equinoXio
 

Colombia - Cargada el 24.04.2017 21:01:32 COT 

Amando a Antanas, odiando a Mockus

Blogotá D.C.
Por

domingo 6 de junio de 2010 20:24 COT

 

Luego del triunfo de Antanas en la consulta popular del Partido Verde, de la subsiguiente fusión con el movimiento de Sergio Fajardo que disparó la Ola Verde, y de los halagüeños resultados que en consecuencia proyectaban entonces las encuestas a favor de una propuesta política que le apostaba al cambio, tristemente hoy puede decirse que solo un milagro cambiaría el curso de los hechos que, sin mayor problema, están llevando a la casa de Nariño al dilecto hijo de la Casta Editorial El Tiempo, para que cuide unos inertes huevos y gobierne el país bajo la tutela de Uribe.
 
Cuando estuvimos a tiro de as para derrotar a un régimen como el uribista, que tanta degradación institucional y moral le ha sumado a un país predispuesto ya a la corrupción, en virtud tal vez de sus raíces culturales e históricas, resulta increíble que la efervescencia y el calor en torno de Antanas se hubiese menguado a punta de inverosímiles, y hasta inocentes ‘metidas de pata’ por parte del candidato Mockus. Errores que oportuna, pícara y hábilmente cobró la campaña de Santos, pero que sin necesidad de un JJ, cualquiera de las otras campañas capitalizaron a su favor. Porque en últimas, error es error, y a decir verdad, el más grave de Mockus es haber cometido tantos.
 
Con un solo error se han perdido presidencias, como sucedió con la respuesta positiva de Horacio Serpa en un debate a la pregunta de si extraditaría a Samper, su gran amigo. El profesor Mockus, olvidándose de que Antanas asistió en calidad de candidato a aquel debate, tuvo una gran patinada con respecto a la pregunta de la supuesta extradición de Uribe; tal vez por su afán de querer demostrar el compromiso de fidelidad de Antanas con la ley, Mockus dejó ver su desconocimiento a fondo de la Constitución. Pecado mortal en el país del uribismo.
 
Poco y nada nos importó a sus seguidores la serie de rectificaciones en que debió incurrir Antanas, tras las ‘embarradas’ de Mockus, que hasta nos hicieron admirarle otra virtud, su capacidad para enmendar o aclarar; no fue así para el votante recién llegado, o por llegar, quien percibió una gran inseguridad en el candidato. Porque de un gobernante la gente espera, y no sin razón,  todo lo contrario.
 
Ahora bien, el tema religioso, perversamente introducido por JJ al debate, cuando justamente su cliente es un lobo con piel de oveja, que obedece a diferentes pastores y a la vez dirige distintos rebaños, tuvo un costo alto para Antanas, aún cuando la propia Constitución protege la individualidad religiosa, y cuando en las sociedades evolucionadas resulta ser uno de los más personales temas, tan sagrado como la vida o tan secreto como el voto. Pero en un país mojigato como el nuestro, de civilización no evolucionada, todo puede ser. Cuanto daría porque quienes dejaron de votar por Mockus por semejante motivo, conocieran aspectos de la vida pública y privada de Antanas que demuestran en la práctica sus convicciones éticas, tan profundamente afianzadas en el cristianismo, y que cuentan mucho más que creer o no creer en dios. De ahí que hasta un encumbrado Cardenal hubiese extendido certificación de “buenas creencias” a favor de Antanas.
 
Salidas en falso de Mockus, como la de considerar aceptable un sueldo de “un millón o menos” para los médicos, o aquellas que pusieron en entredicho el futuro del Sena y el ICBF, ayudaron al estratega JJ a sumar incoherencia a la imagen de Antanas. Partiendo del empate técnico que mostraban las encuestas, hasta aquí el precio pareciera ser la diferencia que le sacó Santos en la primera vuelta, la friolera de un 25%.
 
Para ser justos, a este porcentaje habría que restarle el gran peso de la maquinaria politiquera, perfectamente aceitada a punta de consejos comunitarios y subsidios condicionantes, girados de la chequera oficial a nombre de la imagen de Uribe, así como los votos 'mercantiles' del PIN, los votos de funcionarios de libre nombramiento, de multitud de contratistas del Estado, de las familia de militares favorecidos con la inversión económica en Seguridad Democrática, y de los diezmos obedientes de la Misión Carismática Internacional (y otras iglesias evangélicas, con pastores igualmente ávidos de poder político), fuerzas ocultas que no reflejan bien las encuestas. Aventurando una cifra, concedámosle el 50% a ese voto amarrado, y carguémosle a Antanas una pérdida de más de 1’800.000 votos por el rubro ‘embarradas de Mockus’.
 
Que la honestidad de Antanas tiende a confundirse siempre con la ingenuidad de Mockus es un hecho. En un país signado por el narcotráfico, los negocios ilícitos, la concentración del poder y la riqueza, y la casi intocable popularidad de un presidente abiertamente maquiavélico, convencer a la gente de que elija a cambio a un hombre recto e insobornable, para que cambie de fondo la estructura social y destierre la ilegalidad es tarea brava, que se logra no solo con buena voluntad y buenas intenciones. Requiere de una alta capacidad de comprensión de la realidad y de reacción proactiva ante el fracaso, por demás, escenario real del ejercicio del poder.
 
Tras el duro golpe del 30 de mayo, relevado el candidato de su responsabilidad sobre todo lo antes dicho, solo quedaba una opción: jugarse el todo por el todo. Remontar la diferencia de votos implicaba, así como barato, aumentar en cinco millones largos la votación a favor, de los cuales la mitad tocaba atraerla del abstencionismo, y la otra mitad de seguidores de los candidatos salientes en primera vuelta; en el plano ideal, ello era viable solo mediante alianzas transparentes, estructuradas sobre el beneficio general de derrotar la corrupción, para cerrarle el paso al tercer gobierno de Uribe, y abrirlo alternativamente a un movimiento que quiere encarnar la frescura en la política y la defensa de principios sagrados como la vida y el buen manejo del erario público. Lo contrario era, y bien lo saben ellos, esperar del cielo un milagro.
 
Pero muy a nuestro pesar, conocido el resultado de las elecciones del domingo 30 de mayo, la Ola Verde hizo lo posible por secarse el agua que le quedaba. De entrada, con un flojo discurso de victoria, que remató en calistenia colectiva, Mockus perdió una oportunidad que ni pintada para convocar a los seguidores de las fuerzas naturalmente aliadas en contra del uribismo, y a sus líderes Petro y Pardo, anunciando que desde ya se daba inicio a un plan para alcanzar la presidencia mediante un Frente Común.
 
Basta con revisar la historia para ver que en toda época, y en muy distintos países, alianzas y gobiernos de coalición han triunfado en las urnas sobre grandes adversarios, permitiendo ello que las minorías unidas consoliden una fuerza mayoritaria de principios comunes.
 
Bien diferente fue la realidad de esta semana que pasó, en que sin recibir directriz alguna de la cúpula Verde, en un acto encomiable, miles de brigadas de jóvenes se dieron a la tarea algo árida de motivar a potenciales votantes en mil formas. Eso es bien bonito y ha caracterizado al movimiento desde el comienzo, pero se extrañó la ausencia de una discusión dinámica al interior del partido Verde sobre el tema de las alianzas. Más por el contrario, cuando fue unívocamente tomada e informada a los medios, el mensaje contenía de alguna manera términos ofensivos, no solo para Gustavo Petro, si no para muchas personas que de uno y otro lado estábamos interesados en construir la unión. Y no precisamente pensando en puestos ni en cuotas burocráticas.       
 
Con una propuesta clara y libre de ‘manzanillismo’, como la presentada a los Verdes por el Polo, tal figura política hubiese sido la única capaz de enviarle al abstencionismo un contundente mensaje de “SÍ SE PUEDE, porque la unión hace la fuerza”. Pero por demostrar innecesariamente nuestro obvio desprecio por el mecanismo del endoso de votos, de lo cual no hay que preocuparse porque en la práctica hace corto circuito con el voto de opinión, se optó por algo más feo, que es la filimisca consigna de “Solos podemos. Denos su voto señor abstencionista y señor ex seguidor de otros candidatos, porque cada lora en su estaca”. Como justificación al mal paso dado, se esgrime desde ya otra razón obvia, como es el largo plazo del proyecto político Verde. El lío es que en política, como en el fútbol, quien no hace los goles, los ve hacer.
 
Cuando se esperaba que Antanas mirara con grandeza el momento histórico, Mockus decidió visitar Palacio para ofrecerse, como si se tratase de un mayordomo sin empleo, a cuidar los huevitos del inquilino actual; a la vez, con la otra mano, y la ayuda de Peñalosa que no de Lucho, daba un nuevo portazo al Polo. A juzgar por la razón aludida para no hacer alianzas, no tenía sentido que Antanas con su gente “estudiara” los cinco puntos del Polo, menos que rechazara dos de ellos, si de todas formas el interés único de Mockus estaba exclusivamente en los votantes.

Así las cosas, la gente que aún respalda al Partido Verde acudirá el 20 de junio a validar la elección de Santos, quien pasará a la historia como el candidato que pudo perderlo todo, pero fue salvado, de una parte, por su instinto de conservación, su audacia, su asesor JJ y el dueño de la gallina y los huevitos; y de otra, por la honestidad de Antanas, más las ‘embarradas’ de Mockus…y su falta de malicia indígena.

Etiquetas: , , , , , , , , , , ,



10 comentarios a la entrada “Amando a Antanas, odiando a Mockus”

  1. Andrés
    domingo 6 de junio de 2010, 23:31 COT
    1

    Me encantó!
    Me siento bien porque sé que estoy en lo correcto y hago bien al votar por Antanas, pero también me siento mal porque sé que no es suficiente mi voto ni el de las personas que he convencido de hacerlo.
    De igual manera siento una enorme impotencia al saber que muchas, muchísimas personas elegirán a Santos no porque sea la persona indicada para el cargo, sino porque su forma de pensar ha sido alterada a través de los medios de comunicación corruptos y no tienen la menor idea del terrible daño que se/nos están haciendo y el que le hacen a futuras generaciones…
    Creo que aceptaría la derrota sabiendo que fue una contienda limpia y justa pero todos sabemos que no es así!

    Me gustaría saber cuántos años más tendremos que esperar para entender que las palabras tienen más poder que las balas y que el bienestar y la riqueza debe ser para todos no para solo para los que están dentro de “La Gran Rosca” del régimen actual.

    Siento la necesidad de citar a Gustavo Petro al decir: “Me duele Colombia” y debo añadir que siento una escalofriante incertidumbre con respecto al futuro.

  2. moliana
    lunes 7 de junio de 2010, 21:30 COT
    2

    la verdad es que con gran tristeza la corruccion y la politiqueria sigen ganando en colombia sabemos que antana cometio errores por decir la verdad y es que en este pais prefieren mentirosos, ladrones corructos que gente buena y honrada lo peor de todo es que ante las elecciones padadas nos dimos cuenta del poder de la corrucion a favor de santos y es que a como de lugar quieren ganar las elecciones no importa como, aun creen que los colombianos somos ignorantes vemos como en todo el pais failias en accionews fueron obligadas a votar por este señor, donde esta esta la justicia que permitio que este señor se reuniera dias antes de las elleciones con los sindicalistas de la registraduria con que fin y es que esto no esta prohibido….. juzgamos a mockus por decir la verdad y puede que el no se sepa expresar muy bien pero es un hombre limpio bueno honrado y colombia pide a gritos no mas corruccion

  3. Tequendamia
    martes 8 de junio de 2010, 19:21 COT
    3

    Definitivamente Mockus no es un politico luciferiano

  4. Sentido Común
    martes 8 de junio de 2010, 22:23 COT
    4

    Moliana: Sin Antanas, y en buena parte por Mockus, se pierde una oportunidad más de salir de este círculo vicioso de pobreza y corrupción que azota al país desde la época republicana..

  5. Sentido Común
    domingo 13 de junio de 2010, 23:14 COT
    5

    Tequen: Él no, y trata de ser salomónico.

  6. wiñay
    lunes 21 de junio de 2010, 08:47 COT
    6

    Muy bien por el artículo. es una realidad, pero ademas debemos superar eso de buscar mesías, hay que seguir adelante organizándonos y aportando desde cualquier espacio, solo el cambio desde la base ayudara a superar esta terrible noche de ignorancia.

  7. lully
    jueves 24 de junio de 2010, 21:51 COT
    7

    Simplemente Mockus decía la verdad, mientras el otro mentía. Y como a los colombianos les encanta que les “calienten el oído” y en la politiquería barata, por eso ganó Santos. Las enfermedades de moda en Colombia: Ceguera y alzehimer.

    Un abrazo!

  8. Sentido Común
    viernes 16 de julio de 2010, 11:14 COT
    8

    La verdad, creo que la derrota de Antanas se debió, más que a Santos, al propio Mockus, quien es el político más iluso que pueda imaginarse.

  9. Ana Cardona
    jueves 3 de febrero de 2011, 12:00 COT
    9

    Siendo una fiel creyente de las ideas de Antanas y una defraudada sufragante, creo (después de mucho tiempo después de ocurridos los hechos mencionados en el artículo), que si Antanas hubiese sido mujer los calificativos hacia este no hubieran sido como los de ingenuo, honesto, metepatas, hubiesen sido o mejor hubiese sido bruta: “que vieja más bruta”, hubiese sido la frase más repetida después de los debates, es la verdad, no soy una feminista militante, solo veo que el discurso de Antanas nos enamoró a todos como lo hace la belleza de las cantidatas al Reinado Nacional de la Belleza, pero nos desfraudó en las respuestas como lo hacen las más bellas.
    En la forma todo era muy bonito, la manera de hacer política que muchos soñamos que se haga realidad en nuestro país, sin embargo, en el fondo, ¡vaya cantidad de baches! que hasta la periodista Adriana Arango, en uno de los debates no pudo quedarse callada y le replicó al candidato en cuestión, que debería conocer como funciona la Corte Suprema de Justicia, puesto que sus respuestas daban a entender el completo desconocimiento del funcionamiento del Estado.

    Y si continuamos con la comparación del Reinado, no será que la famosa respuesta de la candidata de Antioquia no era más inteligente y profunda, que las muchas respuestas del candidato del partido verde?

    …y si, me refiero a la de”…hombre con hombre, mujer con mujer, del mismo modo en sentido contrario…”

  10. Sentido Común
    jueves 3 de febrero de 2011, 13:40 COT
    10

    Ana Cardona:
    Comparto su comentario, expresado de manera fiel a lo sucedido.
    Saludo.



Síguenos en Twitter

Artículos destacados:

Entrega inmediata:

Estancias:

Columnas:

Al desnudo en mi balcón

La revista SoHo desnuda mujeres por varios lugares públicos en Colombia

24.01.2010 1:42 | Por Lully | Comentarios (17)

Bloguiverso

Porqué dejo de publicar en Kienyke

31.10.2012 18:44 | Por Johanna Pérez Vásquez | Comentarios (10)

¿Cual es la diferencia entre Facebook y Google Plus?

04.11.2011 19:18 | Por Lully | Comentarios (1)

VideoBarrio

Entradas recientes

  • Siete cajas, una ilusión | Marsares | 12.10.2015 10:17
  • Eterno resplandor de una mente sin recuerdos | Marsares | 29.01.2015 11:16
  • Paradojas cubanas | Daniel Ramos | 29.12.2014 9:00
  • Lo mejor y lo peor del deporte en 2014 | Rafa XIII | 07.12.2014 11:43
  • También la lluvia | Marsares | 30.10.2014 15:52
  • ¿Dónde está la bolita? | Marsares | 23.09.2014 19:13
  • Sobre el Brave Heart colombiano | Julián Rosero Navarrete | 19.09.2014 16:42
  • Una Vuelta para el olvido | Rafa XIII | 11.09.2014 14:07
  • Dos a uno: lágrimas de dolor y agradecimiento | Rafa XIII | 04.07.2014 22:50
  • DOS a cero: Colombia, entre los ocho mejores del mundo | Rafa XIII | 28.06.2014 23:19
  • Comentarios recientes

    Nube de tags

    América Latina Antanas Mockus Antioquia autocracia autoritarismo Bogotá cine Colombia Copa del Mundo de la FIFA de 2010 Copa del Mundo Sudáfrica 2010 Copa Mundial Sub 20 de la Fifa Colombia 2011 corrupción Crónicas Utópicas cultura popular cómic cómic estadounidense deportes Elecciones 2010 elecciones presidenciales de Colombia de 2010 Estados Unidos esta es Colombia FARC Fase de grupos Copa Mundial Sub 20 de la Fifa Colombia 2011 fútbol fútbol colombiano hampa historietas Hugo Chávez Frías humor humor gráfico Juan Manuel Santos Medellín parodia Partido de la U payasadas politiquería política política colombiana reelección Seguridad democrática terrorismo uribismo uribistas Venezuela Álvaro Uribe Vélez

    WP-Cumulus by Roy Tanck and Luke Morton requires Flash Player 9 or better.

    RSS

    Especiales

    Especial 20 de julio - Marcha por la libertad


    Especial 6 de marzo - Homenaje a las víctimas


    Especial 4 de febrero - Marcha contra las FARC

    Especial 2009Especial Navidad 2009Especial 2008Especial elecciones en Estados Unidos, 2008Especial BIFF 2008Crisis diplomática andinaEspecial Día Internacional de la Mujer 2008Especial VideoBarrioEspecial 2007Especial marcha 5 de julio de 2007Especial Día Internacional de la Mujer 2007Especial 2006

    

    Entradas por mes


    abril 2017
    L M X J V S D
    « Oct    
     12
    3456789
    10111213141516
    17181920212223
    24252627282930

    Alianzas

    Radio Altair De la Urbe Servicio Sudamericano de Noticias
      soy decali.org Soy libre, soy blogger No al secuestro Global Voices Online - The world is talking. Are you listening? Creative Commons Licence
    Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons

    Contacto: info[arroba]equinoxio[punto]org
    equinoXio en twitter | equinoXio en Facebook