se las imagina” y así parece ser el caso de José Obdulio Gaviria, oscuro individuo que en la soledad de su alma y de su cuerpo, seguramente querrá ser el deseado de su propia calumnia.  

La confianza: ¡una mujer irónica!

Elecciones 2010 > Estancias > Política
Por: Julián Rosero Navarrete

25 dAmerica/Bogota mayo dAmerica/Bogota 2010 19:14 COT

A lo largo de 8 años más alrededor de unos 6 meses de intensa campaña electoral en 2002, se convenció a la opinión pública que la ofensiva militar y el atacar frontalmente al terrorismo generaría un clima de seguridad con el cual se establecería la confianza y por tanto, el incremento de la inversión privada. Así pues, gracias a este discurso, aquel candidato que en febrero de 2002 tan sólo tenía un 2% de la intención de voto se convirtió en el caudillo más popular que ha tenido Colombia en su historia reciente.

Después de 8 años, con muchas bajas en los ejércitos irregulares y la insurgencia diezmada en muchas zonas del país, sigue aún esta “confianza” esquiva pues reconoce que una cosa es seguridad y otra cosa es la “intensa custodia”. En línea con esto, como se dijo en algún artículo, el hecho de reducir a la guerrilla a la mitad de lo que estaba en 2002 no significa que ya estén derrotadas. Es más, hoy por hoy, Colombia está lejos de este escenario. Incluso, se podría pensar que a pesar de que el actual gobierno encaminó y sobrellevó la guerra contra el terrorismo en Colombia, perdió la guerra contra el narcotráfico, el principal motor financiero del crimen en el país, lo cual lleva a inferir que en 8 años de intensos esfuerzos militarles sólo “se perdió pólvora en gallinazos”.

Ahora, como el dogma guerrerista se percató que el problema de las FARC era mucho más complejo, se trató de perpetuar el gobierno y, al no lograrlo, se instauró una figura proveniente del oficialismo quien se ofrecía a continuar con su obra. Su lema, al igual que los últimos 8 años: seguridad, confianza inversionista y, adicionalmente, ¡prosperidad! Aún así, es curioso ver cómo la susodicha confianza —término tan enunciado en el presente siglo— responde a circunstancias bastante cíclicas; hace 8 años, la confianza respondía a qué tan fuertes y qué tanta capacidad de operación tenían los grupos armados irregulares.

Hoy, la confianza responde a la institucionalidad, la estabilidad del gobierno y, por qué no, las oportunidades y capacidades del recurso humano. De pura casualidad, los últimos 8 años de administración menoscabaron estos elementos y su actual candidato no refleja en su mínima expresión la capacidad para enmendarlo. Así pues, por muy bien dotado que se encuentre el ejército en las carreteras, irónica y paradójicamente, la confianza sólo se restablecería de una manera diferente al que se ha propuesto hasta ahora.

Prueba de lo anterior es la carta que fue escrita al candidato Antanas Mockus Šivickas por un significativo grupo de intelectuales, entre ellos filósofos, expertos en políticas públicas y científicos sociales de todo el mundo. De hecho, se contaba con la firma del mismísimo Jürgen Habermas que, palabras más palabras menos (y me disculpan los que sí saben de filosofía), fuese como si la firmaran filósofos de talla histórica como Descartes, Kant o Hegel. Ya, los expertos del mundo, y leer bien la parte de “expertos de mundo”, sugieren que la mejor propuesta para restablecer la confianza en el país recae en el candidato verde. ¡No en la de Juan Manuel Santos!

Tomando en cuenta lo anterior, ¿cómo un propagandista como J. J. Rendón matizaría este importante hecho? ¿Será que José Obdulio Gaviria, Londoño Hoyos y Plinio Apuleyo Mendoza dirán que estos personajes han sido seducidos por el proyecto terrorista de las FARC? ¿Será que se atreverán a decir que un personaje como Jürgen Habermas está equivocado al no vitorear la propuesta guerrerista de los últimos lustros?

Curiosamente, ahora, para que la confianza vuelva a caminar por el vasto territorio nacional, ya no requerirá ir de la mano con la guerra y aquella noción de seguridad disfrazada de “custodia”, sino que querrá estar en línea con la paz; al lado de una propuesta pacífica de desarrollo como la que muchos candidatos diferentes a Juan Manuel Santos proponen. ¿Será hora de que ya se cocine una alianza nacional para ganar en segunda vuelta contra la propuesta guerrerista que tan pocos retornos ha tenido para el bienestar y la prosperidad en Colombia los últimos 8 años?

El peor enemigo de Antanas Mockus

Elecciones 2010 > Estancias > Política
Por: Marsares

14 dAmerica/Bogota mayo dAmerica/Bogota 2010 11:28 COT

Hace algunos días, alguien de la campaña de Juan Manuel Santos aseguraba en un programa radial que el peor enemigo de Antanas Mockus es él mismo y la cruda realidad le está dando la razón.

Cada día que pasa, cada entrevista, cada opinión del profesor Mockus muestra a un hombre abstracto y dubitativo, que comienza a gastar a manos llenas el inmenso capital político que los colombianos le entregaron

Todos tenemos derecho a equivocarnos, pero cuando esas equivocaciones son reiteradas, comienza la preocupación. ¿De verdad Mockus está preparado para gobernar un país violento y corrupto como éste o tiene razón el jubilado que lo calificó como el mejor gobernante pero para un país de ángeles?

[sigue…]

Subiendo la marea verde pero… ¡pum! ¡Santos presidente!

Elecciones 2010 > Estancias > Política
Por: Julián Rosero Navarrete

5 dAmerica/Bogota mayo dAmerica/Bogota 2010 9:58 COT

El lunes se anunciaron cambios en la campaña “Santos Presidente”, lo cual nunca resultó inesperado. Al ser el candidato del oficialismo, los resultados en las últimas encuestas alertaron a los artífices de la campaña buscando mandar a la banca a quienes se encontraban a cargo y poner en primera línea a la artillería pesada; entre los nuevos cambios, se encuentra la adhesión del polémico estratega político venezolano J. J. Rendón, maestro de la propaganda negra y artífice del mass media tipo Joseph Goebbels, asunto responsable de mantener en pie el gobierno de la “Seguridad Democrática”.

Resultaba obvio que las directivas de la campaña y el mismo Juan Manuel Santos se pellizcaran con el resultado de las últimas encuestas. No dejarían que un proyecto político sin burocracia ni dinero aplastara al pánzer electoral compuesto por millones de pesos invertidos, millares de puestos y billones en subsidios a poblaciones vulnerables. Así pues, se busco “oxigenar” o más bien, “intoxicar” de elementos nuevos para que Santos logre acceder a la Casa de Nariño a toda costa. En pocas palabras, para hacerse una idea, ¡no les sorprenda que aparezca en el computador de Reyes una foto de Antanas en camuflado tomándose una “frías” con el Mono Jojoy! Y más aún, que el responsable de la presente entrada termine “arrunchado” con Nicolás Castro por “osar” escribir sobre esto.

[sigue…]

Sin más que decir…

Elecciones 2010 > Estancias > Política
Por: Julián Rosero Navarrete

29 dAmerica/Bogota abril dAmerica/Bogota 2010 6:46 COT

Una de las características del ex ministro y hoy candidato presidencial Juan Manuel Santos es su incapacidad de hablar de temas trascendentales de la política pública nacional. En los debates y en general, en su propaganda política, lo único que ha sabido enfatizar es en que “no echará para atrás”. Esto sin duda puede interpretarse de diferentes maneras; la primera y —según su discurso— la más importante es que mantendrá el esquema militarista con que se ha enfrentado a las FARC los últimos 8 años; en lo otro, podría interpretarse como seguirán gobernando los mismos, con los mismos escándalos, entre otras, para mantener su “guerra contra el terrorismo”.

Lo curioso del asunto es que, como todas las guerras, ésta no ha sido eficaz y no ha hecho relucir a algún ganador. Según un experto de la Cruz Roja Internacional, las FARC, pese a sus bajas, han mejorado su capacidad de acción. De la misma manera, los datos expuestos de manera triunfante anteayer en los que señalan que esta organización “tan sólo” cuenta con 8.000 miembros, dejan una fuerte confusión. Ahora bien, sin saber si resultó un brote de inocencia, ignorancia o las dos, la verdad es que 8.000 miembros sigue siendo un “jurgo” de gente: el M-19 tuvo en jaque varias veces al país y tan sólo contaba con unos 200 miembros, al igual que el MR-8 al Brasil en la década de 1960 y tan sólo contaba con 8 miembros. De la misma manera, trayendo otros casos, el grupo independentista vasco ETA cuenta con una cúpula activa de casi 30 miembros. ¿Cuándo identificarán estos “expertos” de las armas que en la lucha guerrillera el número es irrelevante frente a la capacidad de acción?

[sigue…]

El fenómeno Mockus

Elecciones 2010 > Estancias > Política
Por: Marsares

28 dAmerica/Bogota abril dAmerica/Bogota 2010 16:23 COT

Aparte de si se está de acuerdo o no con el proyecto Mockus, la publicidad de su campaña es creativa, original y desbordante de ideas. No es el producto de especialistas consagrados, buscados con lupa para enderezar campañas. Responde al anhelo de muchas personas que, aparte del fervor personal, ponen lo mejor de sí para plasmar en una imagen, un lema, un juego de palabras, la esperanza de un pueblo cercado por los corruptos que tiene derecho a buscar nuevos caminos.

Mockus, pues, también se convierte en un fenómeno de publicidad política, como lo fue en su momento Luis Carlos Galán, con la diferencia de que en aquella época fue una sola imagen convertida en ícono la que, espontáneamente, fue colocada en miles de ventanas para demostrar su rechazo a la politiquería. Esta vez, son muchas, quizás respondiendo al lema de la campaña Verde: “la unión hace la fuerza".

Acá una pequeña muestra de ese desborde de creatividad que airea a Colombia, como también lo hacen las ideas del equipo Verde que pretende sacar a este país de la cueva de corrupción y autoritarismo en que nos sumió la era Uribe, por fortuna dando sus últimos coletazos.

'Avanzar por caminos construidos es negarse a construir nuevos caminos'

[sigue…]

Todas las estancias:

Información al instante

RSS

Entradas recientes

  • Siete cajas, una ilusión | Marsares | 12.10.2015 10:17
  • Eterno resplandor de una mente sin recuerdos | Marsares | 29.01.2015 11:16
  • Paradojas cubanas | Daniel Ramos | 29.12.2014 9:00
  • Lo mejor y lo peor del deporte en 2014 | Rafa XIII | 07.12.2014 11:43
  • También la lluvia | Marsares | 30.10.2014 15:52
  • ¿Dónde está la bolita? | Marsares | 23.09.2014 19:13
  • Sobre el Brave Heart colombiano | Julián Rosero Navarrete | 19.09.2014 16:42
  • Una Vuelta para el olvido | Rafa XIII | 11.09.2014 14:07
  • Dos a uno: lágrimas de dolor y agradecimiento | Rafa XIII | 04.07.2014 22:50
  • DOS a cero: Colombia, entre los ocho mejores del mundo | Rafa XIII | 28.06.2014 23:19
  • Comentarios recientes

    Artículos destacados:

    Entrega inmediata:

    

    Entradas por mes


    marzo 2017
    L M X J V S D
    « Oct    
     12345
    6789101112
    13141516171819
    20212223242526
    2728293031  

    Alianzas

    Radio Altair De la Urbe Servicio Sudamericano de Noticias
      soy decali.org Soy libre, soy blogger No al secuestro Global Voices Online - The world is talking. Are you listening? Creative Commons Licence
    Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons

    Contacto: info[arroba]equinoxio[punto]org
    equinoXio en twitter | equinoXio en Facebook